Estatal

LOS SINALOENSES PETRA MANJARREZ Y PABLO DE VILLAVICENCIO EN LA INDEPENDENCIA

Por sábado 15 de septiembre de 2018 Sin Comentarios

GILBERTO J. LÓPEZ ALANÍS

Transcurridos más de doscientos años de aquella incruenta lucha entre los imperios europeos que a la postre desestabilizaron los aparatos de dominio monárquico en España y Portugal, a partir de la invasión francesa de 1808, con su consiguiente secuela americana; como todos los años en las fiestas patrias mexicanas resurgen las figuras de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Ignacio Aldama, Mariano Abasolo, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, José María Mórelos como los máximos iconos de tal gesta libertaria.
Sin embargo, en el ámbito regional emergen las figuras de Petra Manjarrez y Pablo de Villavicencio “El Payo del Rosario”, la primera junto con su esposo José Fructo Romero, los cuales editaron impresos del Ejército Insurgente en la ciudad de Guadalajara entre 1810 y 1811. Por tales acciones editoriales se les siguió juicio criminal en la Audiencia de la Nueva Galicia abriéndose un expediente otorgando comisión a don Manuel Quevedo, Alcalde de Primer Voto para averiguar la autoría y suscriptores del periódico denominado El Despertador Americano y otros papeles que se imprimieron desde el 11 de noviembre de 1810 hasta el 18 de enero de 1811.
Las pesquisas lograron obtener la declaración de don Trinidad Güitron como encargado de la imprenta propiedad de la sanignacense, informando que durante ese período fueron impresos 900 bandos del Gobierno Insurgente, además 3,000 proclamas y 80 noticias del órgano propagandístico ya mencionado; 9,800 ejemplares de El Despertador Americano circularon en amplias regiones mexicanas.
Respecto a la autoría se mencionó a Don Severo Maldonado y José Ángel de la Sierra y los suscriptores de más peso fueron Don Juan José Moreno, Don Victoriano Mateos, José Anastasio Reynoso, entre otros. Una característica de los ejemplares de El Despertador Americano, fue que también se leyó en voz alta ante un numeroso grupo de oyentes, por lo cual el mensaje revolucionario de tal periódico fue reproducido a viva voz. La historiografía formal de la Independencia en Sinaloa, nos remite a dos enfrentamientos armados en la Provincia de Sinaloa, con una inicial victoria de José María González Hermosillo en el Real de Minas de El Rosario y una definitiva derrota en las goteras de la villa de San Ignacio, contra el Comandante General de las Provincias Internas de Occidente Alejo García Conde.
En ese tránsito de José María González Hermosillo por Sinaloa se le suma el aprendiz de sastre de la villa de El Rosario, Pablo de Villavicencio logrando introducirse al círculo de libertadores a través de la lectura de El Despertador Americano, que lo impactó asumiendo desde entonces el ideario plasmado en las hojas de tal órgano propagandístico.
El Payo del Rosario es herido en una pierna en la batalla de San Ignacio en los primeros meses de 1811 y a la derrota de Hermosillo se aleja de Sinaloa para aparecer después en la ciudad de México como editor de sus propias interpretaciones del momento político al triunfo de la causa insurgente.
El estilo popular del Payo gustó mucho a la población de la gran urbe y sus panfletos fueron muy solicitados, congregando amplio público cuando se leían en voz alta en los barrios y plazas; debemos anotar que El Payo del Rosario es considerado como uno de los primeros caricaturistas del periodismo del siglo XIX ya que dibujó en los panfletos que producía algunas escenas alusivas al contenido del texto en cuestión.

Durante mucho tiempo no se abundó sobre esto, y fue hasta el año de 2010, cuando se publicó el Diccionario de la Independencia en las Provincias de Sonora y Sinaloa, obra de investigación de mi autoría, cuando se tuvieron más elementos para entender tales acontecimientos como parte del proceso hidalguino de revolución libertaria. De la abundante información de tal diccionario, se colige que la visión patriarcal de la formación del Estado Libre y Soberano de Sinaloa, carece de fundamento. Francisco Iriarte y Calvo (Conde), no es el patriarca del Estado de Sinaloa, su actuación lo colocó a la cabeza de un grupo de empresarios mineros, comerciales y agrícolas que buscaban consolidarse como la nueva clase política al triunfo de la lucha por la independencia mexicana.
El Estado Libre y Soberano de Sinaloa de 1831, surge de ese proteico esfuerzo iniciado por don Miguel Hidalgo y Costilla, que impactó amplias regiones mexicanas y las figuras de Petra Manjarrez y Pablo de Villavicencio como muchas otras, son parte de ese proceso que nos acercó a una cultura constitucional que en 1831, nos propuso ser libres y soberanos.

* Director del Archivo Histórico del Estado de Sinaloa

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACOSO
Siguiente entrada