Nacional

CLAUDIA TERESA SAUCILLO CALIXTO

Por lunes 1 de abril de 2019 Sin Comentarios

CLAUDIA TERESA SAUCILLO CALIXTO

Nací en Tepeji del Río Hidalgo, y fue en ese pequeño poblado en el que desde pequeña me surgió el interés por tratar de reproducir lo que la naturaleza mostraba, es en ese momento que comencé a imitar a los animales, personas o cosas a través de dibujos y pequeños poemas, me pasaba los días de colegio soñando despierta mientras transcurrían sus clases.

Durante mucho tiempo me dedique a esto de manera autodidacta, hasta que años más tarde pude ingresar a un taller de artes plásticas en la FES-Cuautitlán (UNAM), bajo la dirección del profesor Joaquín Salgado Prado. Posteriormente tomé un pequeño curso con el pintor Zoran Matíc Mata (pintor, escultor y poeta Serbio), y desde entonces he participado en 17 exposiciones colectivas de pintura.

Con el paso del tiempo la pintura no fue suficiente y en la búsqueda de nuevas formas de transmitir lo que la mente y el corazón dictaban, me incorporé a un taller de escultura, ya que en ésta no sólo se muestran las imágenes de una forma plana, sino que a través de moldear el barro con las manos se pueden crear bellas figuras para que puedan ser percibidas a través de los sentidos del espectador. Las esculturas pueden ser observadas en tres dimensiones, mismas que facilitan que el observador de la obra pueda experimentar, aunque sea un poco, el mundo del escultor, lo que lo mueve, lo que lo inspira y percibir más fácilmente el mensaje que se desea transmitir.

Así, recientemente me incorporé al taller piloto de escultura en cerámica de la FES Cuautitlán (UNAM), dirigido por el profesor Miguel Ángel Padilla. En este taller he podido empaparme de este nuevo mundo de formas en el que las manos hablan, experimentar todas las grandes. posibilidades interpretativas ofrecidas ya que en la escultura se puede observar, sentir y respirar la obra, no sólo se modela para crear bellas figuras: se va más allá de la simple ornamentación para lograr transmitir un mensaje, y si al final del trabajo se logra que esto suceda, que el espectador logre percibir, reconocer y entender el mensaje pretendido, es entonces y sólo entonces cuando se considera que se logró el objetivo del artista….

* Autora

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.