DestacadosEstatal

MIGUEL V. LAVEAGA GUERRERO, UN GENERAL SINALOENSE REVOLUCIONARIO PARTE 2 Y ÚLTIMA

Por miércoles 30 de septiembre de 2020 Sin Comentarios

FÉLIX BRITO RODRÍGUEZ

Miguel V. Laveaga fue una persona que realizó una importante trayectoria militar hasta llegar a ostentar el grado de general,aunque no provino precisamente de una clase desposeída, puesto que su familia era propietaria de minas y haciendas agrícolas, ganaderas ubicadas entre la serranía limítrofe de Durango y Sinaloa, optó por la rebelión armada como medio para lograr las transformaciones políticas, económicas e ideológicas que México demandaba y que el antiguo régimen porfirista no estaba dispuesto a ceder.

Gracias a la descripción que Carlos Basave del Castillo Negrete realizó sobre el carácter del General Vicente V. Laveaga Guerrero, en su libro Notas para la historia de la Convención Revolucionaria sabemos que “era un tipo pintoresco, un campesino muy ladino que entendía las cosas al vuelo y atraía a la tropa con sus ocurrencias, su hombradas y una desbordante alegría.” Era además un políglota pues hablaba cinco idiomas: inglés, francés, tarasco,tepehuano y su lengua materna (español). Se casó en San Ignacio, Sinaloa con Margarita Escobosa López, con quien procreó dos hijos, Miguel y Adrián.

El 1 de agosto de 1913, fue designado jefe de la región Occidental de Durango. A fines del citado mes recibió noticias de que la plaza de San Ignacio, Sinaloa, había sido ocupada por el ejército de Victoriano Huerta y que se disponían a invadir Durango, motivo por el cual marchó hacia dicho lugar, incorporándosele en la marcha el General Rafael Buelna y Vidal Soto, conjuntando fuerzas emprenden ataque al poblado, donde se guarnecía el ejército huertista, mismo que derrotan tras doce horas de combate, entrando triunfante a San Ignacio el 10 de septiembre de 1913, pasando por la armas al Capitán Primero del ejército huertista Otilio Ozori.

Ordenó al Capitán Zacarías Meraz marchar sobre la importante plaza minera de Guadalupe los Reyes, sitio del cual se apodera el 20 de septiembre de 1913.

El 26 de septiembre del mismo año, sus fuerzas marcharon rumbo a Ajoya, con el fin de incrementar el contingente de soldados revolucionarios y acudir al encuentro del General Martín Espinosa, quien le solicitó apoyo para marchar rumbo al territorio de Tepic, destinando para tal efecto 500 hombres y el monto de 500 pesos.

Posterior a la campaña de Tepic, la fuerza de Laveaga marchó a Culiacán, en el trayecto se une a las fuerzas de Mariano Arrieta, quien también se dirigía rumbo a esa plaza. Encontrándose en lo que hoy es la colonia El Barrio, se dirigió rumbo al Palmito, Culiacán, poniéndose bajo las órdenes del General Álvaro Obregón, prestando así sus servicios en la toma de la ciudad que concluyó el 15 de noviembre de 1913.

En enero de 1914 fue ascendido a Coronel e incorporado al Ejército del Noroeste. Obregón le nombra como segundo Jefe de la Columna Hill y Jefe del Segundo Batallón de Sonora. En el transcurso de la marcha que el citado Ejército del Noroeste sostuvo hacia la capital de la República, Laveaga concurrió al sitio de Mazatlán sostenido durante los meses de abril y mayo; participó en los combates de Orendáin y La Venta, y en la toma de Guadalajara en julio. El 15 de agosto, finalmente el Ejército del Noroeste arribó a la ciudad de México y un mes después de su arribo a la capital, Laveaga fue ascendido a General Brigadier. Participó en la Convención Revolucionaria de Aguascalientes y aunque partidario del general Obregón, votó el 31 de octubre por el retiro del Primer Jefe Venustiano Carranza. Sin embargo tras la escisión Villa-Carranza, Laveaga permanece fiel al grupo constitucionalista.

Participó en la batalla de Celaya comandando la primera brigada de infantería de la división del Noroeste, contra las tropas al mando del General Francisco Villa. Obtiene el grado de General Brigadier.

A principios del año de 1917 contiende por la gubernatura del estado de Durango contra los igualmente candidatos y generales Domingo Arrieta y Enrique Nájera, es derrotado en la elección popular y a mediados de 1917 la Secretaría de Guerra le comisionó para que emprendiera una campaña en el norte de Durango en contra de las partidas de villistas que dispersas merodeaban por la región y en agosto del citado año fue nombrado por la misma dependencia como jefe de la columna expedicionaria del norte. Posteriormente se le comisiona como Jefe de Operaciones militares en el estado de Tlaxcala. En 1918 combatió las fuerzas de los zapatistas en Puebla. Durante los meses de septiembre y noviembre de 1919 se le comisionó en la persecución del General Francisco Villa en Durango.

En 1920 se adhiere al plan de Aguaprieta, en contra del régimen del presidente Venustiano Carranza. Casi una década después participa en una nueva rebelión, la escobarista (1929), en contra del presidente interino Emilio Portes Gil, rebelión que fue aplastada militarmente por el General Calles, motivo por el cual Laveaga fue dado de baja del ejército nacional. Se retira de esta forma de la vida militar y se dedica a sus empresas mineras y agrícolas localizadas entre Durango y Sinaloa. A fines de la década de 1930 y principios de 1940 fijó su residencia en su terruño natal, San Ignacio, donde además de atender sus empresas se dedicó al trabajo político, de enero de 1939 a diciembre de 1940 formó parte del cabildo municipal. Tras la renuncia a principios de 1940 de Ignacio Z. Valdez, presidente municipal electo, se designó al primer regidor suplente a Adrián Manjarrez Laveaga como presidente municipal sustituto, sin embargo y debido a que Manjarrez optó por declinar asumir el cargo, que por ministerio de ley le correspondía, el Congreso local, nombró a Miguel. V. Laveaga como primer regidor Presidente municipal sustituto a partir del 17 de julio,culminando su responsabilidad como primer Edil el 30 de diciembre de 1940. Fue arteramente asesinado en 1941 en inmediaciones del poblado de San Ignacio, Sinaloa.

Profesor e investigador de la Facultad de Historia/UAS

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.