Estatal

Cuando Ángeles Ochoa me Grabó con Juan Carlos Calderón

Por domingo 9 de diciembre de 2012 Sin Comentarios

Por Faustino López Osuna*

Ha sido a través de La Voz del Norte que me he enterado, con pesar, del fallecimiento reciente de dos grandes músicos contemporáneos: Homero Patrón y, apenas la semana anterior, Juan Carlos Calderón. Insólitamente, el personaje que me relaciona con ambos, es la estupenda cantante Ángeles Ochoa, porque fue esposa de Homero, cosa que vine a saber hasta que me enteré de su muerte y porque en la grabación que hizo para discos CBS Columbia, incluyó mi canción ranchera “Así que no”, junto con el tema “Se detuvo abril”, de Calderón. Los dos, extraordinarios arreglistas.

Del mexicano se puede mencionar que, entre sus innumerables arreglos a canciones populares exitosas, figuran los de “Amor eterno” y “Costumbres”, de Juan Gabriel, grabadas por Rocío Dúrcal, en las que hace que se escuchen las cuerdas de manera asombrosa, sobre todo en el segundo tema, con la maestría excepcional que heredó, precisamente, de Mario Patrón.

Del español habrá que agregar que, aparte de arreglista, fue un sensible e inspirado compositor de hermosas y memorables baladas, interpretado por las más grandes voces de nuestro tiempo. Cuando en el disco de Ángeles Ochoa “Vine sólo a cantar”, de once melodías, encontré que entre los autores seleccionados se incluía a Juan Gabriel con seis temas, me impresionó, pues yo aparecía con el más importante cantautor del momento. Pero cuando vi incluido en el programa el nombre de Juan Carlos Calderón, experimenté un gran contento. Me sentí privilegiado, por haber sido seleccionado junto con un compositor de su talla.

Sería muy extenso lo que tendría que escribir para contar detalladamente todo lo que ocurrió para que sucedieran así las cosas. Haré una apretada síntesis de ello. Diré que hacia 1981 tuve oportunidad de que nuestro cantautor Jesús Monárrez me presentara al talentoso culiacanense Enrique Okamura, en alguna visita a la empresa grabadora donde despachaba. Jesús me había advertido que por respeto, no era conveniente acatarrar a Okamura insistiéndole en que uno era sinaloense, porque normalmente algunos lo hacían tratando por ese medio aprovecharse de él para presionarlo a fin de que les grabara algún tema. Cuidé ese punto y nunca le dije al paisano que yo era compositor, ni cuando, habiendo pasado él de RCA a EMI Capitol, lo busqué para mandar maquilar en esta empresa el disco LP de mis canciones que dejó grabadas Luis Pérez Meza. Recuerdo que en esa ocasión me confió que, con la muerte de Pérez Meza, Sinaloa ya no tenía un cantante sobresaliente a nivel nacional.

Años después, a finales de la década de 1980, trasladando en mi VW en la ciudad de México al compositor panameño Omar Alfanno, autor del éxito mundial “El gran varón” con el que ganó el Grammy el salsero Willie Colón, después de reclamarme amistosamente porqué nunca le había pedido ayuda para que me grabaran mis canciones, de él salió presentarme en la editora de la disquera CBS Columbia y los presionó para que me solicitaran un tema ranchero para Ángeles Ochoa. Entonces les llevé “Así que no”, comunicándoseme a la semana que había sido incluido y pidiéndome que firmara el contrato editorial con ellos, cosa que hice. Y resultó que, sin saberlo, quien haría la producción sería ni más ni menos que Enrique Okamura, y éste, como yo jamás le externé que era compositor, conociendo por la prensa el nombre de mi hermano Florencio, confundiéndonos, creyó que era el autor del tema y comentó que conocía a Faustino, un hermano del compositor, que trabajaba en la administración pública.

Al respecto, espero que Monárrez alguna vez le haya hecho la aclaración pertinente. Yo jamás he vuelto a ver en más de 20 años al maestro Okamura, pero le vivo agradecido de que me haya incluido en la predicha grabación de Ángeles Ochoa, junto con el admirado y recordado Juan Carlos Calderón.

*Economista y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diciembre
Siguiente entrada