Editorial

Editorial: N° 34

Por domingo 16 de enero de 2011 Sin Comentarios

Este 12 de enero se celebraron 103 años del natalicio en Culiacán, Si­naloa, de José Limón, artista uni­versal y pilar de la danza moderna. Fue el mayor de 11 hijos de una familia integrada por Florencio Limón, músico de profesión, y Francisca Traslaviña, dedicada a las la­bores domésticas.

En 1918, el movimiento revoluciona­rio obligó a la familia a emigrar a Estados Unidos, y fue en Nueva York, a los 20 años, donde Limón descubrió su vocación. So­bre esto siempre recordaría la primera función dancística a la que asistió: “Lo que presencié simple e irrevocablemente me cambió la vida. Vi la danza como una vi­sión de poder inefable. Un hombre puede, con dignidad y torrencial majestuosidad, bailar. Bailar como las visiones de Miche­langelo y como baila la música de Bach”.

Limón recibió los premios más impor­tantes en Estados Unidos por su trabajo como bailarín y coreógrafo. Recibió cua­tro doctorados honoríficos de importan­tes universidades, realizó 104 coreogra­fías de las cuales 20 están en el repertorio de importantes compañías de América y Europa.

Aunque Limón desarrolló su carrera artística en Estados Unidos, fue fiel a su origen mexicano y lo plasmó en algunos de sus trabajos coreográficos: Danzas Mexicanas, La Malinche y Carlota, entre otras.

Tan actual sigue siendo la obra del maestro José Limón que Limón Dance Company, radicada en Estados Unidos, realizó en 2010 una gira por las ciudades de Guadalajara, Puebla, Monterrey, Cuer­navaca y Distrito Federal.

En el estado de Sinaloa, lugar de na­cimiento del famoso coreógrafo, año con año se lleva a cabo el Festival Internacio­nal de Danza José Limón, con la asistencia de compañías internacionales, nacionales y locales.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.