Estatal

Ecos del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución

Por domingo 26 de diciembre de 2010 Sin Comentarios

Por Salvador Echeagaray Picos*

Anclados en mitos históricos los mexicanos, debido a la historia oficial.
*Aún con determinados aciertos en las políticas públicas tanto de la federación como del estado, la percepción social señala que no hay motivos para festejar.
*El malovismo despierta la esperanza, una vez más, en la población sinaloense.
*Los diputados federales enfrentaron el reto de lograr el presupuesto que Sinaloa requiere para el 2011.

ECOS DE LOS FESTEJOS PATRIOS

Para los mexicanos, el 2010 es un año de profunda significación histórica, se cumplen los 200 años de la gesta que se inició en septiembre de 1810, por Miguel Hidalgo -que en realidad se lla­mó Miguel Gregorio Antonio Hidalgo Costilla Gallega Mandarte y Villaseñor-, entre otros próceres.

Cien años más tarde, el 20 de noviembre de 1910 Fco. I. Ma­dero, desde “Eagle Pass”, en los E.U. daría a conocer el Plan de San Luis, convocando al pueblo mexicano, a la rebelión, contra Porfirio Díaz, dando inicio a la Revolución Mexicana.

Así el bicentenario y centenario, fueron motivos para que los diversos grupos sociales, autoridades e instituciones realizaran actos con sentido patrio para conmemorar cada uno de los even­tos históricos.

LOS MEXICANOS ESTAMOS ANCLADOS EN LOS MITOS HISTÓRICOS.

Desde la ribera del Piaxtla en el rincón apacible y bucólico que es para quien escribe este futuro pueblo señorial de San Javier, San Ignacio, me pregunto ¿no es tiempo ya de enfrentar los mitos que los textos oficiales de historia y civismo, sembraron en las mentes de millones de mexicanos durante la instrucción primaria?

El primero. Que la independencia se la debemos a Don Mi­guel Hidalgo, siendo que el cura Hidalgo se rebeló la madrugada del 16 de septiembre de 1810 en contra de la corona española, pero recordemos que menos de seis meses después, como lo re­gistra la historia, fueron detenidos los insurgentes con Hidalgo a la cabeza, por las fuerzas realistas, fusilados y decapitados. Es conocido que las cabezas de los próceres fueron expuestas en la alhóndiga de granaditas al pueblo de Guanajuato para que sir­viera de escarmiento.

El segundo. Con rigor histórico se afirma que Don Miguel Hidalgo no consumó la Independencia. Reconozcamos, eso sí que fue con Morelos, Allende, Jiménez, Aldama, Josefa Ortiz de Domínguez, el precursor y además un símbolo de identidad, de pertenencia como lo fueron los ya citados grandes hombres que le acompañaron en la sublime aventura de reclamar por medio de las armas, la soberanía para el pueblo, mientras Fernando VII dejó de ser rey de España durante la invasión napoleónica a la península ibérica, en el reynado de Carlos IV.

LA REALIDAD HISTÓRICA O REALIDADES OLVIDADAS

Lo cierto es que el llamado “Pacto de Córdoba” y la promulgación del Plan de Iguala y la unidad de los caudillos del ejército insurgen­tes y el virrey Juan O´Donojú, dio como resultado la independencia de la colonia del yugo español, lo que ocurrió el 27 de septiembre de 1821, con el protagonismo de Agustín de Iturbide, quien logró que buena parte de las tropas realistas se adhirieran a la causa de la independencia. Se encuentra documentado que Miguel Hidalgo gritó “Viva” a la virgen de Guadalupe y a Fernando VII y no “Viva México”, o “Viva la Independencia” y en cuanto al grito se reali­zó la madrugada del 16 de septiembre no así la madrugada del 15 como se acostumbra a partir de que Porfirio Díaz homologó la fecha histórica con sus cumpleaños que era el 15 de septiembre.

LOS PUEBLOS OLVIDADOS

Ahora, por lo que corresponde al sur del estado donde se ubica geográficamente el pueblo de San Javier y otras bellas comu­nidades del municipio de San Ignacio que enmarcan la famosa ruta de los jesuitas, hay poco de que festejar en cuanto a eventos patrios.

En el aspecto económico tenemos escasa infraestructura, no obstante que en la zona de los alrededores de La Cruz de Elota, existe una importante inversión en la agricultura intensiva y en la actividad también ganadera, que requiere la aplicación de políticas públicas de la federación y del estado que impulsen y consoliden el desarrollo regional en beneficio de quienes arriesgan su capital y generan la mano de obra que requieren los ciudadanos.

En esta privilegiada región sinaloense, por cierto, don Anto­nio Toledo corro, ex gobernador del estado, ha invertido un gran capital al instalar en el kilómetro 95 de la autopista Mazatlán- Culiacán, cerca de La Cruz de Elota, un laboratorio con tecnolo­gía de punta denominado Bioga relacionado con la transferencia de embriones y que será la base para el desarrollo genético de la ganadería sinaloense.

Es lamentable destacar la inseguridad que priva en la zona que mantiene en vilo a los habitantes de la región del sur del estado, y por si fuera poco, la penuria económica que es el común deno­minador de los municipios sureños que se encuentran en franca bancarrota y por ende, imposibilitados por la falta de recursos, de responder a las necesidades más apremiantes de la población. En­tonces, nos preguntamos; ¿hay motivos para festejar por parte de los paisanos del sur del estado, las fiestas patrias?

En lo particular, creo que los mexicanos seguimos extravia­dos entre la ambición de la élite del poder económico y la lla­mada pobreza extrema. Es de esperarse que en el amanecer de la administración del gobernador electo Mario López Valdez, los sinaloenses, encontremos sentido al trillado discurso de la jus­ticia social en beneficio de quienes representan el oprobio para cualquier gobernante, el creciente número de damnificados so­ciales que se ahogan en el mar de la miseria.

El rescate es urgente: privilegiar a las políticas públicas que fortalezcan un programa de gobierno que haga posible la dismi­nución de la pobreza, elevar los niveles de empleo con el incre­mento de los salarios que en años recientes han venido a la baja de manera significativa.

Enfrentar este enorme reto con liderazgo e inquebrantable convicción, y sentido de justicia social, significará la medida de lo que espera el sinaloense de parte de la nueva administración pública que necesariamente deberá promover y generar el mar­co jurídico adecuado a las circunstancias políticas, económicas y sociales que permita el desarrollo integral del estado y prever un futuro con rumbo para la población marginada, principalmente, quien votó por el gobierno del cambio.

El país no sólo debe satisfacer el afán de renovación guberna­mental en procesos democráticos, si no también que se gobier­ne democráticamente en la praxis política de respeto que arroje resultados a favor de los gobernados.

*Magistrado de Piaxtla en retiro.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.