Nacional

Pista Sorprendente Freud y Los Actos Fallidos

Por lunes 15 de junio de 2015 Sin Comentarios

“El inconsciente es el misterio más profundo del hombre: ayudar a
revelarlo, tal es la misión del psicoanalisis.”

Por: José Carlos Ibarra

Freud y los actos fallidosLos geniales descubrimientos de Freud, no fueron producto de relampagueante revelación, sino resultado de la tenacidad, la fuerza de sus convicciones, prolongadas jornadas de trabajo de doce horas o más, atendía hasta once pacientes, en sesiones de 55 minutos y 5 de descanso, después de la cena, se sometía a autoanálisis, revisaba correspondencia, corrección de pruebas, redacción de artículos y otros aspectos.

En cuanto a sus hábitos personales, una taza de café a las cinco de la tarde, caminatas por el campo, tuvo una fuerte dependencia del tabaco, empezó fumando cigarros y después puros, y consumía un promedio de veinte al día, gustaba del ajedrez también del juego de cartas, ante todo los sábados, se reunía una vez a la semana con sus alumnos, cuando tenía 28 años, se aficionó temporalmente a la cocaína, y no sólo eso, si no que la recomendó a su novia y familia, pero se registró una trágica experiencia, pues uno de sus amigos se intoxicó y murió.

Las Obras completas de Freud se componen de 25 tomos, pero hay un trabajo de investigación en particular, que llama la atención por la singularidad del tema, que es “Psicopatología de la vida cotidiana”, que trata de pifias frecuentes, errores, equivocaciones y demás, que el genial creador del psicoanálisis denominó actos fallidos, resultado de observaciones, análisis clínicos a pacientes y otras referencias, trabajo que dividió en los siguientes apartados, que aparentemente no tienen mayor importancia o transcendencia, aunque ello depende de cada situación así como de las personas involucradas, citando ilustrativos casos reales:

1. Olvido de nombres propios.
2. Olvido de palabras extranjeras.
3. Olvido de nombres y de series de palabras.
4. Recuerdos infantiles y encubridores.
5. Equivocaciones orales.
6. Equivocaciones en la lectura y en la escritura.
7. Olvido de impresiones y propósitos.
8. Torpezas o actos de término erróneo.
9. Actos sintomáticos y casuales.
10. Errores.
11. Actos fallidos combinados.
12. Determinismo. Fe casual. Superstición. Consideraciones.

Al inicio de la Obra, Freud refiere una experiencia personal, en cuanto a olvido de nombres propios, que lo indujo a ahondar en los mecanismos psíquicos que los originan, para llegar a la conclusión, de que en cada caso hay una explicación psicológica, y aquí es oportuno citar, lo que escribió Igor Zuniov, en breve estudio biográfico sobre Dostoievski:

La anécdota anterior ejemplifica de manera demás elocuente, que ni aun los genios, están a salvo de incurrir en tales olvidos, con cuanta mayor razón el común de los mortales, más en descargo habrá que decir que no pocos de los actos fallidos, causan hilaridad y festejo.

*Periodista y escritor Sinaloense

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chayito Valdez
Siguiente entrada