DestacadosEstatal

UNA PANDEMIA RECORRE EL MUNDO

Por viernes 15 de mayo de 2020 Sin Comentarios

GILBERTO J. LÓPEZ ALANÍS

En 1848, Carlos Marx y Federico Engels publicaron el Manifiesto del Partido comunista que empezaba con esta frase “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo».

Hoy el Covid-19, recorre el mundo como un auténtico fantasma, su terrible presencia tiene miles de rostros y lo acompaña la parálisis económica general; a esto se le ha llamado “Recesión por el cierre de actividades económicas”, afectando la vida completa de la población.

El supuesto peligro del comunismo del siglo XIX y XX, que tanto afectó el desarrollo de la clase obrera y su lucha política, desembocó en contiendas tan intensas como las revoluciones nacionalistas en diversos países y continentes que terminaron en dos guerras mundiales y ocupaciones terribles, como productos de una revolución industrial donde se buscó apropiarse de las materias primas y grandes contingentes de la mano de obra sujetas a regímenes de explotación donde el factor trabajo como componente orgánico del capital, tuvo deterioro en su remuneración y prestaciones.

En todo esto, el capital financiero marcó la pauta con inversiones en el avance técnico incorporado a la industria de las armas y la guerra transformando las concepciones de lo militar, la diplomacia, la formación de bloques económicos y de países, aparte del arte y la vida cotidiana.

La diáspora de aquel fantasma anunciado por el Prometeo de Treveris y el renegado de Manchester, hoy tiene un referente con un significado más cruel, que paraliza la acción física del humano y lo empobrece a grados superlativos. La fuerza de trabajo no tiene trabajo; el pequeño empresario no tiene empresa; el educando perdió la función humana y social de su escuela. La escuela como espacio del disfrute lúdico, en perspectiva desapareció y los docentes ya no sabrán quienes son sus alumnos.

De aquel fantasma ya no queda nada; el progreso técnico y la aplicación de las tecnologías han inventado otra naturaleza del trabajo, en ciertas áreas de la producción; De aquella Teoría de la Enajenación, gestada en los Manuscritos Económicos y Filosóficos, se ha pasado, después de un largo proceso de especulación, emociones y razonamientos, a esta realidad, donde los mandarines pontifican sobre nuestras precarias necesidades, tratando de mantener el poder político y económico.

Este nuevo fantasma del cual aún no encontramos su mejor denominación, muestra los resquicios de lo que es permanente; la búsqueda de la ganancia. No existe discurso que la invalide, ni moralidad que pueda combatirla, ahí está desnudando a los nuevos adalides; quedando en el aire la radical pregunta, ¿Existe alguna reserva moral e histórica para soportar lo que viene?

Ya se convirtió en un lugar común la afirmación de que nada será igual; si, nada será igual, se acrecentarán las diferencias, lo efímero y lo líquido será un lujo difícil de conseguir. El asidero espiritual tendrá que buscarse en las palabras sublimes que genera la circunstancia y el sentido trágico de la vida obligará a vernos en los místicos y pecadores, nunca como hoy TU, estarás en el centro, a pesar de que te han arrebatado tu movilidad, sin embargo has encontrado el sentido de vivir una etapa única, en la historia de esta civilización.

Director del Archivo Historia de Sinaloa

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.