Estatal

Leyendo a Jaime Labastida

Por domingo 1 de abril de 2012 Sin Comentarios

Por Faustino López Osuna*

Leyendo “La sustancia extensa. Un modelo y un proyecto de investigación”, de Jaime Labastida, sinaloense de pensamiento universal, aparecida en 1978 en Deslinde (cuadernos de cultura política universitaria), cuando el propio Labastida dirigía la revista Plural y era Rector de la UNAM el doctor Guillermo Soberón Acevedo y Coordinador de Humanidades el licenciado Jorge Carpizo McGregor, vuelvo a disfrutar de la belleza de la filosofía, por el rigor de la exposición del tema y el dominio del idioma, del poeta de La espiga amotinada.

Jaime Labastida, en su concisa propuesta de apenas 18 páginas, cita alrededor de 22 filósofos y científicos que cubren 14 siglos, desde Aristóteles (384-322 a. de J. C.) y Arquímedes (287-212 a. de J. C.) hasta Bertrand Russell (1872-1970), pasando por Tomás de Aquino (1225-1274), Galileo Galilei (1564-1642), Juan Kepler (1571-1630), René Descartes (1596-1650), Denis Diderot (1713-1784), así como Emmanuel Kant (1724-1804), Jorge Guillermo Hegel (1770-1831), Carlos Roberto Darwin (1809-1882) y Carlos Marx (1818-1883), entre otros.

En su discurso argumentativo, Labastida inicia destacando el aporte que hace Descartes convirtiendo el concepto aristotélico y escolástico no sólo en el concepto clave de la nueva ciencia y la nueva filosofía, “sino que, además, permite, con él, la formulación de un nuevo concepto del movimiento que dará, por su crítica, acceso al concepto de dialéctica”. Mientras que para Aristóteles sustancia designa la unión de materia y forma, para Tomás de Aquino, “la materia…” es susceptible de recibir “cualquier forma”, pues la forma “da el ser a la materia, y por esto es imposible que haya alguna materia sin alguna forma, en tanto que no es imposible que haya alguna forma sin materia”.

Así, en apretada síntesis, Jaime Labastida va de la “Física” y la “Metafísica”, de Aristóteles, a “Del ente y la esencia”, de Tomás de Aquino, lo mismo que del “Discurso del Método”, de Descartes, a “La idea y el ente en la filosofía de Descartes”, de Luis Villoro. La memoria labastidista privilegia los “Estudios newtonianos”, de Alexander Koyré y, en la imperiosa necesidad de afirmar su visión científica en su estudio de la “sustancia extensa”, motivo central de su exposición, no deja de echar mano de su propio bagaje, citándose en “Humboldt, ese desconocido”.

De “Il Saggiatore”, del célebre matemático, físico y astrónomo italiano Galileo Galilei, uno de los fundadores del método experimental y famoso por la defensa que hizo del sistema cósmico de Copérnico, que Roma condenaba como herético y que se vio obligado a abjurar ante la Inquisición, Labastida extrae una afirmación audaz para la física moderna del inventor del primer telescopio astronómico en 1609. Dice Galileo: el libro de la naturaleza está escrito “en lengua matemática”, agregando Labastida que con ello “se da el paso decisivo para vencer la arbitrariedad del conocimiento individual, subjetivo y cualitativo, que caracterizaba a la física anterior”.

En este punto, cabe acotar que Jaime Labastida culmina las citas en “La sustancia extensa… “, incluyendo necesariamente al filósofo y matemático inglés, Bertrand Russell, uno de los fundadores de la lógica simbólica y autor de numerosos ensayos, entre ellos, “Principia mathematica”, Premio Nobel 1950 y creador, en París, Francia, del Tribunal Russell para condenar los crímenes de guerra de Estados Unidos en Vietnam.

Por demás está destacar la importancia para nuestra cultura, de creadores e investigadores sinaloenses como Jaime Labastida. Globalidad moderna aparte, es bueno, de vez en vez, a través de sus obras, vernos a nosotros mismos.

*Economista y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.