Nacional

Una Asignatura Pendiente: Las Industrias Culturales

Por domingo 17 de febrero de 2013 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

Una-Asignatura01

“Por ello algunos estudios sobre la cultura en México han establecido que el vasto y diverso patrimonio cultural mexicano debe traducirse en riqueza, en fortalecer el tejido y desarrollo social, la identidad nacional, rebasando las políticas culturales limitadas a resguardarlo y exhibirlo.”

Javier Avilés. La Voz del Norte No. 6

Al final de la década de los cuarenta del siglo pasado, los pensadores alemanes, Teodor W. Adorno y Máx Horkhiemen definieron a la reproducción industrial de la creación, a la difusión masiva de las obras culturales como: industrias culturales, organismos que fueron visualizados como el vínculo, entre la cultura, el arte con la industria y el mercado. Han pasado ochenta y tres años del inicio de la tesis y considero que es una asignatura pendiente en el desarrollo humano del tercer milenio. Estoy conciente de que una de las dificultades primarias para el desarrollo de las industrias culturales son los factores económicos reflejados en los costos de producción, promoción y distribución de las obras nacionales; la inversión económica es un acto heróico en artistas, investigadores independientes y para las empresas comercializadoras una decisión selectiva de un producto con deseo de que impacte en el mercado. Los creadores contemporáneos para salvar el abismo que impide la reunión de emisor/receptor de manera orgánica o espontánea, pelean por poner al alcance de la masa la generación y comunicación de los significados simbólicos que producen.

Me parece entonces que en los esfuerzos de la sociedad civil a lo largo y ancho del país se encuentra la posibilidad de cumplir la asignatura pendiente. Por eso es importante destacar que desde la primera década del siglo XXI, en el Estado de Sinaloa, la Fundación Anjor y la Asociación Doctor José Ley Domínguez, dirigidas por Carlos Antonio Sosa Valencia han desarrollado un trabajo que se distingue por un centro cultural, la publicación de libros, periódicos y revistas, discos compactos, conferencias y encuentros de artistas e intelectuales sinaloenses y de otras partes de la República Mexicana y de más allá de las fronteras. La labor generosa tiene resultados tangibles en la co-edición junto a Ediciones El Ermitaño de las colecciones de poesía “La furia del pez” e “Indócil ballenato”, dirigidas por Víctor Roura, conjunto de poemarios donde destacados poetas y otros que no son tanto, encuentra un escaparate único para publicar sus textos que pertenecen a la tradición poética mexicana.

La publicación de los discos compactos: “ La canción de la vida” textos de Enrique González Martínez musicalizados e interpretados por el cantor y compositor sinaloense Jesús Monárrez en 2009, representa un loable esfuerzo por unir a la palabra y el sonido en una producción discográfica de colección y un sincero homenaje a un poeta que dejó honda huella en Mocorito, Sinaloa, lugar de origen de las instituciones patrocinadoras y de este semanario. Tenemos que sumar el disco homenaje al cantor y bohemio “Michel”-1910-, homenaje a un romántico mocoritense que llenó de emoción y canto las noches de la Atenas sinaloense; la unión Alberto Ángel “El Cuervo” con la banda de los Hermanos Rubio bajo el cobijo de Fundación Anjor y Asociación Doctor José Ley Domínguez permite tener un sonido regional y una gran cantor, unidos por la magia del repertorio musical de los románticos de Latinoamérica, el disco compacto es una joya que no debe faltar en los que aman La música nuestra. Libros de historia, de crónica, el de entrevistas a ajedrecistas de Juan Cervera Sanchiz y otros volúmenes son parte de la tarea de esta industria cultural de difícil valoración económica que enorgullece a los que de forma consciente o inconsciente participamos en su camino.

Por ello nos felicitamos de conocer una Industria Cultural que lejos de los centros gravitacionales donde se mueven la gran mayoría de empresas dedicadas a estos menesteres y que casi siempre están lejos de los domicilios de los autores, circunstancia que despersonaliza el soporte material de la obra. Decimos bravo por las instituciones Anjor y José Ley Domíngueza que como otras fundaciones cumplen con la asignatura pendiente.

Desde luego, la participación del público es básica y su ayuda invaluable para que continúe el proyecto.

Una-Asignatura02

*Investigador y autor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Oscar 2013
Siguiente entrada