DestacadosEstatal

MANLIO TIRADO LÓPEZ

Por domingo 15 de noviembre de 2020 Sin Comentarios

ENRIQUE HUBBARD URREA

Originario de El Rosario, donde nació el 25 de julio de 1938,Tirado López hizo sus primeros estudios en El Rosario, y cursó secundaria y bachillerato en la preparatoria de Mazatlán. en 1957 emigró a la Ciudad de México para ingresar a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Datos de la biografía escrita por Faustino López precisan que Manlio Tirado empezó a escribir en el popular, periódico local de corta circulación; en 1961, Arnoldo Martínez Verdugo lo incorporó en la dirección de La Voz de México, órgano del comité central del Partido Comunista Mexicano, donde permaneció hasta 1970.

El periodista también escribió en El Imparcial, de Hermosillo, en El Porvenir, de Monterrey, y en El Dictamen, de Ciudad Obregón (hoy desaparecido), de 1971 a 1978.

En 1979, al triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua, en la que su hermano Víctor formaba parte de los 9 comandantes del politburó revolucionario, Manlio se fue a radicar a Managua, como corresponsal del periódico mexicano Excélsior, donde permaneció hasta 1990. De regreso en México en 1997, el periodista rosarense se incorporó al diario Noroeste como jefe de información y, a partir de 2000, en la sección de investigaciones especiales, ya desde 1978 era corresponsal de Nicaragua y colaborador de noroeste de Mazatlán. Publicó 10 libros de su quehacer periodístico, que abarca desde sus inicios.

Durante dos años, Manlio recorrió el Valle del Yaqui, donde conoció los campos agrícolas más desarrollados de México, algo que le serviría para no dejarse sorprender por los soviéticos cuando le mostraban sus campos en Ucrania y le aseguraban que eran muy modernos, pura propaganda política.

Es en Hermosillo donde entra en contacto con el Partido Comunista, del que se convierte en miembro. Dos años después, de Hermosillo viaja a Tijuana, donde no encuentra la ciudad que pensaba, así que regresa a El Rosario a visitar a sus padres y de ahí a Monterrey, donde pide trabajo en El Porvenir, el periódico preferido por los regiomontanos en esa época. En Monterrey trabajó un año, en 1961, pero el Partido Comunista lo llama de regreso a Sonora a difundir su propaganda, se regresa y entra a trabajar en el periódico El Dictamen. En 1962, Manlio es enviado a Moscú por el Partido Comunista, a una institución internacionalista donde se preparaba a los cuadros comunistas, ahí estudia las grandes obras de Carlos Marx y Lenin, bebe vodka y chapurrea un ruso que se le olvidará con el tiempo.

Al finalizar el curso, los soviéticos le ofrecieron llevarlo a conocer la zona del país que prefiera y pide ser llevado a Ucrania, a conocer los campos agrícolas que pregonaba el comunismo como los más modernos del mundo.

«Pero cuando llego a Ucrania y veo los campos agrícolas y los comparo con los campos del Valle del Yaqui, me di cuenta que eran inferiores. Tenían su desarrollo, pero no llegaban a nuestro nivel en agricultura». Manlio no les dice nada a los soviéticos, se guarda sus impresiones, pero su fervor comunista comienza a apagarse y 10 años después cierra ese capítulo y sigue en el único sendero que nunca abandonó: el periodismo.

A mediados de los 60, Manlio conoce a una hermosa comunista llamada Ana Victoria Jiménez. «Me caso con ella, rentamos un departamento en la colonia Obrera, tuvimos un hijo, Ramón, me asiento».

Decepcionado del comunismo y acuciado por los gastos de una familia, Manlio decide dejar su trabajo en 1970, pero sabía que su condición como comunista sería un problema para encontrar trabajo en otro periódico, así que acepta un trabajo para la televisión, haciendo un programa para campesinos de Guanajuato. Los años dedicados a la televisión se convierten en un periodo de transición, que terminan cuando es llamado a una revista de la UNAM, donde edita trabajos de investigación en una publicación mensual.

La editorial Nuestro Tiempo lo llama a editar libros, mientras su matrimonio comienza a naufragar, hasta que la joven pareja decide separarse en buenos términos, continuando una relación de amistad que aún sobrevive.

A principios de los 70, Manlio se pone en contacto con Silvino Silva, director de Noroeste y rosarense como él. «Desde entonces comienza mi relación con Noroeste».

Manlio se convierte en una especie de corresponsal para Noroeste en la Ciudad de México, entrevista a los políticos, escritores y empresarios que comenzaban a hacer carrera en la capital, además el diario le solicitaba temas de interés para sus lectores en Sinaloa. Ahí entrevista a un joven Enrique Jackson, a Francisco y Jaime Labastida, y a todos los sinaloenses que comenzaban a destacar.

En esos años realiza varios reportajes que llaman la atención de periódicos como Excélsior, donde comienza a escribir para la revista Plural, dirigida por Jaime Labastida. Manlio convence a Excélsior y es enviado a Nicaragua, donde viviría 11 años reportando los sucesos que enfrentaban a la pequeña nación centroamericana con Estados Unidos.

Muchos de sus reportajes se convirtieron en libros, sobre la guerrilla en México, las elecciones, el petróleo mexicano, la lucha armada en el Salvador, la Revolución Sandinista y su preferido, un volumen de conversaciones con el poeta nicaragüense, José Coronel Urtecho.

SUS LIBROS

*10 años de guerrillas en México

*El problema del petróleo: Tabasco, Chiapas y el
gasoducto

*¿Qué opina el mexicano de las elecciones?

*La crisis política en El Salvador

*Conversando con José Coronel Urtecho

*La Revolución Sandinista

*El Tapadismo

*El 10 de junio y a izquierda radical

*La nacionalización de la banca privada en México

*Como México no hay dos

MEDIOS EN LOS QUE TRABAJÓ

El Popular

El Imparcial

El Porvenir

El Dictamen

La Voz de México

Excélsior

Noroeste

Manlio se ancló en Noroeste por el resto de su vida, y en 2010, me hizo el honor de presentar mi libro «Nacionalidad, Ciudadanía y Voto en el Extranjero», en Mazatlán. Murió el 17 de marzo de 2017 precisamente en Mazatlán.

Embajador de México en retiro

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.