Nacional

ÁLAMOS POR SIEMPRE

Por viernes 15 de febrero de 2019 Sin Comentarios

AMÉRICA PINA PALACIOS

Entiendo que Dios me ama mucho, porque cada año estoy con la incertidumbre de si podré asistir al FAOT, este año no fue la excepción y ahí estuve. Llegar a Álamos, entrar en el mundo de la calma y el sosiego, caminar sus calles, saludar a todos los que pasan, sonreír sin cansancio todo el día, parece ser el medio de transporte a otra galaxia, donde la vida es indudablemente mejor que nuestra cotidianidad. Ese fue el inicio de mi crónica 2018, ahora en 2019, con las mismas dudas calcé las sandalias peregrinas y ascendí la sierra de Álamos para repetir el ritual, con la benevolencia que Dios tiene siempre conmigo, todo se repitió con fidelidad, sólo que ahora el programa fue mucho más extenso y de una gran calidad.

Haré referencia sólo a cinco eventos, en forma sencilla, como lo disfrutó la mayor parte del público, que asiste más que nada, por ir a convivir con el pueblo y su gente, a encontrarse con las amistades que cultivó otros años.

El evento que nos recibió por la tarde, fue un conversatorio llamado Para saber quién es quién; la revolución a través de los corridos.

Destacadas historiadoras y dos historiadores: Raquel Padilla, Esperanza Donjuan, Elizabeth Cejudo, Alejandro Aguilar Zeleny e Ignacio Almada, perfectamente coordinados con un dueto musical cantadores de corridos, y una cantante de voz muy fina y agradable, Dora Luz Carbajal con la técnica necesaria para llenar los requerimientos de este tipo de música.

En este Conversatorio, me interesó mucho saber de la muerte del general Álvaro Obregón, detalles que yo desconocía y que como habitante de las tierras yaquis me interesan; saber que integrantes de la tribu yaqui, formaban su cuerpo de Guardia Presidencial en el momento en que fue asesinado, conocer sobre la actuación y vida de relevantes mujeres sonorenses, luchadoras sociales, que en un momento histórico se conjuga con las historias de las soldaderas. En el mismo Museo Costumbrista, disfrutamos también la música de Marketo String Quartet , miembros de la orquesta sinfónica del estado de Sinaloa, dos violines, una viola y un violoncello, cuyos ejecutantes originarios de diversos países, hicieron nuestro deleite mientras cerrábamos los ojos para escucharlos con fruición.

El espacio del Museo Costumbrista, también dio paso a Maazo, quinteto de alientos de madera, músicos venidos también de lejanas tierras algunos de ellos, sus ejecuciones de la más alta calidad. Me permití comentar que hubiera sido muy educativo que nos dijeran los nombres de cada uno de los instrumentos y nos dieran una muestra de su sonido en forma individual.

El Palacio Municipal estuvo engalanado de forma especial cada noche, pero dos espectáculos fuera de serie llamaron mi atención sobre los demás, Misa a Buenos Aires / Misa tango de Martín Palmeri, una dimensión diferente para la misa que conocemos, todos los participantes muy distinguidos, el Coro de Cámara de la Licenciatura de Música de la UNISON, el Quinteto Pitic; Ares Hernández en el acordeón, que no podía faltar, Emmanuel Sabás al piano y la impecable Dirección musical y escénica a cargo del maestro Héctor Acosta. En segundo término, pero no menos interesante, Noche de Gosspel. Confieso que asistí a este concierto, tratando de dilucidar que es el Gosspel, afortunadamente, el maestro Gerardo Kleinburg, gran conocedor, nos explicó detenidamente lo que a continuación escucharíamos, sus orígenes en los cantos de los esclavos negros llevados a E.U. desde África, como la única forma de conectarse con la libertad perdida y su tierra lejana, era a través de estos cantos con los que luego de un tiempo iniciaron su contacto con la religión cristiana. Alexis Daves, mezzosoprano, Earl Hazell, bajo y el coro Ars Antiqua, bajo la impecable dirección y ejecución al piano del maestro Héctor Acosta, nos permitieron disfrutar de algo único que difícilmente volveremos a escuchar por estas tierras; el sentimiento que imprimieron ambos cantantes a sus ejecuciones, nos hicieron vibrar y sentir como nuestra piel se erizaba de la emoción.

Mañana por la mañana, el regreso a casa, con la inquietud de volver el año 2020 a disfrutar de este Álamos que además de culto, lució impecable, como niña de pueblo que ha estrenado vestido en domingo, si Dios permite, volveremos hermoso Álamos.

P.D. El año 2018 no publiqué la crónica.

* Autora / Maestra Jubilada
Ciudad Obregón, Sonora.

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.