Un compositor Sinaloense

Por: Mario Arturo Ramos

un compositor sinaloenseEl invierno “culichi “es como la canción popular de esa tierra; agreste o tierno, intenso o ligero, como las canciones de amor o desamor que inspiran a sus creadores sinaloenses. Una tarde de la cuarta estación, al llegar a la redacción del informativo cultural originario de la Atenas de Sinaloa, encontré a una mujer de mediana edad, la cual se identificó como Olivia Lasseter, de oficio maestra en educación.

Planteó que su padre era compositor, que había leído La Voz del Norte y deseaba ver la posibilidad de que publicáramos algunas de sus canciones; de un sobre amarillo sacó unos textos escritos en mayúsculas
de la autoría de su progenitor con mucho cuidado, como si mostrara un tesoro mitológico, las puso a mi vista.

Después de leerlas con atención, le señalé que no es política del periódico publicar mitades de canciones- el texto es el 50%- y generalmente se presentan con el guion musical el otro 50% donde está la notación sonora, por lo tanto dije estas no son canciones, son cantinelas –letras de canciones- Sin embargo le propuse que en una próxima visita vería la posibilidad de entrevístalo. Al marcharse Olivia reflexioné sobre el amor filial.

Al poco tiempo se comunicó Oscar Lasseter Izabal, el compositor y en un breve dialogo telefónico le conté del amor que tengo al Derecho e Autor y su necesidad que se tiene de q se respete y se ejerza; añadí que completo no se pueden grabar las canciones sin el permiso de los compositores/autores o titulares y que entre los autores y compositores la obligación es un mandamiento; que dicho de otra manera si entre nosotros no respetamos las obras y sus derechos morales y patrimoniales ¿cómo reclamarle a los que violan los derechos autorales?.

Un inicio de semana, de esos en que la enfermedades laceran, Olivia y Oscar llegaron a la oficina; el diálogo/entrevista se llevó a cabo en una mesa redonda, donde atiendo de vez en vez las funciones de periódico. Este es un extracto de aquella charla amigable de mediodía.

P.- Oscar, ¿dónde nació y su oficio?
R.- Nací en Navolato- el poblado hoy ciudad, – a la que Severiano Briseño cantó en el Sinaloense, desde Navolato vengo…-, el nueve de octubre de 1937, soy compositor e intérprete, agregó: no estudie música, no ejecuto instrumento de música, comienzo mis canciones con una frase literaria que se me ocurre, más tarde creo la melodía y al final le acomodo la letra completa.

Su comentario obligó a que externara sobre lo que se conoce como “compositores de silbido,” quienes igual que los pájaros crean a partir de la melodíahay ejemplos sobresalientes como el de José Alfredo Jiménez- y la necesidad y responsabilidad como artista so que aspiren a serlo, de nutrir su percepción y su buen gusto, escuchando buena música- no hay más que buena o mala- y de esta manera ayudar a florecer el resultado artístico con conocimientos y disciplina , no hay otra forma dije en voz alta de ser mejor en su profesión, si no termina en ser copia de la copia. Seguí la charla Con Lasseter Izabal y pregunté ¿cuáles considera sus mejores logros?

R.-En los años setentas gane un concurso de canciones estatales y en otro quedé en segundo lugar, el primer lugar fue con el tema “Deseo de Navidad” y el segundo lugar:”Amigo carcelero”, desde luego las 11 producciones discográficas que he realizado de manera privada y para regalarlas a familiares, amigos y conocidos, son de importancia, ya que esa es mi faceta de intérprete.

Corría el tiempo y llegaba el momento de despedirnos con las últimas preguntas. ¿Oscar si un compositor adolescente se acercara a usted y le pidiera u consejo para seguir la ruta de la creación de canciones, que le dría?

R.- Que hiciera temas románticos, amorosos, la vida necesita del amor para seguir, el mundo violento ahí está y el amor es el otro lado, entonces hay que cantarlo. Tengo más de noventas y seis canciones y la mayoría son sobre este tema, otras son sobre pueblos y ciudades de las cuales me he enamorado. Para finalizar Lasseter ¿algunos nombres de sus producciones discográficas y un deseo que tenga?

R,- Voy a tres “Altata”, “Mi última canción”, “Ecos de la Revolución”. Y, un deseo? ¡claro, que me grabaran cantantes de éxito para difundir mi obra!

Terminó la plática con el compositor/cantor y Olivia, que todo el tiempo mostró su cariño y admiración a su papá. Al marcharse el entrevistado y su hija, pensé en el amor familiar, el respeto a la tercera edad, y el orgullo por la labor creativa. Entonces decidí contrala política de no publicar medias obras, compartir con los lectores la letra de una de las canciones y una imagen de un compositor sinaloense: Oscar Lasseter Izabal

LA FUERZA DE ESTE AMOR.
Ha vuelto a despertar
un nuevo amanecer
en mi alma triste
has regresado a mi,
pues sin tener razón
un día de mi te fuiste.
No puedes tu negar
que fue de ti el error
cariño mio
y el tiempo que pasó
me dio a mi la razón
y hoy estás conmigo.
La fuerza de este amor
que existe entre los dos
revive nuestra historia
de esta gran pasión
torbellino de amor
que me arrojó a la gloria.
No quiero ni pensar
las penas que pasé
el día que tu te fuiste.
Comprende tu mi amor
he vuelto a sonreir
desde que tu volviste.
No puedes tu negar
que fue de ti el error
cariño mio
y el tiempo que pasó
me dio a mi la razón
y hoy estás conmigo.
La fuerza de este amor
que existe entre los dos
revive nuestra historia
de esta gran pasión
torbellino de amor
que me arrojó a la gloria.
No quiero ni pensar
las penas que pasé
el día que tu te fuiste.
Comprende tu mi amor
he vuelto a sonreir
desde que tu volviste.
Letra y Música:
Oscar Lasseter Izabal

* Autor e investigador

Tags:

Deja un Comentario

*