DestacadosEstatal

MANUELITA CORDERO PAYÁN

Por miércoles 15 de enero de 2020 Sin Comentarios

TEODOSO NAVIDAD SALAZAR

Siempre estuve convencida que elegí la profesión de mi agrado. No me equivoqué. Siempre me preocupé por actualizarme y motivar a mis compañeros de trabajo a hacerlo.

Quién así se expresa es Manuelita Cordero Payán, mujer de personalidad atrayente. Sus ojos vivaces reflejan su alegría por la vida; su voz es tranquila y segura de lo que habla. Inspira confianza, por lo que la entrevista se desarrolla como si fuéramos viejos amigos.

Manuelita nació en la cabecera municipal de Badiraguato un 9 de noviembre de 1936. Corría el primer tercio del gobierno del General Lázaro Cárdenas con el que se había instituido el primer periodo sexenal presidencial y con él, la inclinación por la educación socialista. No hacía mucho, el país había salido de la guerra interna que dejó al país desgarrado y los maestros estaban jugando un papel trascendente en la transformación social de aquel México rural tan lastimado.

Hija de Adolfo Cordero y Sara Payán de Cordero, Manuelita tuvo la dicha de tener muchos hermanos, Ramón, Teresa, Everardo, José María, Gustavo, Juanita, Guadalupe, Conchita y Adolfo. Nuestra entrevistada realizó sus primeros estudios en la escuela Mercedes C. Díaz en esa cabecera municipal. La influencia de sus padres, que también fueron maestros, la llevaron seguir sus pasos y con el apoyo familiar se inscribió en el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio. Es importante destacar que Badiraguato ha sido semillero de grandes educadores entre los que podemos contar a Praxedis Alarcón, Fidel Olivas, Lázaro Gastélum, Héctor Vázquez Berreaza,Reinalda López Lachica, Belem Payan Navidad, Elsa Uriarte, José Guadalupe Martínez Lugo, Rosalba Salazar Mendoza, Austreberto Aldana, y la propia Manuelita Cordero, por mencionar algunos.

Badiraguato es un municipio de belleza geográfica excepcional; de hombres y mujeres de valía que destacaron en el movimiento armado de 1910, como Eliseo Quintero, Martín Elenes y Valente Quintero; profesionistas brillantes como Raúl Valenzuela y Lugo, Héctor R. Olea Castaños, María del Refugio Báez Santoyo y Rubén Rocha Moya y Víctor Rochín; artistas como Raúl Ramos Payán, Fidel “El compadre” Valenzuela y Abelardo Medina, y qué decir de sus bandas de música como Los Huejoteños, Los Populares del Llano, Los Cortijos y Cortijitos, y Los Porteños.

Manuelita, fue una jovencita estudiosa, la impulsó el apoyo y ejemplo de sus padres y ese vigor que le daban los casi quince años de edad, tiempo aquel en el que estudiaba y trabajaba. En septiembre de 1951 la maestra fue asignada a la comunidad llamada La Cascajosa, perteneciente a la sindicatura de Ciénega de Los Lara, donde sus habitantes la recibieron con los brazos abiertos. Esa fue su primera y grata experiencia frente a grupo. Siendo una jovencita, casi una niña, no tuvo problemas para adaptarse perfectamente a sus juegos, enseñó y aprendió. Aprendió y condujo el proceso educativo con eficiencia. Los niños de Higuera de los Monzón (hoy de Álvarez Borboa), El Llano de los Rochín y El Rincón de los Montes, fueron muy felices teniéndola como maestra, pues disfrutaron su trato humano y enseñanzas.

En 1971, la superioridad dispuso su cambio al municipio de Culiacán, a la escuela Niños Héroes.

Posteriormente prestó sus servicios en la escuela Blanca, en la Colonia Miguel Hidalgo; ahí recibió una invitación de la Dirección de Primarias para integrarse a la Sección Técnica de Educación Primaria.

-La pensé dos veces, porque sabía trabajar frente al grupo y conocía la organización escolar, esa era mi profesión, ese era mi elemento, y no la oficina administrativa. Se me insistió en que me fuera a ese departamento y accedí. Ahí me encontré con el maestro Roberto Hernández Rodriguez. Debo decir que de él recibí un excelente trato. Hombre de talento sin par, atento y capaz; al poco tiempo fue nombrado director Federal de Educación y yo entonces quedé como jefa del grupo técnico durante 5 años.

Después del maestro Hernández Rodriguez, llegó el Prof. Eleazar Robledo Sicarios y al concluir su gestión, lo relevé en el cargo de Director de Educación Primaria, el 10 de junio de 1980 y el13 de agosto de1982, terminé mi comisión con esa responsabilidad- expresa la maestra Manuelita Cordero Payán.

Nuestra entrevistada, regresó a Badiraguato invitada por el entonces presidente Municipal, Guillermo Monzón, para ocupar la Dirección de Acción Social del Ayuntamiento. Tiempo después, siendo don José Caro Medina presidente municipal de Badiraguato, se le confirió la dirección del sistema DIF. Concluida su responsabilidad administrativa se regresó a la ciudad de Culiacán para atender de tiempo completo a su esposo Abel Álvarez Araujo, quien poco antes de esta entrevista había fallecido.

Nuestra entrevistada recibió la medalla al Mérito Magisterial “Rafael Ramírez”, al cumplir justamente los 30 años de servicio. El 1 de diciembre de 1982, causó baja por jubilación en el sector educativo, satisfecha por la labor desempeñada, dando paso a nuevas generaciones de maestros.

¿Qué mensaje daría a la niñez y a la juventud, maestra?Creo que deben prepararse, leer más para que eleven su nivel cultural porque una vez que logremos elevar ese nivel tendremos menos problemas sociales. Más oportunidades de trabajo.¿Maestra estamos perdiendo valores? Yo creo que sí se han trastocado, pero no estamos perdidos, porque en esto, muchos padres de familia y maestros están trabajando. He leído sobre los esfuerzos que hace la Secretaría de Educación Pública para impulsar, para arraigar esa cultura de los valores en los niños y jóvenes, ese esfuerzo, sí vale la pena y todos debemos apoyarlos.

Es cierto que en la actualidad los papás están muy ocupados por llevar satisfactores de primera necesidad a sus hijos, pero los invito a sacrificar un poco de su tiempo para convivir con sus hijos. Lo mejor que se puede reglar a un hijo es la atención y cariño.

La maestra Manuelita compartió experiencias en el ámbito educativo con educadores de la talla de Arsenio Zúñiga, Delia Casillas, Lupita Salazar, José Ríos Angulo, Jesús Valdez entre otros, que sería imposible plasmar en este espacio. Manuelita Cordero Payán, es una maestra jubilada en el ámbito educativo, pero tienen una gran energía, sus planes son seguirse preparando para no quedar rezagada, quiere estar actualizada,perfeccionar el español y lenguas extranjeras es, por lo pronto, su objetivo. Nuestra entrevistada es una mujer vigorosa, fuerte; sus ideales hoy más que nunca están vigentes.

El esfuerzo ofrecido en aras de la educación no ha sido en vano, su aporte es invaluable y no puede dejársele pasar sin reconocer su obra, ha sido la conjunción de sus esfuerzos y dedicación para entregar lo mejor de sí a los niños y niñas de México que hoy son la sangre que impulsa vigorosamente el desarrollo de nuestro país.

La Voz del Norte, órgano de divulgación cultural de nuestra entidad, reconoce en vida, la trayectoria profesional de esta ilustre mexicana.

Nota: Entrevista realizada en el año 2001.

* La Promesa, Eldorado, Sinaloa. Comentarios o sugerencias a teodosonavidad@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.