Local

LA CULTURA EN LOS PROCESOS DE DESARROLLO URBANO

Por jueves 15 de noviembre de 2018 Sin Comentarios

MARÍA TRINIDAD LÓPEZ LARA

La cultura en el contexto de la ciudad es un elemento que estimula la creatividad en todas sus dimensiones; la creatividad es un recurso con alto potencial de desarrollo. Cada comunidad local posee un alto capital creativo, el cual se encuentra inmerso entre sus miembros, es por eso que en la vida cotidiana el hombre de cultura es concebido como el hombre instruido, por otro lado,

frecuentemente se habla de actividades culturales para referirse a las actividades artísticas como el teatro, la danza, la música o la pintura entre otras. Las ciudades hoy en día se encuentran en una fase de transición y en la necesidad de promover un desarrollo más inteligente, sostenible e inclusivo, no solo deben de competir en atractivos turísticos, sino también se necesitan espacios para la ciencia, la cultura, la innovación y la creatividad mientras enfrentan problemas como desempleo, pobreza, y otros. La mirada de la cultura desde la ciudad es un escenario del consumo simbólico que incide notablemente en la manera de cómo se vive, en la configuración misma del espacio por sus artistas y sus medios de comunicación, es decir es una proyección de fantasías tan poderosas como la imaginación misma en el consumismo cultural.
Uno de las operaciones más impactantes a escala internacional ha sido la utilización de la cultura como elemento clave en las políticas y programas de desarrollo urbano a través de la construcción de grandes infraestructuras y equipamientos, como museos, centros polivalentes y parques científicos. En la casi totalidad de estas estrategias el equipamiento cultural y, especialmente, la calidad y atractivo de la arquitectura son concebidos como catalizadores de la recuperación del espacio urbano, el cambio de la imagen de la ciudad donde ocurre y como foco de multiplicación de la actividad económica.
La ciudad moderna debe de ser un espacio innovador, alternativo, diverso, accesible y tolerante para lograr ese cambio y revitalizar la economía local en base al estímulo de las nuevas industrias culturales, entonces la cultura puede ser entendida como el grupo de herramientas y de procesos simbólicos mediante los cuales podemos reproducir una realidad social, de ahí que la calidad de vida de una región está profundamente ligada con las políticas culturales y su capacidad para desarrollar un sentido de pertenencia, de capital social y de respeto ante la diversidad de actores y subculturas. Una escena cultural de impacto es considerada una ventaja comparativa en todo centro urbano como estrategia para confrontar los retos de la competitividad global, las ciudades se han transformado a partir del surgimiento de un nuevo paradigma basado en las “estilos de vida” de una nueva generación más consciente e interesada por el entorno cultural que la rodea, una cultura pertinente y sustentable, vinculada a las diversas dimensiones que abarca la cultura: una cultura que mantenga las tradiciones, una cultura universal que se redefina y amplíe su horizonte incorporando los olvidos del pasado, e integrando en su sistema de valores los amplios campos culturales.
Una ciudad centrada en el ser humano debe ser un espacio centrado en la cultura. Por ello se deben de transformar esta realidad en políticas más eficaces y en una gestión urbana sostenible. Las ciudades se han convertido en laboratorios vivos donde se determina cómo afrontar, gestionar y experimentar algunos de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad. Debemos reforzar los recursos culturales de las ciudades, así como el patrimonio, el cual proporciona un sentido y una identidad a sus habitantes, y las oportunidades creativas capaces de fomentar la vitalidad, habitabilidad y prosperidad de las mismas. La cultura es un puente para las grandes ciudades, que sirve de cohesión social y es clave en la formación de espacios públicos. No olvidar que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana llegan en un momento en que la humanidad se enfrenta a varios desafíos notables, que repercutirán cada vez más en las ciudades. La Agenda 2030 ha impulsado un enfoque holístico e inclusivo para el desarrollo futuro de las ciudades. Las ciudades están afirmando cada vez más su importancia en los escenarios políticos, económicos y culturales internacionales, como espacios en los que personas diversas se encuentran, interactúan y desarrollan proyectos y estrategias, las ciudades serán las protagonistas de la sociedad mundial del siglo XXI. Sin duda, la cultura será clave para la sostenibilidad futura.

* Directora UAdeO. Campus Guamúchil

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.