Estatal

ALGO NO ANDA BIEN O NO FUNCIONA

Por miércoles 15 de marzo de 2017 Sin Comentarios

Por: Faustino López Osuna

El sustantivo femenino función, del latín functio, dice el diccionario, es cumplimiento, ejecución de algo. Actividad particular de cada órgano u organismo de los seres vivos, máquinas o instrumentos; es facultad u oficio, como la función del juez. Acto público, que constituye un espectáculo de cualquier clase, al que concurre mucha gente: función académica, religiosa, de teatro. Existen funciones lingüísticas, matemáticas y químicas.

No nos detendremos en cada una de ellas, pues algunas son para puristas o especialistas en esos campos y constituyen todo un brete para la lógica formal, como por ejemplo: la función de función, que (en matemáticas) es la función que depende de la variable independiente por intermedio de una función. ¡Uf! Y no se crea que, de acuerdo a derecho, la función pública es menos engorrosa. Pero dejamos ahí el asunto para no tener que llegar a la función de los funcionarios.

Traer a colación todo lo anterior en relación a la función, es con el fin de argumentar que en las actuales condiciones en que estamos viviendo, algo no funciona en el conflicto con Donald Trump. Basta con que apliquemos el método deductivo, para comprobarlo. Lo dijo Jorge Castañeda recientemente.

¿Cómo es posible, observa, que cada vez que el aprendiz de Hitler nos ofende (a México y a los mexicanos) emitimos un comunicado diciendo que las cosas van bien en las negociaciones de Luis Videgaray y funcionarios mexicanos con la Casa Blanca? ¿En qué van bien? ¿Van tan bien que se convocó
para el pasado domingo una magna manifestación de unidad nacional de mexicanos contra las políticas antimexicanas de Trump?

¿ P o rq u é si después de la misteriosa llamada de una hora de duración Enrique Peña Nieto-Donald Trump en la que éste dizque bromeó con mandarnos su ejército para combatir al narcotráfico, se acordó no volver a mencionar públicamente lo del muro, Donaldito siguió no sólo mencionándolo, sino que, amenazante, advirtió que allá nosotros si creíamos que estaba bromeando cuando anunció su construcción? Pese a que esto ocurre simultáneamente a lo bien que le está yendo a la delegación mexicana negociadora, ¿seguimos diciendo que ahí la llevamos en la negociación sobre el Tratado de Libre Comercio EUA-México-Canadá? ¿Porqué si Trump siguió y sigue ofendiéndonos y humillándonos, no suspendimos jamás ninguna de las “negociaciones” de Videgaray? (Dignidad, dice el diccionario: “que se comporta con responsabilidad, seriedad y respeto o que inspira respeto”. ¿Qué respeto nos puede tener quien nos amenaza y maltrata? Y si no nos damos a respetar…)

Algo no funciona. Mientras que nuestro presidente privilegia en sus declaraciones que se mantienen abiertos los canales del diálogo, Trump anuncia que impondrá un arancel del 20% a la importación de productos mexicanos. Ya lo hemos dicho pero vale la pena repetirlo: Miguel León Portilla cuenta que cada vez que Moctezuma enviaba regalos de bienvenida a los españoles encabezados por Hernán Cortés desde su desembarco, éste contestaba arrasando pueblos enteros a su paso, hasta que, muy tarde ya, Moctezuma y los suyos descubrieron que eran salvajes.es salvaje

Es triste la analogía con lo que nos sucede en estos momentos con el bárbaro del norte: es salvaje.

Ya mismo ha desatado la campaña de la delación, en su territorio, de mexicanos felices allá, documentados, contra mexicanos infelices de acá, indocumentados. Adolfo Hitler hizo lo mismo: arengó para que los niños alemanes denunciaran a niños judíos.

Algo no funciona. Aunque yo mismo estoy por la unidad nacional ante la emergencia presentada, no dejo de preguntarme qué tanto nuestra actitud resistirá hasta las últimas consecuencias (influir a que cambie la política agresiva norteamericana contra nuestro pueblo), sin que las condiciones materiales de vida en el país (México), ancladas en el atraso de la injusta distribución de la riqueza, no fisure la necesaria, vital, unidad.

Si no hay cumplimiento de la debida justicia social por parte del capital ni se ejecuten acciones que detengan la constante emergencia de nuevos millones de pobres cada año, ¿resistirá que del cien por ciento de la riqueza producida en un año el algo no funciona90 por ciento pare en el 10 por ciento de unos cuantos y el 10 por ciento de la riqueza sobrante se reparta en el 90 por ciento de la mayoría? Aunque la emergencia obliga a la unidad sin distingo de explotador y explotado, ¿quién garantizará la indefinida unión de lobos y ovejas, de leones y corderos, que no caen del cielo ni brotan de la tierra, sino que son el resultado fatal de la sociedad dividida en clases?.

¿Será necesario volver a recordar que el libro negro de los mexicanos siguen siendo los censos de población y vivienda, en los que siempre hay déficits en la satisfacción de bienes y servicios para una vida digna de los mexicanos? Ahora, todos los panegiristas del sistema al unísono repiten que el reto actual debe inaugurar otro modo de producir, distribuir y disfrutar de lo que toda la sociedad crea, única manera de garantizar que no vengan los capitales extranjeros a aprovecharse de la más barata y explotada mano de obra de la tierra, para que terminen p a g á n d o n o s como lo han hecho los gringos como Trump.

Derivado del sustantivo función, el verbo intransitivo “funcionar” es “realizar la función que le es propia” y “marchar bien una persona o una cosa”.

Propongámonos a que todo funcione y marche bien. La riqueza y la pobreza las produce la sociedad. Seamos más justos en su distribución. ¿Por qué no crear leyes que lo garanticen y se cumplan? Si al perro pobre se le cargan las pulgas, ¿por qué no ver que algunos pastores o galgos ricos carguen con unas pocas? Ese era el espíritu de justicia social que inspiró a los constituyentes de 1917, aunque, recordándolo, el incienso del Centenario haga llorar solamente a los pobres e impida verlo a los ricos.

* Economista y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.