Estatal

Álvaro Blancarte un artista sinalobajacaliforniano

Por domingo 23 de marzo de 2014 Sin Comentarios

Expone actualmente una retrospectiva de 3 épocas, trabajo de un maestro de varias generaciones que se mantiene muy activo. Es el hombre de la mezclilla, el neofresco, las texturas terrosas, el gran caimán, el chamán que vive al filo de una montaña de Tecate, Baja California.

Por Jaime Cháidez Bonilla*

La culpa la tuvo el temblor de 1985.

pag 12 jaime chaidez1Álvaro Blancarte lo miró de cerca, sintió cómo la tierra se movía, vio el estupor y tomó una decisión: irse. Ya no quiso regresar a su natal Culiacán, allí ya lo había hecho todo, se decidió por reunirse con sus ancestros, sus antepasados que permanecen en Tecate, Baja California. Así fue el reencuentro de Blancarte con Baja California en los años 80. Han pasado muchos años, décadas, exposiciones, alumnos, viajes, experiencias. Actualmente se realiza un recorrido por 3 épocas del artista en la exposición “Desierto Adentro. Visión pictórica de Álvaro Blancarte” en El Cubo (sala 3), del Centro Cultural Tijuana.

Álvaro Blancarte ofrece detalles del trabajo que se expone.

-“El maestro José Manuel Springer hizo la selección de obra mía de 3 épocas, más o menos. Realiza un juego museográfico instalativo que es toda una sorpresa. Creo que es una museografía muy especial la. ‘Desierto adentro’ él lo captura como parte de lo que yo he sentido en el entorno bajacaliforniano. Es la verdad, mi pintura es bajacaliforniana, no es fronteriza. Yo nunca he buscado estereotipos de la frontera para pintar. Yo pinto lo que siento. Me siento fronterizo porque aquí estoy, con los pies en la línea”.

pag 12 jaime chaidez2-¿Cómo se puede mantener una vitalidad, como artista y como persona, cómo llegar a tu edad y producir tanta obra?

-“Fíjate que desde hace algunos años para acá he trabajado más que cuando estaba joven. Quizás es la madurez pero aparte es la energía. Esta obra que ves gigantesca, no tengo ayudante, yo la muevo y la coloco. Batallo un poco porque ya voy a cumplir 80 años. Yo me siento a mis 80 años como nunca de bien, sobre todo para crear. Estoy creando con la madurez que se requiere en un camino. Hay gente que va para atrás pero yo no, siento que estoy dando un paso para adelante cada día. Mis siguientes series son Los Matéricos y Los Chamanes. En este momento tengo 60 cuadros de Los Chamanes, quiero hacer 200. No pierdo la esperanza de hacerlos ya”.

Los abuelos maternos de Álvaro Blancarte están enterrados en Tecate, eso fue parte de lo que le decidió a cambiar su residencia a esa pequeña ciudad en los años 80.

Esa década fue definitiva para que el artista acudiera diariamente a Tijuana donde consumía grandes cantidades de café al lado de otro maestro, el español Luis Moret, y una generación de jóvenes artistas que ahora son autores consagrados: Marcos Ramírez ERRE, Franco Méndez Calvillo, Enrique Ciapara, Jaime Ruiz Otis, César Hayashi…

“Moret era un tipo intelectual, sus conceptos eran para mí muy importantes, ayudó  mucho a muchos artistas como, posiblemente yo también los ayudé. Fue una dinámica increíble. Inclusive don Alfredo Álvarez Francisquini, dueño del restaurante,  dijo un día: ‘aquí el único que no paga por el café es el maestro Blancarte’. La dinámica era tan buena que siempre llegaba alguien con una revista de arte, de las que salen en el mundo, y la comentábamos”.

pag 12 jaime chaidez3-Esa cafetería fue una pequeña escuela.

-“Fue una gran escuela, pienso yo. No para la disciplina mía sino para todas las disciplinas. Tú recuerdas que había escritores, había gente de teatro, todo convergía en el café del Cecut. Para mí fue maravillosa esa época”.

Blancarte recuerda en especial el año de 1992, cuando Pedro Ochoa Palacio, entonces director del Cecut, lo invitó a crear un mural (“Orígenes”) para conmemorar los 10 años de la institución.

-“Ochoa Palacio me prestó uno de los sótanos del Cecut para preparar el mural que instalé en el teatro. Allí trabajé el mural, abajo del teatro, y me acomodé con el lugar. Me dijo ‘Pedro quédate con él’. En ese sótano cayó toda la plástica, todo mundo llegó conmigo, ahí hice reuniones binacionales, 25 artistas de San Diego y 25 de Tijuana.  Le llamaron La Cueva de Blancarte. Inclusive se llegaron a realizar conciertos de la Orquesta de Baja California, allí en mi taller”.

*Periodista cultural.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Gallo
Siguiente entrada