Nacional

Impresionismo… Arte total

Por domingo 22 de mayo de 2011 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

–Tengo algo que preguntarte…
–Adelante, si está a mi alcance, con gusto te respon­do.
–El impresionismo, en México ¿se desarrolló con la misma fuerza que en otros países?
–Bueno, en primer lugar tenemos que definir el área a la que te estás refiriendo con el término impresionismo…
–Pues al arte…
–Pues sí, pero ¿a qué rubro del arte?
–Cómo, a poco hay un impresionismo para cada tipo de arte…
–Pues… No exactamente…
–Oh, pues… Quién te entiende… Porque yo te hablo del impresionismo en cuanto al arte musical…
–Mira, el término impresionismo, surge en el arte pictó­rico… Pero posteriormente, otras artes como la música y la literatura, por ejemplo, adoptan el término por extensión aunque con algunas variantes que resultan lógicas.
–A ver, entonces impresióname, jajajajajaja…
–Pues precisamente, ese tono de burla que estás asumien­do, es el punto de partida para el término.

La charla con Nacho, se tornaba siempre interesante. Su aportación como ese gran músico y su gran sensibilidad, moti­vaba que nuestra plática al igual que en ocasiones anteriores, se convirtiera en un verdadero taller cultural. Así que, comen­zamos a girar alrededor del impresionismo. Y efectivamente, cuando surge ese movimiento que rompe o intenta romper con lo establecido, la crítica los bautiza un tanto irónicamente con un derivado del título de un cuadro de Claude Monet, uno de los fundadores justamente del naciente impresionismo.

La pintura se titula: Impresión: Soleil levant, que significa: Impresión, Sol naciente… El cuadro es pintado entre 1872 (fe­cha en que se data el comienzo de esa escuela de pintura) y 1873, de tal manera que fue de los primeros cuadros o tal vez el primero con esa tendencia.

El movimiento impresionista en la plástica, se desarrolló en Europa, y muy particularmente en Francia en la segunda mitad del siglo XIX y fue tal su impacto que hasta la fecha per­manece como una escuela que no deja de tener fuerza en la manifestación del arte pictórico. De ahí, han surgido muchas otras corrientes plásticas que forman parte de la vanguardia y del llamado postimpresionismo.

El impresionismo, a grandes rasgos, se caracteriza por el intento de “plasmar la luz y el instante” sin ocuparse de aquel objeto o ser del cual la luz emana… Asimismo, en su objetivo de representar al mundo de una manera expontánea y direc­ta, los impresionistas se dedican sobre todo al paisaje, dando origen de alguna manera a la pintura llamada plenairista o al aire libre… Si los artistas que preceden al impresionismo se preocupaban en gran medida por lograr la identidad de las formas, de los objetos y los seres que componían la pintura, los impresionistas dejan todo eso a un lado y únicamente se ocupan de capturar ese momento de iluminación que por su­puesto converge con un momento de iluminación interior que logra que al plasmar esa “impresión” luminosa en el lienzo, la pintura motive en el espectador una emoción que es difícil de explicar en su origen… Y verdaderamente, no hace falta… Simplemente se trata de sentir.

Es necesario señalar aquí, que si bien Monet es el inicia­dor del movimiento porque a partir de una pintura suya surge incluso el nombre, los antecedentes de que se nutren todos los impresionistas, tal vez deban situarse con todo derecho en la obra de Édouard Manet conocida como Le Déjeuner sur l’Herbe (Desayuno sobre la hierba), que data de 1863, en el que se observa un rompimiento en cuanto a la narración y el modelo que se ven totalmente desatendidos en busca de la emoción. De la misma manera, se hace imperativo mencionar la gran influencia que sobre el impresionismo tuvo de mane­ra clave, la obra del maravilloso pintor inglés Josepg Mallord William Turner… Una obra suya, sería punto de partida para la escuela impresionista: Lluvia, vapor y velocidad. El gran fe­rrocarril del oeste. Ese cuadro, fue pintado por Turner en 1844, mucho antes de que el término “Impresionismo” surgiera.

Como quiera que sea, el movimiento fue cobrando fuerza al unirse varios pintores que defendían su postura y por otro lado, la cohesión de los impresionistas se veía alimentada por la precaria situación en la que permanecían dado que la crítica no les favorecía. Esto hace que surja un grupo que se organi­za en una especie de comuna-atelier, comandada por Vincent Van Gogh al fundar el célebre taller de La Casa Amarilla en Arles…

–Pero, no has contestado mi pregunta… ¿Qué pasa en México con el impresionismo, tiene la misma fuerza que en Europa, que en Francia?
–Realmente no, de hecho hay quien juzga que en México hubo un solo impresionista o seguidor del impresionismo… Joaquín Clausell.

Nacido en Campeche, en el año de 1866, estudió leyes, fue caricaturista político, formó un partido antirrelecionista, fue periodista y fundador de un diario de oposición llamado El Demócrata. Su activismo, lo llevó a prisión resultado de la represión porfirista.

Sale y decepcionado busca refugio en Nueva York para posteriormente viajar a Paris donde se produce su encuen­tro con el impresionismo en plena efervecencia. Su principal nexo con el impresionismo pictórico, fue Emil Zolá quien le lleva a encontrar su destino y vocación para dedicarse hasta el último de sus días a su desarrollo dentro de esta corriente pictórica.

Fue o ha sido el único pintor mexicano que dedicó el total de su obra a la corriente impresionista.

De regreso en México, funda un taller en la azotea de la ca­sona donde vivía, el Palacio de Los Condes de Santiago de Ca­limaya en el centro de la ciudad de México. Ahí dejó un mural donde se dice que descargaba la pintura sobrante. Cuadros como Fuentes brotantes o El Ajusco, son testimonio de su de­dicación absoluta al impresionismo.

Amigo del Dr. Atl, gustaba mucho de largas caminatas a su lado… Así, Joaquín Clausell, considerado por muchos el único impresionista mexicano, dedicó su vida entera a esta escuela para morir a los 69 años cuando en uno de sus paseos por las lagunas de Zempoala, resbaló de una roca y la caída resultó mortal…

–Vamos ahora a la parte correspondiente a la música en el impresionismo…
–Pues, mi querido maestro Gutiérrez, esa parte, va a que­dar pendiente para la próxima charla…

Y para la próxima colaboración, claro, donde hablaremos de artistas como Debussy y María Grever, su alumna en el im­presionismo, arte total.

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.