Nacional

KANDINSKY… MÁGICA ABSTRACCIÓN

Por viernes 30 de noviembre de 2018 Sin Comentarios

ALBERTO ÁNGEL «EL CUERVO»

Siempre es importante y bello, sentir que guiamos a jóvenes de las generaciones venideras en el camino de la percepción, de la comprensión, del trabajo en el arte y de la magia que la creatividad encierra… Así, sin afán de pensar que mi conocimiento es ni por asomo el suficiente, aprendo al mismo tiempo que comunico lo aprendido a los alumnos con quienes comparto este hermoso camino en el proceso de enseñanza aprendizaje. Esta es una de las razones que me hacen disfrutar de la compañía de quien asista conmigo a museos, exposiciones o cualquiera de las múltiples ofertas culturales que la megalópolis mexicana tiene para sus habitantes permanentes o de paso… Así, tocó el turno a visitar uno de los más emblemáticos de nuestra Ciudad de México, el Palacio de las Bellas Artes, para asistir a la inauguración de una exposición temporal que en una de sus salas se llevaba a cabo. Vasily Kandinsky… Por primera vez, México recibía las obras de este maravilloso pintor y comienzo el recorrido con gran emoción desde el acercarme a este extraordinariamente bello edificio… No puedo evitar el recordar las veces que he tenido el honor de cantar en este cuasi sagrado recinto así como las otras en que he asistido a diversos espectáculos la mayor parte excelentes…
El telón de cristal, al entrar a sala, es un espectáculo per se… Cerca de un millón de piezas de cristal opalescente de 2 centímetros cada una. Adamo Boari, Arquitecto italiano que se encargó de diseñar la primera etapa del Palacio, pensando en el encargo que le habían hecho de que el teatro tuviera un telón que fuese contra incendios, mandó a hacer a la casa Luis C. Tífany de Nueva York, esta pieza excelsa que muestra el paisaje por demás simbólico de nuestra ciudad, de nuestro valle: Los volcanes, silenciosos y arcaicos centinelas… El Popocatépetl y el Iztaccíhuatl…
Tanto impactó en Nueva York cuando lo armaron, que se mantuvo un tiempo breve en exhibición antes de ser enviado por barco a la Ciudad de México. En la reflexión acerca de todo ello, después de lidiar con la señorita de la taquilla porque la credencial que llevaba no era la original según ella, por fin obtengo mi boleto de entrada… Al subir las magníficas escaleras, me regodeo una vez más en la contemplación a distancia de la obra del Maestro Tamayo que impacta todos los sentidos en la muestra mural permanente ahí en el primer piso… Rodeando por ese pasillo, ingresamos a la sala que expone al Maestro Kandinsky por vez primera. Vasili Vasílievich Kandinski en ruso se escribe: Васи́лий Васи́льевичКанди́нский, no importa, se escriba como se escriba, lo importante es observar su obra…
Contagiarse de la emoción que su genialidad motiva. Nacido en Moscú en diciembre de 1866, es considerado como precursor del arte abstracto así como del impresionismo. Cabe señalar aquí, que mucha gente aún, piensa que hablar de arte abstracto es referirnos a manchas sin ton ni son la mayor parte de las veces de manera caótica y sin un “valor” artístico. Nada más erróneo que dicha concepción de este estilo. El arte abstracto, tiene como punto de partida, la contemplación y el, por decirlo de alguna manera, exprimir lo contemplado dejando que su esencia se conserve, se extraiga, se abstraiga… Es decir, de lo que un paisaje, un objeto, una persona, un momento, produce emocionalmente en el pintor, se abstrae lo básico, lo profundo, lo que mayor huella deje… Así, algunos abstraen las líneas, la forma en su mínima expresión, para que, de alguna manera, dada nuestra condición de búsqueda morfológica constante, continua e inevitable en los mecanismos de la percepción e introyección, se conserve la esencia que justifique lo contemplado… Por eso, cuando en alguna pintura de un pintor abstracto se lee un título, debemos buscar la esencia de lo que ese título sugiera, evoque en referencia al momento en que el pintor se vio impactado por el objeto, por el paisaje contemplado…
Kandinsky, si bien es cierto que como parte de su preparación fue acercado al arte desde su infancia, no llega formalmente a dedicarse a él sino hasta su adultez, lo que hoy en día sería considerado un absurdo porque sería calificada como una decisión tardía e inútil. Estudió Derecho y Economía, y dada su disciplina y su inteligencia, fue sumamente repetado en ese campo y así, le fue ofrecida una plaza de docente en leyes y economía misma que, sin dudarlo, rechazó totalmente para dedicarse al arte. Buscó inscribirse en la Escuela de Arte de Munich. Fue rechazado por considerar que no tenía el talento ni la edad suficiente para comenzar a estudiar. Tenazmente, comenzó a estudiar en escuelas particulares y de manera autodicacta. Treinta años tenía… Y cuando salía de su amado Moscú, pudo contemplar una exposición de Monet…
Quedó fascinado con su obra… Quedaría marcado por esa influencia que le llevaría en un mágico camino de búsqueda en su trazo, su color, su estilo… Así pues, la llegada de Kandinsky al trabajo en el arte, pudiera considerarse sui generis. Y digo esto no solamente por haberlo abordado de manera tardía y en forma autodidacta en un principio, sino por los conceptos que fue desarrollando en la pintura gracias a muchas y disímbolas influencias que si bien estaban dentro de las artes, no pertenecían a las artes plásticas propiamente dicho.
Hago aquí un paréntesis para evocar lo que en una ocasión le respondí a mi Maestro de pintura: “¿Qué es lo que quieres llegar a pintar, bodegones, paisajes, figura humana, qué te atrae para aprender a pintar…?” “Música…” “¿Cómo…?” “Música… Quiero pintar música…” “Bueno, todos disfrutamos de escuchar música mientras pintamos, pero te pregunto qué es lo que quieres pintar… Le repetí: ¡Quiero pintar música…! “Pintar con música…” “No, pintar música…” Por más que intentó convencerme de que lo que yo decía era un absurdo, no dejé de insistir en ello… Tal vez por mi necedad, el maestro decidió no darme clase ya más. Por fortuna, tuve que buscar otros caminos, era obvio que el Maestro de mi pueblo, no tenía ni la más remota idea de lo que a Kandinsky le había motivado para la creatividad en la pintura… Por eso, jamás habría podido entender lo que yo, sin conocer tampoco la obra del excelso pintor ruso, buscaba plasmar… Pues bien, Vassili Kandinsky, después de quedar maravillado con la obra de Monet y los impresionistas, se sentía igualmente subyugado por la magia de uno de los más grandes compositores de la historia de la música en el mundo: Richard Wagner de quien decía: “Empujó los límites de la música y la melodía, más allá del lirismo estándar.” De la misma manera, la Teosofía, tuvo gran influencia sobre la obra de Kandinsky…
El postulado teosófico de que “la creación es una progresión geométrica a partir de un solo punto y que el aspecto creativo de la forma se expresa mediante una serie descendente de círculos, triángulos y cuadrados…” influyó en su obra de manera definitiva. Otro considerando muy importante al contemplar la obra del gran artista ruso, es el concepto que muchos filósofos del arte consideran parte de los momentos que toda obra que intente ser llegada a juzgar como arte en un futuro, debe cubrir: La intuición o inspiración, la técnica y la congruencia con su entorno, su origen, su cultura, sus raíces… De este modo, Vassili Kandinsky dice:
“Toda obra de arte, es hija de su tiempo… Muchas veces, madre de nuestros sentimientos…” Como fundador del abstraccionismo, Kandinsky abandona lo escolástico, lo tradicional, lo establecido dentro de los conceptos de arte que la época marcaba como cánones. Y se deja llevar por la necesidad de expresar una profunda emoción interior… El capturar la esencia de lo que en él impactaba le motivaba una sed insaciable de abstraer lo básico de ello para poder plasmar a partir de su interior… Por otro lado, en tanto que Kandinsky tenía formación multidisciplinaria, siempre fue más allá de lo meramente estético, de lo meramente pictórico, de lo meramente considerado como parte del trazo, la forma y el color… Se preocupó por desenmarañar todo lo que le inquietaba… Por ello, investigó desde el punto de vista de la ciencia de la conducta humana, de la Psicología, los “por qués” de las sensaciones, de las emociones que el color deja en el alma humana, cómo afecta, como motiva, cómo va construyendo sensaciones dependiendo de la colorimetría en una obra combinada con la abstracción de trazos y formas.
Por eso, es importante acudir a esta exposición, porque Kandinsky, es el referente básico para entender que la pintura abstracta, no es algo que “cualquiera puede hacer”… No es algo que “hasta un niño pueda pintar”… No es algo que realiza quien no tiene capacidad o preparación para crear una obra figurativa académica o realista…
Definitivamente no… Para entender el arte abstracto, es necesario comprender que Kandinsky, como hace muchos años le epresé a aquel mi viejo maestro de mi viejo pueblo, quiso pintar música… Y lo logró… Por ello se dice que la pintura de Kandinsky es necesario escucharla, no nada más verla y quedarse ahí… Porque la música en su genial capacidad de abstracción, quedó plasmada magistralmente en toda su obra… Por eso influyó y sigue haciéndolo, en el arte contemporáneo con mayor fuerza que muchos otros artistas… Por eso, no se pierda su exposición en nuestro no menos bello y sorprendente Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de Méxido… Salimos de ahí, con una sonrisa en los labios, con una sonrisa en el alma y con la satisfacción de haber aprendido un poco más de quien sentía que aprendía de mí.

* Pintor, intérprete, autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.