Estatal

PARA USTED

Por jueves 15 de noviembre de 2018 Sin Comentarios

JOSÉ DE JESÚS MEDINA

La mujer o el hombre libre, que se encuentra en la procesión de búsqueda de pareja, que aprecia el espíritu del amor y hace de su propio corazón un hogar, a donde puede regresar por siempre. Si mi palabra llegare a desvanecerse en su memoria, volveré ante usted y le diré con mi voz más humilde al espíritu y en palabras más armonizadas a sus pensamientos: La vida es como un largo rio que corre y algunas cosas que no esperábamos volver a ver, vuelven a aparecer en su superficie flotando y más de alguno(a) diría, “no quiero dejar de pensar en quien fue mi pareja y hasta pensé que podría lograrlo“, pero las ideas y esos pensamientos no se matan tan fácilmente como a cualquier ser con vida, y he aquí que la historia se acaba.
Como vemos la historia se repite y se repite en todos lados y en nosotros mismos, por ello no convierta sus acciones en una corriente de impulsividad, de desesperos, no cometa excesos en el amor. Mujeres y hombres de esta procesión de búsqueda de pareja, ¿cuántas mujeres u hombres va a poseer en su búsqueda, o en sus locos desvaríos de anhelos lujuriosos, que hace que su alma se hunda más en su perdición?”, por tanto no se pierda en los pantanos de la lujuria, para que no se pierda en el camino de su búsqueda de la pareja ideal, no cometa los mismos errores, pues las cosas podrían terminar mal, usted debe aprender a soltar aquello que no lo sirve para su vida, pero para ello es necesario comprender eso. En el amor debe haber un gran equilibrio y un gran acercamiento al ser amado. Debe encontrar tiempo fuera de las labores que le dan el sostén de su vida, para descansar, para divertirse y amar.
Modere apetitos sexuales si se desbordan, recuerde que tener sexo no es lo mismo que hacer el amor, siempre trate de mantener su espíritu sereno, para no arriesgarse a perder a su pareja. No olvide que todo ser humano tiene una cabeza, y que cada cabeza es un mundo distinto de pensamientos a otros. Por tanto si no encuentra apoyo en los que le rodean, no se amedrente. Trate de comprender los parámetros con los que está juzgando y cambie a tiempo, lo mejor sería no tener reacciones que después pueda lamentar. En el amor evite discutir con su pareja, cosas leves, intrascendentes y vivir el amor pleno.
No preste atención al menor mal humor de su pareja, mejor tome una actitud distante, utilizando su paciencia, su comprensión y tolerancia natural, para esperar el momento propicio de hablar del tema. La necedad, la ira genera violencia de ambos lados, viva y deje vivir, de lo contrario lamentara su impertinencia si se excede en sus palabras. Como pareja necesitan siempre comunicar sus sentimientos y necesidades, sin odio y reclamos. Si se encuentra dentro de la procesión de buscar pareja, mentalice una y otra vez, que es lo que quiere, lo que busca en su nueva pareja, para que formen un hogar verdadero y que es lo que usted ofrece en esta relación. Esto le llevará a encontrar su ideal, si lo anhela con fuerza y el corazón.
Es de común sabido, que su pareja necesitara más romance y comprensión, que pasión y sexo extremo. Todo es sagrado dentro del corazón compasivo del amor. Disfrute cada momento poniendo más ternura de su parte, su pareja se lo agradecerá. Su actitud, los influjos nacidos así, le darán casi todos los gustos en el amor. No espere que todo el mundo esté pendiente de su forma de ser, sea más considerado y sensible. Nunca olvide que usted no es el centro del universo sea humilde y comprensible.
Es posible que si usted no controla sus arranques intempestivos, viva una crisis que lo llevara a laberintos mentales difíciles, como los que suelen atormentarlo con frecuencia.
Los seres humanos tenemos el derecho de ser vulnerables a los dardos envenenados, de gente envidiosa, de los que se sienten el centro del universo, porque según ellos todo lo saben, y que pueden imponer sólo su pensamiento erróneo sobre viento y marea, los que piensan yo soy así y que, si no te gusta déjame. Hay que evitar su contacto. No debemos dejarnos influir por pensamientos de debilidad, temor y desconfianza. Nadie tiene derecho de esclavizar a nadie con violencia física o moral. No amargue su carácter, y se convierta en ser insoportable para los demás. Debe estar consciente que para dar cabida a nuevos pensamientos positivos, hay que soltar lo viejo que nos lastima, este es el momento para vernos en un espejo y observar que fortalezas y debilidades tenemos en nuestro mundo que hoy iniciamos, que llevo en mis alforjas para tener un porvenir feliz, en mi nueva unión.

* Abogado y consejero matrimonial

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ECOS DEL 68
Siguiente entrada