Estatal

COSTA RICA: ÁLBUM ICONOGRÁFICO (1946-2019)

Por lunes 30 de septiembre de 2019 Sin Comentarios

TEODOSO NAVIDAD SALAZAR

El cronista de Costa Rica, Sinaloa, Benjamín Luna Lujano, tiene un nuevo éxito editorial. Se trata del libro titulado, Costarica: álbum Iconográfico(1946-2019).

Costa Rica, fue el espacio geográfico que dio paso al centro de trabajo que arropó a cientos de familias venidas de distintos confines del territorio nacional. Tierra de promisión, donde se arraigaron esperanzas forjadas en la ilusión de una vida mejor.

El nuevo asentamiento (1945), fue producto del esfuerzo de hombres visionarios que crearon la empresa “Central Sanalona, S. A.”, ellos fueron Manuel Suarez y Suares, Jorge Almada Salido Antonio Hass, Roberto Avendaño, Juan José Ríos, quienes arriesgaron sus esfuerzos económicos para incursionar en la aventura cimentada en el dominio de las turbulentas aguas del río Tamazula en la presa Sanalona, ubicada en los altos de Culiacán. Fuerza física y capital económico se conjugaron para crear el portentoso complejo que posibilitó la consolidación de familias y la formación de otras, con horizontes más seguros.

Este libro que presenta Benjamín Luna Lujano, incansable investigador, nativo de esta comunidad, contiene una serie de postales que reflejan la evolución física del paisaje y de personas. Las imágenes retratan el inicio de una época de esplendor; a través de ellas nos damos cuenta de la impronta que dejan sus habitantes en el espacio físico al transformar lo que antes fue bosque, en campamento;luego edificaciones que dieron paso poco a poco a la factoría y después la traza urbana. Esplendor y ocaso del esfuerzo de tanta gente; riqueza y desgracia, como en cualquier comunidad del mundo.

¿Qué nos reflejan estas fotografías? la imagen obliga a simple vista a ubicarnos en tiempo y espacio. Retroceder a la distancia. Observar, contemplar el paisaje, personas, edificios, lugares, y la transformación que de manera inexorable marcó el tiempo que se fue para siempre jamás.

Campamentos de madera que dieron paso a una traza no muy ordenada; llegada de bienes y servicios; abarrotes, mercados y tiendas de autoservicio; otra ciudad tan distinta y distante de lo que fue el lejano campamento inicial; la fábrica azucarera con mil historias por contar; la de los obreros; el batey, la grúa, las calderas; los campos sembrados de caña, “las jaibas”, tractores jalando carretas cargadas de caña; azúcar, alcohol, sudor, lágrimas, desgracias por descuidos en la operación de la maquinaria. Ocaso del Ingenio que trajo la ruina a muchas familias que tuvieron que dejar el pueblo con la nostalgia mordiéndoles el corazón.

Fotografías de hombres y mujeres que cuando niños soñaron con ser gentes de bien. Equipos deportivos, grupos musicales que en su momento fueron el orgullo de sus habitantes; charlas de gentes viven contando sus glorias pasadas.Imágenes congeladas en momentos que reflejan el frío paso de los años cambiantes.

Muchos hombres y mujeres podrán contar algo más de su tierra y sentirse orgullosos de su pasado y presente, porque allí nacieron, crecieron y se formaron seres humanos de excelencia que han destacado en el deporte, las bellas artes, en la empresa, la academia, en el ámbito profesional, con excepcionales profesionistas. Sólo por mencionar algunos como Amparo Ochoa, Antonio de Jesús, Francisco Soto Leyva, Rubén Pérez León, Guillermo Valdés Fuentes, Jesús Alberto Morales, José Luis Cárdenas Hernández y su hermana Rosa María; Jesús Lemus, Juan Nevárez Castaños, Gabriela Moreno Nevárez; Olivia Balderas Cantú, Agustín Rochín, José Herrera Mares, Silvia Atienzo, José García González, Juan Leyva Higuera; Lupita Dávalos, doña Mercedes Ramírez y el propio Benjamín Luna Lujano.

Saludo este esfuerzo editorial de Luna Lujano, porque nos permite saber de qué están hechos sus habitantes que apostaron a la reconstrucción de su economía, con altura de miras en un futuro mejor. Ocho años de investigación dan como fruto otro libro que viene a sumarse a los ya publicados por este historiador, y que en su papel de cronista mantiene el registro de los acontecimientos de su tierra.

* La Promesa, Eldorado, Sinaloa, septiembre de 2019. Comentaros o sugerencias a teodosonavidad@hotmail.com

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.