Nacional

LA CONTINUIDAD DEL RELATO 1ª PARTE

Por domingo 30 de septiembre de 2018 Sin Comentarios

MIGUEL ALBERTO OCHOA GARCÍA

En el presente ensayo hablaré sobre el cuento Continuidad de los parques de Julio Cortázar. Publicado por primera vez en Final del juego en 1964 por la Editorial Sudamericana, hoy por hoy se erige como una de los relatos más estudiados de habla hispana para poner sobre la mesa la metaficción y la minificción propiamente escrita.
Al par de algunos cuentos canónicos que al ser publicados cimbraron el panorama cuentístico, Continuidad de los parques es un pilar dentro de su estilo. Sobre estos cuentos, los que rompen los moldes y así inician nuevas formas de acercarse al cuento, de cómo leerlo y de cómo escribirlo, se encuentran La Cena, de Alfonso Reyes; El Aleph, de Jorge Luis Borges, El Dinosaurio, de Augusto Monterroso, por mencionar algunos que abrieron puertas de permisibilidad, es decir, que al ser leídos sus lectores dedujeron que sí, sí se podía escribir cuento de tal forma, de tal tema, con cierta extensión, con este tono estilístico.
Continuidad de los parques es uno de esos cuentos. En el texto trataré de evidenciar el oficio de escritor de Julio Cortázar con este cuento mediante un señalamiento de elementos descritos en sus textos Algunos aspectos del cuento, publicado en Teorías del cuento I: Teorías de los cuentistas (1993); y en Del cuento breve y sus alrededores, publicado en Teorías del cuento II: Poéticas de la brevedad (1996). Ambos libros publicados por la UNAM y compilados por el Dr. Lauro Zavala. Algunos de los aspectos a revisar del cuento abordado serán los mismos que Julio Cortázar habla en estos dos textos.
Sin embargo, la escritura visceral, interna, imprevisible e intuitiva le dotan a los textos ensayísticos una formación a la cual los lectores deben acercarse para interpretar. En otras palabras, no hay subtítulos o categorías o algún elemento paratextual que haga más fácil leer su concepción del cuento, sino que el lector debe adentrarse con la convicción de interpretar lo mejor que puede lo que Cortázar quiso transmitir en estos dos textos ensayísticos donde aborda el cuento. Lo que piensa el cuento, más bien, lo transmite con el cuento mismo, suponiendo al cuento como un objeto de estudio sobre el cual se crea, se adhiere, se integra a una historia ficticia. Antes de iniciar a citar sendos análisis, será pertinente compartir el argumento del cuento Continuidad de los parques.
El protagonista es un hombre que está leyendo un libro, una novela para ser exactos. El cuento describe el ambiente, el espacio, la casa donde está. Se nota o se puede intuir que es adinerado. Comienza a leer cada vez con más profundidad, tiene una inmersión total en el cuento. Después, en el texto aparecen dos personajes, una mujer y un hombre que protagonizan en una cabaña la planificación de un asesinato. Los amantes ven todo cuidadosamente para sea exitoso, luego, con un gran trazo narrativo, los amantes entran a la casa y encuentran al protagonista del cuento, encuentran al lector de la novela en el sillón aterciopelado verde donde leía. El cuento está dividido en tres partes. La primera nos introduce al mundo del lector, es decir, del protagonista real del cuento. La segunda parte relata lo que leía el lector, que es la historia de los amantes asesinos. La tercera parte es la inmersión de los personajes del cuento al mundo del lector, para matarlo, para hacerlo parte de la historia.
El autor de Continuidad en los parques y de un sinfín de obras, era afín a la metaficción. Tenía deseos, lo cual declaró en la entrevista A Fondo con Joaquín Soler Serrano que deseaba que sus textos interactuaran con el lector de manera real, física, concreta. Estos deseos de que sus obras literarias tengan un contacto real, no ficticio, con el escritor, hicieron en cualquier forma, revitalizar el grado de contacto ficticio con la mente de los lectores, más no con el mundo físico. Existen otros esfuerzos del mismo autor en obras como Rayuela (1963), donde los capítulos están en desorden y Tablero de Dirección que precede la obra para que lo encuentren de dos formas, a continuación, citaré el instructivo.
“A su manera este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros. El primero se deja leer en la forma corriente, y termina en el capítulo 56, al pie del cual hay tres vistosas estrellitas que equivalen a la palabra Fin. Por consiguiente, el lector prescindirá sin remordimientos de lo que sigue.
El segundo se deja leer empezando por el capítulo 73 y siguiendo luego en el orden que se indica al pie de cada capítulo. En caso de confusión u olvido, bastará consultar la lista siguiente”.

* Coordinador de Círculos de Lectura CECUT/ UA de BC

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.