DestacadosNacional

Publicidad de gobierno, despilfarro criminal

Por domingo 4 de septiembre de 2011 Sin Comentarios

Por Álvaro Delgado*

Nadie duda de la importancia que tiene la Universidad Autónoma de Sinaloa en el estado: Atiende a más de 128 mil estudiantes de bachillerato, licenciatura y posgrado a través de unos 3 mil 500 profesores.

Es la tercera matrícula universitaria del país y, claro, eso cuesta. El presupuesto para este año es de 3 mil 700 millones de pesos, que debe alcanzar, además, para construir nuevos planteles y darle mantenimiento a los que existen.

¿Es mucho o es poco dinero? Según se quiera ver.

Pero es prácticamente la misma cantidad que el gobierno de Felipe Calderón gastó en promoverse en los medios de comunicación sólo en 2007, el primer año de su gestión: Un total de 3 mil 425 millones de pesos.

Lo pongo de otra manera: En Morelia, Michoacán, se construye un hospital de 250 camas y que tendrá equipo de alta tecnología, con capacidad para dar servicio a 850 mil derechohabientes del IMSS del estado. El costo: mil millones de pesos.

La lógica es simple: Con lo gastado por Calderón en su primer año de gobierno en publicidad gubernamental se pudieron construir al menos tres hospitales de ese calibre que, sobra decir, hacen mucha falta a los mexicanos.

Otro ejemplo: Un grupo de inversionistas construyó, en Monterrey –en la misma zona donde estaba el Casino Royale, donde criminales le prendieron fuego y mataron a 52 personas– el más moderno hospital de América Latina, con 250 camas, 30 quirófanos y 30 módulos para atención de emergencia dotados de equipos sofisticados.

El hospital, que cuenta también con 300 habitaciones todo lujo para que se hospeden familiares de los pacientes, costó 200 millones de dólares, unos 2 mil 200 millones de pesos.

Pues bien, casi el doble de esa cantidad de dinero Calderón se la gastó para difundir sus supuestos logros de gobierno sólo durante 2008. Ese año presupuesto 4 mil 201 millones de pesos para ese fin.

Cada año, sobre todo cuando hay elecciones presidenciales e intermedias, hay escándalo por los recursos que solicita el Instituto Federal Electoral (IFE), que para 2012 pretende gastar poco más de 15 mil millones de pesos. Y 5 mil millones de pesos serán sólo para prerrogativas de los partidos políticos.

¡Es un dineral, sin duda!

Pero esa cifra, escandalosa, es menor a la cantidad que Calderón está gastando este año en publicidad gubernamental: Un total de 5 mil 488 millones de pesos.

No se vaya enojar, pero ese presupuesto del IFE para 2012 palidece ante lo que Calderón ha gastado en los menos de cinco años de gestión: Más de 21 mil millones de pesos sólo para comunicación y difusión de anuncios y propaganda en medios de comunicación.

Durante el gobierno de Vicente Fox hice un seguimiento en sus gastos en la materia y eran, también, escandalosas las cifras, porque gastó un promedio de 3 mil millones de pesos anuales, en especial en las elecciones federales.

Doy cifras: En 2001, en su primer año de gobierno, presupuestó mil 934 millones de pesos; en 2002, casi la misma cantidad, mil 987; en 2003, año electoral, se disparó a 3 mil 88 millones de pesos; en 2004, le bajó a 2 mil 698 millones; en su quinto año de gobierno lo volvió a elevar a 3 mil 282 millones de pesos, y en 2006, cuando intervino en la elección con algo más que frases metafóricas como no cambiar de jinete en medio del río, gastó 3 mil 335 millones de pesos.

Pero Calderón ya rebasó a Fox: Sólo el año pasado, cuando se conmemoró el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, gastó 5 mil millones 152 pesos y, en 2009, 3 mil 704 millones, y en el actual año, previo a la elección presidencial, la cifra de 5 mil 488 millones de pesos es la más alta en los 11 años de gobierno del Partido Acción Nacional (PAN).

Y hay que recordarlo, este gasto es sólo para anuncios en medios de comunicación, particularmente en radio y televisión, así como en un puñado de medios escritos que le son afines, porque en general a Calderón le asquea la prensa.

De manera que cuando usted escucha en radio y ve en televisión a Calderón, en promocionales hacia su quinto informe de gobierno, debe tener la certeza de que está gastando sus impuestos.

Al escribir esta entrega ignoro qué informará Calderón al Congreso, el 1 de septiembre, pero ojalá no se le olvide reconocer que en sólo cuatro años, de 2006 a 2010, arrojó al infierno de la pobreza a 12 millones 205 mil 356 mexicanos.

Es una infamia: Se trata de un aumento de 27% del número de pobres que había cuando, en 2006, asumió al cargo. Es decir, la pobreza patrimonial pasó de 45.5 millones ese año a 57.7 millones el año pasado. La mitad de los mexicanos, entonces, es pobre.

Y Calderón gastando millonadas en publicidad gubernamental…

*Periodista.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La mañana
Siguiente entrada