DestacadosEstatal

HOMEOPATÍA EN TIEMPOS DE EPIDEMIAS

Por jueves 30 de abril de 2020 Sin Comentarios

ROGER LAFARGA

Retomando el tema sobre Medicina Homeopática, en esta ocasión, a propósito de su utilidad en las epidemias, cabe mencionar:

1750, Europa, la medicina oficial ofrecía en la práctica resultados desalentadores, iatrogénicos y letales: calomelanos (compuestos a base de mercurio), láudanos (opio en diferentes presentaciones), purgantes, vomitivos, cauterizaciones, sangrías y otros procedimientos a cual más de cruentas e ineficientes eran oficio terapéutico cotidiano.

Samuel Hahnemann, (Meissen, Sajonia, 10 de abril 1755, París 2 de julio 1843), se tituló como médico en Lipzig, 1777.

A él se atribuye haber introducido la práctica de la cuarentena en el reino de Prusia, estando al servicio del duque de Anhalt- Köthe, su protector.

Pero después de la muerte de dos de sus hijos a quienes la medicina no pudo salvar. Se retiró desencantado de la práctica médica, en 1789,

Políglota, se dedicó entonces a traducir para vivir y en una de las materias que tradujo, observó algo que le recordó la ley de semejantes en medicina, máxima enunciada por Hipocrátes de Cos, padre de la medicina occidental: “lo semejante se cura con lo semejante” Similia Similibus Curantur.

Supo por esa traducción que la corteza de la quina (Cinchonaofficinalis), que servía para atenuar los síntomas del paludismo, también producía síntomas semejantes al paludismo en individuos sanos que ingerían la pócima terapéutica.

Entonces dedicó su vida, recursos y conocimientos a investigar tales fenómenos, hasta que descubrió la forma como funciona el “Vis medicatrix natural” o Fuerza curativa de la naturaleza y otros interesantes principios, con lo que dio método a lo que hoy conocemos como Medicina Homeopática.

La Homeopatía es en realidad muy sencilla, se trata de la aplicación de la ley de semejantes a la práctica médica; no obstante ello, para su entendimiento y correcto procedimiento terapéutico, resulta indispensable recorrer ciertos velos propios de criterios establecidos a fuerza de sistematizar una suerte de guerra contra las enfermedades, mientras pasa a plano secundario el enfermo, verdadera razón de ser y objetivo de la práctica médica en principio, para alcanzar el fin ulterior: la especie. “No basta el aseguramiento del individuo, que es fugaz, importa más el aseguramiento de la especie” Dr. Higinio G. Pérez, fundador de la Escuela Libre de Homeopatía de México.

Quiero destacar las diferencias con que procede cada disciplina porque es justo en esto que los resultados son tan disímbolos:

La práctica alopática aboca sus estrategias y arsenales farmacéuticos a destruir enfermedades, considerando como causa a agentes patógenos o a alguna etiología orgánica y pretende suprimir dicha causa o controlarla y cronificarla hasta accidentar al enfermo y volverlo incurable. Los grandes descubrimientos de la medicina galénica, se alejan cada vez más de lo que es digno de curar en el enfermo y dedican todo esfuerzo a descubrir cada vez fármacos o vacunas más y más potentes y espectaculares; así, la especie humana se debilita y cada vez más se vuelve presa y adicta a ese sistema.

Por su parte, la Homeopatía reconoce la posibilidad curativa en cada paciente y estimula de manera experimentada los mecanismos curativos del propio paciente,que pueden regresarlo a su estado de salud, apoyándose en el principio de individualidad morbosa para prescribir el medicamento homeopático idóneo.

Esto es en parte lo que ha permitido el éxito de la Homeopatía en la práctica terapéutica y, por supuesto, en eventos epidémicos.

Se nos dice a través de los medios de comunicación, que no existe con qué atacar el corona virus, eso es un criterio alopático.

La Homeopatía no procede atacando al virus, pero sí tiene la forma de curar a quien se halle infectado, siempre respetando las medidas establecidas por las autoridades sanitarias.

Véase: Artículos publicados por Ton Nicolai 2009 (español), Jennifer Jacobs 2018 (inglés), Bracho G. Varela, leptospirosis en Cuba 2007. Julio 2014.

Acerca de epidemias de cólera, dengue, tifo, gripe española ,chikunguña, leptospirosis y su exitoso tratamiento homeopático.

*Homeópata – Nutrición CICS IPN-Sinaloa

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.