DestacadosNacional

EL QUERÉTARO ARRABALERO

Por miércoles 15 de abril de 2020 Sin Comentarios

ANDRÉS GARRIDO DEL TORAL

ARRABAL, ARRABAL AMARGO METIDO EN MI VIDA,
COMO LA CONDENA DE UNA MALDICIÓN, TUS
SOMBRAS TORTURAN MIS HORAS SIN SUEÑO, TU
NOCHE SE ENCIERRA EN MI CORAZÓN

TODO, TODO SE ILUMINA CUANDO ELLA VUELVE
A VERME Y MIS VIEJAS MADRESELVAS ESTÁN EN
FLOR PARA QUERERTE…

COMO UN RECUERDO QUE PASA, MIS ENSUEÑOS
SE VAN, SE VAN NO VUELVEN MÁS

Para Alejandro E. Obregón Álvarez, los barrios tienen las siguientes características:

1.- Es un espacio territorial urbano delimitado por la división o traza original de un pueblo o ciudad, mediante los ejes norte-sur, este-oeste, por lo que puede superponerse a la denominación de cuartel o distrito;

2.- Generalmente se refiere a la periferia habitacional o residencial, respecto de un centro que tiene funciones rituales y administrativas generales;

3.- El punto de atracción es la parroquia o la capilla, dedicada a un santo patrono que dará nombre no solamente a dicha parroquia sino a todo el barrio;

4.- Esto da origen a un tipo de organización administrativa, social, familiar, económica y religiosa como las fiestas patronales, organización de mayordomías o creación de cargos civiles y religiosos;

5.- La interacción entre un barrio y otro no obsta para que se tenga la conciencia de pertenecer a una unidad territorial más amplia. Existe la identidad grupal que supone el haber nacido y crecido en un barrio en particular.

Mi estudioso amigo Edgardo Moreno Pérez divide a los barrios queretanos de la siguiente manera:

1.- Barrios del primer cuadro o antigua traza: La Cruz, San Francisquito, Santa Ana y Santa Rosa.

2.- Barrios de la Otra Banda: San Sebastián, San Roque, El Tepetate y El Cerrito.

3.- Barrios de las Lomas: La Trinidad, Santa Catarina, San Gregorio y San Pablo.

4.- Barrios del Noroeste: La Piedad y San Agustín de El Retablo.

La doctora Mina Ramírez Montes encontró en el Archivo Histórico de la parroquia de Santiago el Libro de Defunciones de Indios, de los años 1736-1759, en que se citan los barrios de El Espíritu Santo, San Isidro, Santa Ana, San Antoñito, San Roque, San Francisquito, Santiago, Álamos, San Sebastián, San Nicolás, El Carmen, Santa Catarina, La Verónica, y El Gusano, encontrando como asentamiento indígena a San Pablo lo mismo que a San Juanico, Santa María, San Miguel Carrillo, San Felipe, Buena Vista y Carretas. Por estos datos podemos afirmar nuevamente que San Pablo en sus orígenes más que ser un barrio fue un asentamiento de indígenas que en el siglo XVIII ya existía.

MI BARRIO ES LA GENTE QUE NO ESTÁ, LAS COSAS QUE YA NUNCA VOLVERÁN, SI DESDE EL DÍA QUE ME FUI CON LA ILUSIÓN Y CON LA CRUZ, YO TENGO EL CORAZÓN LATIENDO AL SUR

* Cronista de Querétaro y Doctor en Derecho

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.