Destacados

La Capilla Alfonsina

Por domingo 15 de mayo de 2016 Sin Comentarios

Por: José María Ruiz

capilla alfonsinaEn este mes de abril, por cuestiones de trabajo, viajé a la ciudad de Monterrey y tuve la oportunidad de conocer la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León, gracias a que mi amiga Claudia G. Chávez, me encargó le entregara unos documentos a su actual directora, la escritora Minerva Margarita Villarreal. De esta manera les comparto algo de lo que pude investigar y ver sobre este recinto.

“A finales de 1939, tras décadas de labor diplomática, Alfonso Reyes radicó definitivamente en la ciudad de México y enseguida se dedicó a establecer un lugar para sus libros; fue entonces cuando construyó su casa a la manera de una biblioteca c on anexos. Este lugar fue un centro de reunión de intelectuales, abrevadero de sabiduría y cultura, y es por ello que Enrique Díez Canedo solía llamarlo la Capilla Alfonsina. El 13 de junio de 1972, trece años después del fallecimiento de Alfonso Reyes, se emitió un decreto presidencial por el cual el inmueble y los libros pasaban a ser patrimonio nacional.

En respuesta a la petición encabezada por la Universidad Autónoma capilla alfonsina 2 de Nuevo León, el 14 de enero de 1980 un nuevo decreto emitido por el Ejecutivo Federal otorgó la custodia de la biblioteca, propiedad de Alfonso Reyes a la mencionada Universidad. El 13 de noviembre de 1980 se inauguró oficialmente la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria en un edificio creado especialmente para ello dentro del Campus de la UANL, y en enero de 1981 comenzó a ofrecer sus servicios a la comunidad universitaria y al público en general”.

Después de haber leído lo anterior, solicité una visita guiada para conocer mejor la biblioteca y muy amablemente me la concedieron. De esta manera pude conocer las distintas salas y fondos que constituyen este recinto abundante en libros. Primero pasamos a la Sala General, la cual contiene volúmenes de todas las áreas del conocimiento que sirven de apoyo a los programas académicos. Posteriormente conocí la hemeroteca la cual está conformada por publicaciones periódicas como diarios, revistas, boletines y folletos; conserva la historia hemerográfica de periódicos locales como El Norte, El Porvenir y Milenio; del primero hay ejemplares desde 1925, y del segundo, desde 1941.

También está la Sala de Consulta, Ciencias Jurídicas y Tesis que contiene volúmenes de enciclopedias, diccionarios, manuales, anuarios, directorios e índices y catálogos. Así mismo cuenta una Sala de Informática. Continuando con el recorrido me mostraron la Sala Tiflotécnica, la cual se creó con el propósito de mejorar la calidad de vida y reforzar el desarrollo cultural y académico de personas invidentes y débiles visuales. Ofrece los medios técnicos necesarios para acceder a la lectura y el conocimiento a través de soportes distintos al libro impreso.

capilla alfonsina 3Uno de los lugares que más disfruté en este recorrido fue la Sala de Literatura. El corazón de la Capilla Alfonsina se encuentra en esta sala. Allí se encuentra el Fondo Alfonso Reyes, el cual está constituido por libros y revistas de diversos países que reuniera en vida el escritor y diplomático regiomontano. De este fondo destacan más de un centenar de obras por sus características de edición y antigüedad, lo que las hace ser consideradas joyas bibliográficas. Aquí se encuentran, entre otros títulos, el Libro della arte della guerra, de Nicolás Maquiavelo, impreso en Florencia en 1529 y Diálogos de amor, de León Hebreo, traducido del italiano por Garcilaso de la Vega y editado en Madrid en 1590, entre muchos más. Este fondo consta de 26,203 volúmenes.

En esta misma Sala de Literatura se encuentran otros fondos que muy bien valen la pena consultar como el Fondo Ricardo Covarrubias de 4297 volúmenes; el Fondo Pedro Reyes Velásquez con 6927 volúmenes; y el Fondo Minerva Margarita y José Javier Villarreal que consta de 1659 volúmenes.

En términos generales les comento que fue una muy grata experiencia el haber visitado este recinto cultural y recomiendo ampliamente un acercamiento a la Capilla Alfonsina cuando pasen por Monterrey.

*Licenciado en Ciencias de la Comunicación, escritor
e integrante del taller “Después del café”

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.