DestacadosEstatal

Ernesto García Cabral; El Chango Cabral, muralista, dibujante, diseñador e ilustrador por excelencia

Por domingo 30 de noviembre de 2014 Sin Comentarios

Por Teodoso Navidad Salazar*

pag 6 teodoso navidad1Talvez nadie haya dibujado el rostro de nuestra patria, con la genialidad de Cabral. Sus trabajos de diseño, pintura y dibujo, siguen siendo referente obligado para quienes pretenden  adentrarse en este fantástico mundo. García Cabral, nació en Huatusco, Veracruz, el 18 de diciembre de 1890 y murió en la ciudad de México el 8 de agosto poco antes de cumplir los 78 años; sus padres fueron Vicente García y Aurelia Cabral.

El contexto revolucionario de México (1919), fue el escenario en que Cabral inició su carrera artística. El Chango, se fue para siempre en 1968, el año de la ignominia, cuando el gobierno de don Gustavo Díaz Ordaz sacó a la calle al ejército y las tanquetas, dejando una estela de muerte, previo a las olimpiadas.  El Chango Cabral, hombre de charla amena, fue un humorista con el que se podía platicar de todo, o casi de todo, que le valió cultivar amistades con personajes como Mario Moreno Cantinflas, María Dolores del Río y María Félix; escritores y poetas como Juan José Arreola, Alfonso Reyes, Amado Nervo, Salvador Novo y Juan José Tablada y cantantes como Pedro Vargas y el músico y poeta Agustín Lara.

Trató a otros personajes como Charles Lindberg, Vladimir Ilich Lenin, Enrico Caruso, Walt Disney, John D. Rockefeller, Ana Pavlova, Tata Nacho, María Conesa, que lo distinguieron con su amistad. Su ironía fina rayando en el cinismo de reírse de sí, le permitió ganarse a pulso el mote de El Chango; se auto catalogó como una caricatura del ser humano; de ahí sus dibujos burlones y satíricos. En sus cartones humorísticos reivindicó o ridiculizó a políticos, artistas, hombres de negocios, oficiales militares y altos dignatarios del clero.

En sus trabajos encontramos expresiones que describen la guerra y la paz, la vida  y la muerte, la niñez y la vejez. Con el pincel o con el lápiz, pintó lo mismo la vida cotidiana de México rural y citadino; sus temas fueron inspirados tanto por el mexicano de a pie, como el más encumbrado; su  profesionalismo se reflejó en sus aportaciones al color, perspectivas, manejo de líneas, acabados y detalles diversos, que ilustraron los primeros libros utilizados en las jornadas alfabetizadoras de maestro José Vasconcelos. Por muchos años los laboratorios Bayer también requirieron de sus servicios como dibujante. Sus primeros trabajos artísticos, siendo apenas un jovencito, sorprendieron a sus maestros de primaria en su natal Huatusco, por lo que en 1906, encabezados por el Jefe político de la región, Joaquín A. Castro, lograron becarlo para realizar estudios en la Academia de Pintura y Escultura en San Carlos de la ciudad de México, donde fue orientado por los maestros Germán Gedovius, Daniel del Valle, Carlos Lazo Servín y Roberto Montenegro. El reconocimiento fue unánime: alumnos y maestros lo ubican como un joven virtuoso.

pag 6 teodoso navidad2Durante el gobierno del presidente Madero, con quien el joven Cabral, no comulgaba con su forma de gobernar, publicó una caricatura que incomodó al presidente, quien lejos de encarcelarlo lo apoyó para que se fuera a estudiar a Paris. Por ese entonces Cabral colaboraba en la revista semanal Multicolor. Entre 1912 y 1914, en Francia, el joven Cabral trabajó y estudió. Apenas rebasaba los veintitrés años y su estadía en la capital Luz, templó su carácter. Tuvo contacto con Fidas Elizondo, Diego Rivera y con su antiguo maestro Roberto Montenegro. Sus dificultades empezaron con la muerte de Francisco I. Madero, su vida cambió radicalmente. Allá lo sorprendió el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Apoyado por don Isidro Fabela, ministro de México en Francia, viajó a Madrid y posteriormente bajo su recomendación se le nombró agregado militar en Argentina (1915-1918). En ese país, aprovechó su estancia para colaborar en periódicos La Nación, El Tiempo, y El Mundial; revistas  Caras y Caretas, I.G.B., Proteo y La Pluma y algunas esporádicas colaboraciones en La Revista Popular y Los Diez, de la república de Chile. Regresó a México, en 1918, para entonces El Chango Cabral, era un consumado artista, con reconocimientos internaciones.

Ernesto García Cabral

El Chango Cabral, hombre polifacético, se distinguió como deportista en la lucha grecorromana; talentoso bailarín de tangos y fue considerado como pionero del cine mudo en nuestro país.  En la Ciudad Luz, el joven Cabral, colaboró en las revistas de humor Le Rire, Le Ballonnette, La vie Parisien, entre otras. En la ciudad de México, participó en El Alacrán, El Ahuizote (el de 1911), Multicolor, Excélsior, Revista de revistas, La Tarántula, Las Edades, Frivolidades y Fufurúfu. Fue fundador de la revista Fantoche.  Entre 1919 y 1935, en un intenso trabajo ilustró semanalmente las portadas de la Revista de Revistas, que fueron verdaderas obras de colección; sus temerarias caricaturas muchas de ellas llenas de picardía, aparecieron diariamente las páginas del periódico Excélsior. En 1934 presidió el Sindicato Nacional de Dibujantes; siete años antes de su muerte, El Chango Cabral ganó el premio Mergenthaler. En 1943, pintó el mural Historia espiritual del Valle de México, en el Museo de Toluca.

*La Promesa, Eldorado, Sinaloa, Octubre 2014.
Comentarios y sugerencias a teodosonavidad@hotmail.com

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.