Editorial

Editorial N° 312

Por domingo 31 de diciembre de 2017 Sin Comentarios

Feliz 2018

La última edición del 2107, es el regalo para los lectores de La Voz del Norte impresa o virtual; así celebramos a un año que termina y al que inicia reiterando el viejo deseo de: “Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.
En el tradicional brindis de la noche del treinta y uno- muchos inician el rito etílico desde muy temprano- este editorialista recordará a los que se marcharon y dejaron un hueco. Horacio Guarany, Eduardo del Rio, Ignacio Osornio, Jorge Remus, Nicolás Avilés, tal y tal, algunos nombres de un caudal de talento que se llevó la huesuda el año que finaliza su camino. Llega el 2018 entre nubarrones y retos, entre anhelos para conseguir nuevos logros; mayores esfuerzos para seguir con la tarea; renovadas esperanzas de vivir en un mundo mejor para todos; llega…
Entonces en este informativo cultural que como vaso comunicante nos reúne, renovamos nuestro compromiso con el que iniciamos la 4ª etapa, en la que llegamos a la edición 312, ser testimonio de la creatividad científica o artística, información que permite constatar que es posible lograr en el nuevo año: “Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.

CANTATA
Me estoy volviendo polvo como el
sol del crepúsculo
y sigo siendo luz y agua de lluvia,
me sigo enamorando de las gacelas
jóvenes
y de las rosas locas fieramente románticas.

Si Dios me está escuchando y no anda
distraído
quiero pedirle un hilo de cielo transparente
para atarme al cometa del amor
vagabundo
y vagar y vagar eternamente como
vagan y vagan los cometas.
Me estoy haciendo espina yo que ayer
era pétalo,
llama, yo, que era ayer, me estoy
volviendo ascua agonizante
y anuncio de ceniza sin memoria.
La orquesta de mi vida se está quedando
sola,
mis amigos, los músicos, siguen abandonando
los que fueron ayer sus preciosos y
amados instrumentos.
En los rincones vuelan y revuelan
las notas moribundas, las partituras
rotas,
los espejos sonámbulos de un concierto
olvidado,
y un público fantasma que jamás
existió
escucha embelesado la sinfonía del
tiempo.
Estoy hablando a solas, como dicen
los dioses
que hablan y hablan las galaxias enfer- mas con sus sombras.
Me estoy que no estoy y soy sin ser y
siendo
y de súbito escucho un latido de vida
y veo que resucitan los muertos, gran
jolgorio,
en el viejo y oscuro cementerio, de
súbito de fiesta,
y despierto dormido en los jardines
JUAN CERVERA SANCHIS
POETA Y PERIODISTA ANDALUZ
niños de la vida
y ya nada jamás vuelve a ser una
lágrima,
y dulce agua de lluvia, la vida conti- núa felizmente danzando
su danza interminable y siempre
alegre y niña
en la divina palma de la mano de Dios
donde todo es posible.

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Feliz Año 2018
Siguiente entrada