Editorial

Editorial: N° 32

Por domingo 2 de enero de 2011 Sin Comentarios

Al hacer un recuento del desa­rrollo cultural en Sinaloa en los últimos años, y ver cubiertas al cien por ciento la mayor parte de las metas en materia de cultura del plan estatal de desarrollo de la pasada ad­ministración estatal, en donde desta­có, desde luego, la promulgación de la Ley Estatal de Cultura que desembocó en la creación del Instituto Sinaloen­se de Cultura. Además, de la creación de las Escuelas Superior de Artes y de Danza, en las cuales se imparten más 20 licenciaturas.

Importante también, es hacer notar el esfuerzo desplegado en el programa Sinaloa un Estado de Lectores, en donde se atendieron a miles niños y jóvenes agrupados en cientos de círculos de lec­tura distribuidos en los 18 municipios de la entidad.

Cada mes de cada año, se reunieron en tres ocasiones cada uno de los círcu­los de lectura con una asistencia prome­dio de 30 participantes.

En estos círculos los lectores se reunieron en las casas de cultura de los mu­nicipios, escuelas públicas, bibliotecas, museos comunitarios y otros espacios públicos. Su quehacer incluyó conferen­cias, pláticas, cuenta cuentos, presenta­ciones de libros y otras actividades, en donde la invitación a la lectura siempre fue el eje de todos los esfuerzos.

Un puntal importante de este es­fuerzo fue el programa Becas al Lector en donde se entregaron estímulos eco­nómicos a jóvenes de 13 a 25 años de las principales ciudades del estado que fueron seleccionados a través de una convocatoria abierta.

Al darles la bienvenida a las nuevas autoridades que encabezarán un nuevo ciclo de vida institucional, el fortaleci­miento de la actividad cultural deberá consolidarse, a través de programas exi­tosos como el de Sinaloa un Estado de Lectores, como uno de las vías de acce­so para lograr un desarrollo de bienestar sostenible de la población sinaloense.

Indispensable para lograrlo, será dar a la política cultural una dimensión de política de Estado, para que no esté sujeta a los vaivenes sexenales, sino establecer una sustentabilidad de los esfuerzos de cada administración estatal.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.