Nacional

¡Un año… Un año!

Por domingo 12 de junio de 2011 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

La tarde, caía con todo el rigor de mayo… Por momentos, breves momentos, un incipiente airecillo, alcanzaba tal vez a mover las ramas más delgadas del árbol… El árbol de mango de la casa quince… Nosotros permanecíamos panza arriba esperando que los mangos cayeran. No tenía­mos que molestarnos siquiera en cortarlos, el árbol era tan grande y la cantidad de mangos que daba era tan abundante, que podíamos esperar a que caye­ra el siguiente rogando porque cayera justo donde había más hojas que amortiguaran el golpe… Mony, Beto, Pacho, Chato, Turi… Y yo. Después de un par­tido siempre, o casi siempre, nos apostábamos bajo la mata de mango de la casa quince y ahí, volaba la imaginación hasta donde cada quien quisiera… Algu­nas veces, fui villano, otras héroe… Y así recorría el arco iris completo de ida y vuelta sin descubrir jamás la prometida olla de monedas de oro… Pasaría con gran rapidez el tiempo de mangos y botarnos panza arriba… Pero el tiempo mismo nos haría reunir en un rubro similar a dos de nosotros: Turi y yo… Coicidi­mos en oficios de alguna manera… Coincidimos en búsquedas y luchas… Y coincidimos en comentarios similares por parte de los amigos:

—¡Qué tal, qué gusto encontrarte, chinga’o…! Cuéntame, qué es de tu vida, a qué te dedicas, qué tal te va, qué haces…
—Pues soy escritor…
—¡Ah, qué bien! Oye, pero cuéntame ¿en qué trabajas…?

Y es que para mucha gente, por desfortuna, la cul­tura no es un verdadero trabajo, el arte no es algo que sirva para nada… Tristemente ese es el concep­to que se ha acuñado a lo largo de los años… Así, Turi, léase Luis Arturo Ramos Zamudio y Godoy, léase Alberto Rafael Bustillos Alamilla (Álberto Ángel “El Cuervo”), entendimos la enorme necesidad que exis­te por defender esta trinchera y coincidiendo aquí y allá, vinimos a encontrarnos de nueva cuenta en las charlas con otro de los Arturos… Grandes Arturos… Uno Luis Arturo, otro Mario Arturo… Mario Arturo Ra­mos, amigo-hermano de un millón de revoluciones… Un loco vestido de etiqueta por un sueño sublime… Su palabra.Un año ya… Un año compartiendo sueños y sed… Locura y emoción… Letra y poesía que se acuña al amparo de una voz… Una voz que cada día tiene mayor eco: LA VOZ DEL NORTE. Felicidades a todos los que colaboran en esta voz, felicidades Ing. Carlos Antonio Sosa por brindarnos la posibilidad de seguir aportando… Felicidades Juan Salvador, Yudith y Janeth por esa entrega cotidiana a la bendita labor de promoción cultural que hemos emprendido todos juntos… Un año ya… Un año.

*Escritor y cantante

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.