DestacadosLocal

LAS SINDICATURAS DE MOCORITO

Por jueves 15 de octubre de 2020 Sin Comentarios

JUAN SALVADOR AVILES OCHOA

Al desaparecer los distritos y convertirse en municipios, en Mocorito las alcaldías de Angostura, Capirato, San Benito y El Valle pasaron a ser sindicaturas.

A partir del primero de enero de 1917, la sindicatura de Angostura se convirtió en municipio libre. Posteriormente, a través del decreto número 7, expedido por el H. Ayuntamiento el 19 de noviembre de 1919, la comisaría de Guamúchil se convierte en sindicatura. El 31 de enero de 1931, mediante el decreto número 14, la sindicatura de Capirato cambia su denominación, y sede, a sindicatura de Pericos, entrando en vigor una vez que el Congreso del Estado, el 31 de mayo de 1932, ratificó el acuerdo municipal. En 1954, en reunión de Cabildo celebrada el 11 de noviembre, se acuerda la creación de la sindicatura de Rosa morada. De igual forma, el 18 de octubre de 1956, se decide instituir la sindicatura de Cerro Agudo, entrando en vigor el primero de diciembre del mismo año al ser aprobado por la legislatura estatal. El primero de enero de 1963, inicia la municipalidad de Salvador Alvarado, con la misma extensión comprendida por la sindicatura. Por su parte, la sindicatura de Melchor Ocampo fue establecida a través del Decreto número 4, expedido por el Cabildo el 19 de septiembre de 1983, el cual fue refrendado por el Congreso del Estado el 20 de marzo de 1984.

Por su privilegiada ubicación geográfica, la sindicatura de Pericos es la de mayor población. Por esta sindicatura cruzan las dos carreteras que pasan por el Estado, de norte a sur. Posee el valle agrícola de mayor superficie de riego en donde se siembran granos, hortalizas y frutas.

En ella también se desarrolla una importante actividad ganadera. También existe una significativa superficie de temporal en la zona serrana de Capirato y sus alrededores. En la cabecera de la sindicatura se lleva a cabo una gran actividad comercial, así como en la zona comprendida por las comunidades de Recoveco, Caimanero y Guamuchilera. La cobertura educativa de secundaria da servicio a la mayor población con esa edad escolar y la educación media superior es proporcionada por el COBAES en la cabecera de la sindicatura, el CBTA de Recoveco y un telebachillerato comunitario en Comanito. La mayor parte de la población en edad de cursar estudios universitarios asiste a la capital del estado.

En la sindicatura de Melchor Ocampo también se desarrolla una importante actividad agrícola de riego. Por la sindicatura cruza una de las dos carreteras que pasa por el estado. Hay cobertura de servicios educativos del nivel secundaria y el bachillerato se proporciona en una comunidad vecina del municipio de Angostura. Tres de sus cinco comunidades cuentan con un centro de salud que le permite atender a la mayor parte de su población.

En las sindicaturas de El Valle y Cerro Agudo se lleva a cabo la actividad agrícola cacahuatera más importante del Estado, ya que casi la totalidad de las aproximadamente 7 mil hectáreas que se siembran del producto se encuentran en sus demarcaciones. De igual forma, en ellas se desarrolla una actividad hortícola significativa. En las zonas de Higuera de los Vega y El Valle se desarrolla la siembra del cultivo de tomate y sandía, cuyo producto se orienta al mercado norteamericano y al centro de la República. Lo anterior permite una generación de empleos importante para los habitantes de dichos lugares, a lo largo de todo el año. En ambas sindicaturas se encuentran pozos profundos que abastecen de agua a la mayor parte de la superficie agrícola. La cobertura educativa básica está suficientemente atendida y el bachillerato se proporciona en la sindicatura de Cerro Agudo por una escuela de la UAS; en la sindicatura de El Valle se encuentra un plantel de COBAES en la cabecera de sindicatura. Además, existen telebachilleratos comunitarios en El Mezquite y Sauce de los Gámez. En la sindicatura de El Valle, en los terrenos de la comunidad agraria del Potrero de las Perdices, se desarrolla desde hace casi un par de décadas uno de los más importantes centros mineros de extracción de oro del país. Hay servicios de salud en ambas sindicaturas.

En la sindicatura de Rosa morada, también se desarrolla una actividad agrícola de riego considerable. Se tienen unidades de riego y un microclima que permite la siembra de granos y hortalizas que surten el mercado local. La superficie temporal era para la agricultura y ganadería es de consideración. La cobertura de servicios educativos y de salud también es notoria. La educación media superior se ofrece a través de un telebachillerato comunitario ubicado en el Palmar de los Leal.

La sindicatura de San Benito, cuya totalidad de la superficie abierta al cultivo es de temporal y, al igual que las otras sindicaturas, se desarrolla en buena medida la actividad ganadera. Cuenta con servicios de salud, y bachillerato de COBAES en la villa de San Benito y Santa Rosalía. La zona comprendida alrededor de El Potrero de los Gastélum es una de las más importantes de la región.

La mayor parte de las sindicaturas del municipio tienen infraestructura carretera y un patrimonio cultural, edificado e inmaterial, que con una planeación adecuada les puede permitir atraer proyectos turísticos sustentables e incorporarlos a las rutas turísticas del estado. Pericos, Capirato, Comanito, Caimanero, Higuera de los Vega, El Nacimiento, El Progreso, Palmar de los Leal, Cerro Agudo, El Valle, San Benito y Rosa morada, por mencionar algunas, cuentan con edificios arquitectónicos de interés que pueden apuntalar estas intenciones.

Adicionalmente, fiestas tradicionales, varias de ellas centenarias, como la fiesta de la Purísima Concepción en la cabecera municipal, la de San Isidro en El Valle, la de San Antonio en Boca de Arroyo, la de San Rafael en Cerro Agudo, la de San Juan en Capirato. Así mismo, las famosas fiestas San Benito, el Ranchito de los Gaxiola y Mazate de los Sánchez, con sus famosas carreras de caballos y coleadas, son un capital importante que adecuadamente planeado se puede explotar para el desarrollo de las comunidades. La gastronomía, las artesanías y otras actividades complementan la posibilidad de desarrollar proyectos turísticos de interés.

Más allá de ser simples demarcaciones administrativas y territoriales, las sindicaturas de Mocorito son resultado de importantes procesos de construcción social, proyectan identidades de una gran dignidad histórica, y contienen en su geografía múltiples potencialidades para relanzar el desarrollo económico, cultural y social. Por ello es importante potencializar sus fortalezas creando mayor y mejor infraestructura, a la par de desarrollar proyectos que asienten a la población en sus comunidades y que vivan mejor.

Cronista y presidente de la Corresponsalía en Mocorito
Del Seminario de Cultura Mexicana

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.