Editorial

Editorial: Nº 142

Por domingo 10 de febrero de 2013 Sin Comentarios

El jueves 14 de febrero se celebra el Día de San Valentín, mejor conocido como: Día del amor o de la Amistad; la celebración tiene una carga de consumismo que muchas veces empalaga, sin embargo a La Voz del Norte le permite publicar poemas y canciones que plasman este sentimiento tan necesario para encontrar un oasis en la existencia de cantores y poetas han hecho del amor uno de los temas preferidos. Una tarde otoñal en la región del Évora, el dilecto amigo, ingeniero Encarnación Castro, me presento a su primo José Carlos Aguilar, poeta e ingeniero mecánico electricista, originario de Guamúchil, Sinaloa; en el diálogo contó que escribía sobre” las pasiones e inclinaciones que son el sabor de la vida”, al despedirnos prometió que me haría llegar el poemario” Vino y pan de miércoles” que saldría a luz pública en diciembre de 2012. En este segundo mes del año 2013 y, con motivo de la celebración de San Valentín, publicamos con su autorización dos de sus poemas que se refieren al amor y que son compilados el libro mencionado de su autoría.

“¿Recuerdas bailar en el Club Évora?”
¿Dónde quedó su cintura de oro
Y aquellos pies
Que bailaron en mi juventud?
A sus ojos les falta brillo
Lucidéz a su cabello negro
Falta quitarle a la palmera sus ramas viejas
Mis ojos son las tijeras
El regreso a los años floridos
Danza la ligereza de su cuerpo con mis pies
Le vuelvo a ver los ojos
Su boca y sonrisa de muchacha
En la mañana limpia
Vuelven mis pasos otra vez
A quebrar el cristal del tiempo
Mientras tranquilo transcurre el mar
Viendo sus ojos en la tarde.

“En mayo la buganvilia”
En mayo la buganvilia de Cupido
Frente a su cabellera morada
Jardín y azul del cielo palidecen
Antorcha que deslumbra el horizonte
Plena como tu rostro cuando duermes
Fúlgida flor de mayo estrella roja
de un jardín venerado en la penumbra
su risa es un pedazo de diamante
agua sobre el desierto frágil árbol
Luna y sol sobre la vida cotidiana
Libre de aristas y de urgencia extrema
¿Acaso mi felicidad sea esta?
Donde una flor es su callado centro
Y en el atardecer rojo relámpago

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Impreso N° 141
Siguiente entrada