Nacional

FESTIVAL CULTURAL MANZANILLO

Por viernes 20 de abril de 2018 Sin Comentarios

ALBERTO ÁNGEL «EL CUERVO»

Cultura para el pueblo… Esta debería ser la consigna. Como siempre, es necesario marginarla porque la educación, la cultura, otorgadas a las masas, son de mucho riesgo. Al sector del gobierno y a los poderosos en general, no conviene que el pueblo sea pensante y culto… Por eso el circo, los distractores… Circo como el que se presenta en las cámaras que ante el reclamo de uno se sus integrantes: el Senador y Médico Cirujano Fernando Mayans porque no tocan temas relevantes y  la petición del mismo senador porque sus compañeros del senado de la República “dejen de hacerse pendejos” (sic) simplemente se mostraron ofendidos y le apagaron el micrófono.
El reclamo del senador, que hablaba en representación de “todos los médicos de México”, era para defender al Dr. Luis Alberto Pérez de la injusta acusación de homicidio doloso misma que todo parece indicar que se trataba de una estrategia electorera… Si no se ocupan de temas tan urgentes y relevantes como ese, pues de la cultura y educación solamente se ocuparán para reducir presupuesto… Por fortuna, existen lugares, eventos, personas interesadas en llevar la cultura al pueblo. Es el caso de la Ciudad y Puerto de Manzanillo, Colima. Ahí, se llevó a cabo hace unos días, la XIII edición del Festival Cultural Centro Histórico Manzanillo. Un festival que se realiza con el esfuerzo de mucha gente interesada en la cultura comenzando por quien fuera su fundador y ha sido promotor incanzable durante todos estos años: Avelino Gómez, talentoso y preparado escritor con Licenciatura en Letras y Maestría en Literatura. Durante el festival, además de muchas actividades propias de la promotoría cultural como talleres en todas las artes, conferencias, etc., se realizaron eventos en un “Teatro al aire libre” situado en la plaza Juárez durante cinco días.
El miércoles 4 de Abril, se presentó Astrid Haddad con su talento y puesta en escena atractivamente particular. Al día siguiente, correspondió a toda una institución en la música bailable el divertimento de los manzanillenses que acudieron a la plaza: La Sonora Santanera.

Por si fuera poco, el viernes 6 de Abril, tocó el turno a mi admirado amigo Óscar Chávez presentarse para beneplácito de un teatro lleno por ir a aplaudir sus canciones y recopilaciones tan importantes en nuestra música tradicional mexicana. Así, la gente comenzó a pedir desde “Macondo” hasta “Por ti”, pasando desde luego por “La niña de Guatemala”. Tuvimos la oportunidad de saludarnos y comentar acerca de tantas cosas en las que nos ha tocado convivir… Los Caifanes…
Película premiadísima y que marcó el inicio de la enorme popularidad de Óscar debido a la gran calidad de su trabajo histriónico en el inolvidable papel de “El Estilos” al lado de gigantes de la actuación como Ernesto Gómez Cruz, Julissa, Sergio Jiménez y Enrique Álvarez Félix… “Eran de Lirios Los Ramos y las orlas de reseda…/ y de jazmín la enterramos/ en una caja de seda…/” inolvidable… O aquella escena inmortal de Los Caifanes donde canta a capella “El pájaro y el chanateeeeeee…/ Jugaróoooon una partidaaaaa…/El pájaro está muriendo/ El chanateee en la otra vidaaaaa…” La gente estuvo entregadísima con el canto de Óscar… Al día siguiente, sábado 7 de Abril, nos correspondió el honor de participar en este importante festival a los “Tres Tenores Mexicanos” Humberto Cravioto, Valente Pastor y Alberto Ángel El Cuervo. Abriendo el concierto, dos nuevas voces de nuestra canción mexicana: Gaby Rizo y Adrián Bedolla “El Jilguero”. La gente, ávida de lo nuestro, abarrotó el teatro al aire libre. Se entregó desde las primeras notas del mariachi expositor por antonomasia de nuestra tradición musical. El mariachi ha sido nombrado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El nombramiento por parte de la UNESCO, habla de música de cuerdas, canto y trompeta.
Esto es muy importante contemplarlo dado que hay una gran diferencia entre lo que es considerado el mariachi contemporáneo o moderno y el mariachi tradicional.

Es menester aquí, recordar que nuestro mariachi data de épocas prehispánicas tal como lo demuestran las investigaciones de muy prestigiados historiadores de nuestro país. La palabra mariachi, como ya lo he comentado en otras ocasiones, es un vocablo Coca (fusión de Náhuatl y Otomí) que significa lo que suena en corrido, lo que suena ligero. Aquella horripilante versión del origen francés del término, ya por fortuna ha sido deshechada con pruebas feacientes de su falsedad. Y la prueba definitiva es el documento de Rosa Morada que data de 1850 (doce años antes de la llegada de los franceses a territorio mexicano) en el que el Padre Cosme Santa Ana escribe que por aquellas regiones del hoy estado de Nayarit, organizaban unos “mitotes y saraos” que motivaban conductas inmorales y lujuriosas con sus músicas y que “son conocidos desde tiempos inmemoriales con el nombre de mariachis”.
Si en 1850 eran conocidos como mariachis desde tiempos inmemoriales, por lo menos estaríamos hablando de entre 15 y 30 años antes es decir 1820 lo que daría como resultado que el nombre de mariachi fuera utilizado 40 años antes de la llegada de los franceses. Así que el intento de conceder al nombre del mariachi un origen francés, no es más que una muestra más de la conducta servil de algunos empleados de los políticos en el poder debido al gusto afrancesado de entonces presidente Porfirio Díaz a quien le llevaron mariachis para su cumpleaños dada la popularidad que estaban obteniendo. Cuando Díaz pregunta a algún subalterno pues ahí surge ese mito espantoso todo con tal de halagar al “gran tlatoani”. Pero el mariachi tradicional, pues, tiene como dotación una guitarra quinta de golpe un violín, un arpa y un guitarrón o un contrabajo (tololoche). Esta dotación puede variar ligeramente pero en la mayoría de las veces es así.

Por lo que respecta al llamado mariachi contemporáneo, básicamente la diferenciación que se hace en contraposición con el mariachi tradicional, se refiere a la presencia de las trompetas y el atuendo que portan.
Los mariachis tradicionales visten calzones y camisa de manta con un ceñidor rojo (recordemos que el rojo en nuestro México es de gran tradición debido al origen del pigmento: La Grana Cochinilla) asimismo, portan al cuello un paliacate rojo y un sombrero de palma o de soyate de ala ancha y llevan huaraches como calzado.
Los elementos del mariachi contemporáneo, por su parte, además de diferenciarse por las trompetas, mayor número de violines y en ocasiones otros instrumentos, visten con un traje inspirado en el atuendo nacional masculino, en el traje de charro. Hay muchas diferencias…
El tipo de sombrero, los colores, las botonaduras, los botines, las corbatas y más. Por eso es necesario entender que el atuendo de mariachi definitivamente no es el mismo que el atuendo charro. En Colima hay muchas agrupaciones de mariachis tradicionales. Y en Colima, concretamente en Manzanillo, se llevó a cabo el Festival Cultural Centro Histórico Manzanillo XIII cuyos conciertos se hacen en el foro al aire libre de la plaza Juárez para que el pueblo tenga acceso a ellos. Pues después de que Gaby Rizo y Adrián Bedolla El Jilguero deleitaron a los asistentes, vino la participación de los Tres Tenores Mexicanos… Con una Obertura escrita por mi Director Musical, el talentoso Maestro Francisco “Pancho” Aguilar, hicimos nuestra presentación. La respuesta de la gente fue maravillosa, sumamente emotivo… Después del concierto, platicábamos los tres acerca de ello y con cierta preocupación, hacíamos conciencia de que dentro de los intérpretes cantantes vigentes, cada vez más son menos aquellos que defienden nuestra auténtica música tradicional…

Es necesario que surjan jóvenes con el talento, la preparación y sobre todo la conciencia por conservar viva y auténtica nuestra raíz musical en esta época de fuerte embate de transculturización. Mis compañeros, prefirieron irse a dormir . En mí, pudo más el hambre y con Avelino y mi compadre nos fuimos a disfrutar de unos típicos tacos del Manzanillo trasnochador…
El paisaje nocturno del puerto de altura de Manzanillo es impresionante. Uno de los puertos más grandes de América según me contaba mi compadre el Ing. Edgardo Argáez mejor conocido ahora por su pseudónimo de escritor como “El Bicho Gardo”. Y sería precisamente mi compadre quien aclarara que hay muchas cosas particulares en la gastronomía manzanillense…
Una de ellas, es que a los tacos les ponen frijoles. Frijoles bayos… Por eso entre los complementos que ponen en la mesa con las salsas y verduras, hay un recipiente con frijoles cocidos para poner a los tacos como si fuera una salsa más… Realmente me resultó curioso ese hecho. Siempre son bayos los frijoles… “frijoles güeros” dijo Avelino, el Director de Cultura… “Desde que yo era niño, para nosotros los frijoles son güeros, café, bayos pues… Los frijoles negros no los comemos más que de vez en cuando… la primera vez que vi frijoles negros me sorprendió… Se señalaron muchas cosas curiosas sobre las artes culinarias de Manzanillo y me despedí de mi amigo Avelino. Al día siguiente vendría la clausura del festival fundado y promovido por él. Se trató esta ocasión de la presentación de la Filarmónica Infantil de Manzanillo. Caray, qué envidia me dio y qué alegría saber que hay gente que brinda ese apoyo a la cultura. Vaya mi más calurosa felicitación a cada uno de los integrantes de la Filarmónica Infantil de Manzanillo y a todos los que participan desde su trinchera en la organización de este ya muy importante Festival Cultural de Manzanillo.

Al día siguiente, tendría una reunión (infaltable ya en mis visitas a ese bello puerto), con José Luis Cobián en el restaurante El Delfín… Comida deliciosa, tostadas de Marlin, camaronesaguachile etc. Y después de la entrevistacharla con ese amigo y periodista impulsor de la cultura también, la despedida de Mi querido Manzanillo jalando la cadena para hacer sonar la sirena de barco que tienen el el restaurante como un símbolo del mismo… Ya en el aeropuerto, al despedirme de mis amigos, mi compadre recordó algo bellísimo: Al salir del escenario, una niña de unos 8 años, se me acercó y llorando me dijo: ¡Maestro, usted es el orgullo de México!

* Pintor, autor, intérprete

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.