Estatal

JAIME NUNÓ EN LA ROTONDA “HONOR A QUIEN HONOR MERECE”

Por martes 15 de mayo de 2018 Sin Comentarios

JOSÉ CARLOS IBARRA

En 1872, a iniciativa del presidente Sebastián Lerdo de Tejada, se creó el espacio de la Rotonda de los Hombres ilustres, (a partir del 2003 de Las Personas Ilustres), en el Panteón Civil de Dolores, de la Ciudad de México, espacio que fue inagurado el 21 de marzo de 1876, acto presidido por el presidente Porfirio Díaz, y la primera persona sepultadas allí, fue el Teniente Coronel Pedro Letechipia. A la fecha, aparecen registradas 106 personas, entre ellas 7 mujeres:
1950 Virginia Fábregas Actriz
1955 María Izquierdo Pintor
1974 Rosario Castellanos Escritora y Diplomática
1983 Dolores del Río Actriz
1986 Amalia González Caballero Dramaturga y ensayista.
1989 Emma Godoy Lobato Escritora
1996 María Lavalle Urbina Magistrada
El 12 de noviembre de 1853, se publicó la convocatoria, para las composiciones del Himno Nacional, y el 3 de febrero de 1854, resultó triunfador Francisco González Bocanegra, entre 26 participantes, las crónicas consignan que no recibió premio alguno. Nació en San Luis Potosí, el 8 de enero de 1824, y murió en la Ciudad de México, el 11 de abril de 1861, fue sepultado en el Panteón de San Fernando, y en 19ll se exhumaron sus restos y depositados en la Rotonda.
Jaime Nunó nació en Cataluña, España, el 8 de septiembre de 1824, en 1851 en Barcelona, fue nombrado director de la Banda del Regimiento de la Reina, viajó con ellos a Cuba, y allí conoció y se relacionó con Antonio López de Santa Anna, quien regresó a México en 1853, para asumir la presidencia por undécima y última vez.
Invitó a Nunó a dirigir las bandas militares mexicana, llegó a México en 1854, y alcanzó a participar en la Convocatoria de la música, a la letra compuesta por González Bocanegra; el 12 de agosto salió triunfador entre 15 participantes.
El Himno Nacional fue interpretado por primera vez, con carácter oficial, el 16 de septiembre de 1854, con la soprano Balbina Steffanone y el tenor Lorenzo Salvi, en el Teatro Santa Anna. Al triunfo de la Revolución de Ayutla, y la salida de Santa Anna del país el 9 de agosto de 1855, Nunó emigró a los Estados Unidos estableciéndose en Nueva York, desempeñándose como concertista y director de ópera, viajó en varias ocasiones a España.
En 1901 con motivo de la celebración de la Independencia, fue invitado por el gobierno mexicano, y dirigió la Banda Militar interpretando el Himno Nacional, en 1904 en el 50 aniversario del Himno, fue invitado de nuevo por el presidente Porfirio Díaz, y se le rindió homenaje. Murió en Nueva York, el 18 de julio de 1908, en 1942 se exhumaron sus restos, trasladados a México y depositados en la Rotonda el 11 de octubre del mismo año, al lado de Francisco González Bocanegra, como se aprecia en la fotografía que ilustra esta colaboración.
De las diez estrofas de la letra original, después fueron suprimidas dos, en las que se loaba a Iturbide y Santa Anna, en 1986 en el gobierno de Miguel de la Madrid, mediante decreto, el Himno Nacional a partir de entonces, oficialmente se entonan las estrofas 1, 11, 111 y 1V Y EL Coro.

* Periodista sinaloense

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.