Nacional

Sobre Folclore verdadero y folclore simulado

Por domingo 11 de septiembre de 2011 Un comentario

Por Héctor Chávez Fierro*

Hay coreógrafos que son puristas en su propuesta y otros no tanto” me dijo Leonardo Yáñez, intérprete de la danza del venado, al preguntarle sobre el tema. Luz del Carmen Castro, pedagoga de danza y miembro del Instituto de Investigación y Difusión de la Danza Mexicana A.C., aseveró que algunos coreógrafos son más fieles al recrear los hechos folclóricos y, otros enfocan sus montajes más al entretenimiento y espectáculo y ella cree que ambas posiciones son válidas. Pero ¿Qué diferencia hay entre la danza folklórica y su proyección escénica? Según el folclorólogo brasileño Paulo de Carvalho-Neto, el hecho folclórico o folclore (con f minúscula) es un hecho cultural de cualquier pueblo que se caracteriza principalmente por ser anónimo y no-institucionalizado y, que es estudiado por la ciencia denominada Folclore (con F mayúscula).

Qué se entiende por condición anónima? Primero debemos aceptar su obligatorio rol de hijo de nadie, aunque admitamos en teoría que tuvo un padre, no debemos confundir ese padre con quién lo adopta, esto es, con el portador del hecho folclórico. Si los portadores conocen al verdadero padre del hecho folclórico, este generalmente deja de ser considerado como folclórico. No sucede así, si solo los estudiosos de estos hechos estan al tanto de la verdad.

Por otro lado, la condición no-institucionalizada del Folclore se refiere a la manera de trasmitirse, de aprenderse. Solo hay una manera por la cuál un hecho se tradicionaliza folclóricamente: por la vía no-institucionalizada, esto es, no organizadamente, no dirigidamente, no gradualmente, en otras palabras no oficialmente. ¿Cuántas veces hemos visto en un teatro a los alumnos de alguna escuela oficial de danza, o algún “ballet folclórico”, interpretando un son de pascola para nuestra recreación? ¿Es folclórica esta representación? No, porque ha sido el resultado de una enseñanza sistemática, sometida a principios pedagógicos y/o estéticos, no es resultado de un aprendizaje libre y empírico. Los bailarines en este caso no recibieron las danzas como un legado anónimo de sus antepasados, sino como enseñanza disciplinada que se suministra en forma metódica. Empero, si la danza de pascola la vemos bailada por los indígenas mayos en Tehueco, la historia cambia, esto es folclore, en cambio las danzas que vimos en el escenario son solo una proyección escénica del mismo.

Otras características eventuales del Folclore son: ser antiguo, ser funcional y ser pre-lógico. Por condición antigua se entiende la edad existencial del hecho folclórico. Durante mucho tiempo se pensó que la antigüedad era la condición esencial del Folclore, sin embargo, actualmente no es tan prescindible. Algunos estudiosos de estos fenómenos reconocen hechos folclóricos como tales sin tener el fundamento de la antigüedad. El límite cronológico de la tradición no puede ser precisado de un modo fijo y exacto. Por condición funcional se refiere a su vigencia o militancia cotidiana. Se comprende que el hecho folclórico solo existe porque desempeña un papel en la sociedad que lo generó o lo adoptó, como una planta que crece o muere según las condiciones del medio ambiente, según la atención que se le prodigue. Existen datos de danzas que han desaparecido al perder su función y han sido sustituidas por otras que corresponden a las nuevas necesidades de la sociedad. Finalmente, por condición pre-lógica se quiere significar su irracionalidad, su ceguera afectiva, su fe, la fuerte negativa de su portador a seguir el axioma que manda no insistir dos veces en la misma cosa errada. En este caso, los hechos folclóricos están determinados por los sentimientos y no por la razón científica. Encontramos rasgos de esta condición pre-lógica en las costumbres mágicas y supersticiones que rodean a nuestras danzas ancestrales.

Regresando a la proyección escénica del folclore, es necesario decir que en México existen coreógrafos reconocidos que han logrado al recrear los hechos folclóricos construir una estética dentro de este género dancístico, entre ellos: Amalia Hernández y Miguel Vélez Arceo que dejaron todo un legado artístico importante y Rafael Zamarripa quién además es pintor y escultor.

Bibliografía: Concepto de Folklore, autor: Paulo de Carvalho-Neto; editorial Pormaca; traducción directa del portugués Jorge Enrique Adoum; copyright The Macmillan Company. Fotos de Mylosh Trnka

*Bailarín, coreógrafo / director artístico del Festival Internacional de Danza José Limón.

Related Post

Un Comentario

  • Luis Antonio dice:

    hola saludos, quisiera saber si tienen las fotos quepusieron en el articulo son del pueblo de tehueco el fuerte, y ahi todos los que salen en la foto del danzante de vnado ya no existe ninguno ni los musicos, saludos este es mi correo por si podran dame respuesta lpascolahotmal.com, para poder mostrarcelas a sus familiares en la mision vieja, el naranjo, y bateve.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.