Nacional

Para los que se hacen rosca

Por domingo 9 de enero de 2011 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

Los golpes se escuchaban verdaderamente preocu­pantes… Me levanté con todo el sigilo que pude para investigar de qué se trataba, de dónde provenían aquellos golpes que sonaban como cuerpos que se azotaban contra el piso y entre ellos… Lento y casi en posición de ninja, fui acercándome a la cocina, de ahí provenían esos golpes, se­guramente era un pleito tremendo… La pregunta era: ¿Quién se estaba peleando y sobre todo tan temprano?

— ¡Nenaaaa… Qué haces hija, qué son esos golpes tan es­pantosos!
— ¡Ay, Dios… Me espantasteeeeeeee, papáaaaaaa… Anúnciate, yo estoy aquí concentradísima y tú llegas todo sigiloso, te encanta asustarme caray…!
— ¡Jajajajaja, cómo crees, hijita… Además el asustado soy yo… Imagínate, estaba totalmente dormido, soñando que este año se me va a hacer el proyecto de dos murales, que será un éxito el nuevo disco, que habrá trabajo a pasto y de repente, me despiertan golpes como si alguien se estuviera medio matando dentro de la casa…!
— ¡Jajajaja… No seas exagerado, y además no me vas a de­cir que no sabías que tengo que golpear la masa para que la rosca infle…!
—Pues sí me lo habías dicho, pero una cosa es golpearla y otra asesinarla a golpes jajajajajaja! Y a ver, cuéntame ¿Para qué la golpeas? ¿Cuánto tiempo la azotas? ¿Sabías que la tra­dición tiene mucho que ver con el mestizaje, es decir con lo mexicano…?
—Mmmm, a ver, cuéntame, porque eres medio exagerado y todo lo quieres mexicanizar… Y además no me hagas tantas preguntas al mismo tiempo… Mira, se tiene que azotar para que infle la levadura, así, se eleva la temperatura de manera adecuada. No puede haber ni una sola corriente de aire que modifique la temperatura de pronto porque entonces se echa a perder y cuando la sacas del horno, sale toda plana… Pero a ver, explícame eso de que tiene mucho de mexicana.

Me senté, limpié mis lentes, adopté una postura de “había una vez…” y comencé diciendo: Es necesario considerar por principio, que al hablar de mexicanidad, me refiero al mesti­zaje, a esta raza o pueblo crisol del mundo, cómo decía José Vasconcelos. Nuestras tradiciones, son una fusión de las cultu­ras prehispánicas y las que nos llegaron con los europeos. Bien, los antiguos mexicanos, tenían muchas festividades, hasta la fecha, hay fiestas todos los días del año y en gran parte es herencia de aquel calendario festivo constante en honor de las di­ferentes deidades. Así, durante el solsticio de invierno, cuando el sol está en su punto más débil, realizaban varias fiestas ya que era una especie de muerte del padre sol y al mismo tiem­po su renacimiento… Todo esto, era aprovechado para la ca­tequización y así fueron fusionándose las creencias. En una de las fiestas de los aztecas, según nos dice el célebre historiador Francisco Clavijero, veracruzano de nacimiento, se celebraba un ritual en honor justamente del dios sol… El dador de vida. En este ritual, se confeccionaban unas figuritas de pan que simbolizaban al la deidad… El jefe de familia, en cada casa, re­partía ese pan que todos comían para hacerse merecedores de las bondades que los dioses enviaban… Es necesario señalar que esta fiesta se realizaba entre el día 5 y el 6 de enero, que es cuando la luz del sol llega a su punto más débil. Por esta razón, al observar los misioneros el ritual mencionado, aprovecharon para imbuir en los antiguos mexicanos, la creencia católica relacionada con la navidad, “los belenes”, el nacimiento, los llamados “Reyes Magos”, etc., toda la celebración que gira en torno justamente a la fecha del seis de enero. Poco a poco, se fueron fusionando las creencias en el intento de catequizar a los habitantes del Anáhuac… Pero las costumbres europeas, también son una fusión de culturas… Así, el pan en forma de rosca que en las celebraciones romanas del siglo III llamadas “Saturnales”, se comía en honor a Saturno, pasó a ser, según algunos historiadores, el pan que simboliza la corona de ad­viento de las celebraciones católicas. Y esta última, a su vez, al fusionarse con las creencias prehispánicas en honor al Dios sol, dio lugar a la célebre Rosca de Reyes que durante la tarde del 6 de enero se come con el infaltable chocolate batido y calienti­to. Desde luego, dentro de la rosca mexicana, van muñequitos que en la actualidad son de plástico, pero que antaño se ha­cían de diferentes materiales. Aquel que escoja el pedazo de rosca que contenga el muñequito que simboliza a Jesús recién nacido para la fe católica, será el “padrino del niño Dios”, y se encargará de vestirlo el día 2 de febrero, día en que al niño se le levanta del nacimiento y a su cargo correrán los tradiciona­les tamales de chile, de dulce y de manteca para degustarse en esa otra fiesta el día de la Candelaria con su inseparable y mexicanísimo chocolate. Es necesario señalar aquí, que ya en la época del imperio romano, en ese pan en forma de rosca en honor de Saturno, se escondía una haba seca y al que le tocara en su porción, era nombrado rey de reyes durante una semana o el período establecido de antemano para el festejo. La Rosca de Reyes, comenzó siendo una tradición sobre todo de la parte centro del país, pero en la actualidad se ha extendido a prácti­camente toda la nación aunque sigue teniendo mayor arraigo en la parte central. Como resulta lógico suponer, los nacimien­tos o belenes, están indivisiblemente ligados pues a la rosca, y se supone permanecen montados desde antes de la celebra­ción de las fiestas navideñas hasta el día de La Candelaria, el 2 de febrero cuando se levanta el niño y se lleva a la ceremonia de bendición.

—Pues… Muy interesante tu comentario, papi, pero aho­ra…
—Ahora sigue siendo vigente, te hablo del origen de la tradición y cómo se fue acomodando hasta la manera en que hoy se festeja…
—No…
—Sí, por supuesto…
—No, no, no… Lo que trato de decirte es que ahora te hagas a un ladito porque tengo que seguir azotando la masa contra el piso para que la rosca que comamos esté esponjadi­ta y ya sabes, si te toca el muñequito, nada de hacerse rosca ¿eh? ¡A pagar los tamales el día de la Candelaria!

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.