Estatal

Ensayo de aforismos “AFORISMO m. (del gr. Aphorismos, definición) Sentencia breve y doctrinal. Por ej.: de tal palo, tal astilla.) (SINON. V. Pensamiento). DICCIONARIO PEQUEÑO LAROUSSE ILUSTRADO.

Por martes 31 de octubre de 2017 Sin Comentarios

JOSÉ CARLOS IBARRA

El aforismo ha sido poco cultivado en México, quizás porque no resulte tan atractivo o redituable, como otros géneros literarios, o también, por la dificultad que entraña el plasmar en forma breve, una idea, pensamiento o sentencia.

A Hipócrates, se le atribuye la paternidad del aforismo, pero lo utilizó exclusivamente, en temas relacionados con la medicina, posteriormente, surgieron pensadores de la talla de Nietzsche, Schopenhauer, que lo emplearon más que de manera brillante, genial, después vendrían Lichtenberg y Ciorán, para citar a los de mayor renombre, ya que ha habido otros creadores famosos, como Oscar Wilde, que también recurrieron a ese género, con innegable talento y soltura.

No obstante lo anterior, me ha asaltado la temeridad, de intentar una especie de ensayo de aforismos, consciente de que estoy invadiendo campos vedados, mas vaya en desagravio la intención, y para acortar la distancia, de aquello que del dicho al hecho hay mucho trecho, me lanzo a la aventura, confiado en la benevolencia y tolerancia, de quienes llegaran a leerlos, y va.

El canto del pájaro en la jaula, no es de alegría, si no de airada protesta. Si los custodios de la corte celestial, acordaran suprimir uno de los pecados capitales, mediante encuesta tan de moda en la tierra, ¿por cuál nos decidiríamos? El primer hombre en echarse para atrás, según la Biblia, fue nuestro padre Adán, quien hizo recaer en Eva, el haberlo inducido a comer la fruta del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Aquellos que se mueven en ambientes viciados, difícilmente pueden escapar de su contaminación, por ejemplo, la política.
En el gran mercado del mundo, la única regla del juego es la astucia.
Memorista que no asimila, termina en simple repetidor. La gente, es un término amorfo, pues lo que cuenta es el individuo.
El diablo se mantiene al acecho, en permanente vigilia. Inteligencia que no se usa, más que un don es rémora. Después de todo, no han de ser tan temibles las penas del infierno, puesto que los predicadores también coquetean con el Maligno.

La erudición sin aplicación creadora, resulta ramplona pedantería.
Hay primates que son más graciosos y pacíficos que los humanos.
Aun cuando sea por motivos religiosos, ¿qué mérito puede tener el ayuno en un avaro?
El sonido más grato al oído humano, es el que halaga el querido ego.
Los enamorados, se consumen en el ardiente placer de sus idílicos ensueños.
El matrimonio es como una delicada flor, que emana fragantes aromas entre punzantes espinas.
El maestro que sólo enseña y no aprende, se queda anclado en la mecánica de la tediosa rutina.
El irónico y burlón, pretende encubrir sus fracasos, desdichas o amarguras con su aparente desenfado.
El ambiente del poder deslumbra a los ambiciosos, y humilla la condición de los de abajo.
No es nada raro que algunos abogados hagan de cualquier asunto, un verdadero nudo gordiano.
Según las religiones el pecado es abominable, pero no se puede negar que ejerce más atracción que el imán.
Hay mujeres que podrían ser capaces de renunciar a un trono, con tal de que no se perturbara su plácido sueño.
Altivez y prejuicios, es lo que han recibido algunas personas por todo haber, como herencia.
¿Quiénes verifican, de que no esté desnivelada la balanza de la Justicia?
El sino de todo auténtico poeta, es cargar la cruz del drama del hombre y su angustia existencial.
En tanto hay goces y placeres, la vida del espíritu permanece distante.
Aun cuando a veces nos rebelamos, los genes determinan la ruta de nuestro destino.
Podremos vanagloriarnos de muchas cosas, pero pocas veces de ser justos.

*Autor Sinaloense

Deja un comentario

Imelda Miller
Siguiente entrada