DestacadosNacional

VUELO DE UN CUERVO EN ESPAÑA

Por martes 15 de agosto de 2017 Sin Comentarios

Por: Alberto Ángel “El Cuervo”

vuelo del cuervoFinalmente, después de una fila kilométrica, que nos llevó cerca de hora y media vencer, llegamos a migración en Madrid. Es temporada alta y la cantidad de turistas que llegan a Europa es impresionante.
Las presentaciones serán en varias ciudades de España y me acompañará la Trova Celayense. De Madrid
por carretera a Valladolid. El calor es menos intenso de lo que esperaba. Valladolid se muestra interesante no obstante todo lo que normalmente sucede en Europa en temporada de verano. José Zorrilla, autor de Don Juan Tenorio y oriudo de esta ciudad española, festeja dos siglos de su natalicio con todo y Nicolasa, el fantasma de la casa de Zorrilla, que dejara como herencia su señora madre y que, según se cuenta, se aparece por esos apacibles jardines dentro de los cuales se encuentra el foro donde sería la primera presentación pero “es un fantasma amable”. En Valladolid, además de la Casa Zorrilla, hay varias cosas interesantes y el pueblo es el típico pueblo español bien cuidado y limpio. Per o el hecho de que sean pueblos pequeños, no significa que no suceda nada interesante, al contrario, muchos sucesos históricos de gran importancia han tenido lugar en esos sitios encantadores per se. Ahí, por ejemplo, se realizó un juicio en el que se pedía a Bartolomé de las Casas, defensor de los llamados “indios mexicanos”,
que comprobara que no eran animales y tenían alma para que se hiciera caso a su petición de no esclavizarlos…

Finalmente después de un largo juicio, se le dio la razón a Bartolomé y se prohibió (si es que puede decirse así) su esclavitud. Pero había que buscar otros esclavos y ahí mismo se decidió que los negros eran animales y no tenían alma y por lo tanto sí podían ser esclavos. Ignominias de la humanidad y sus conquistadores. La presentación en el jardín fue, después de muchos avatares e inconvenientes, un gran impacto entre los asistentes sobre todo gracias a la intervención de mis compañeros de la Tuna de Guanajuato Manuel y su hijo Emanuel Caraly. Pero sobre todo, gracias a la invaluable colaboración de ese gran músico defensor de la música del mariachi, Francisco García Parra que desde hace ya más de una década, defiende nuestra música mexicana en este país. De Valladolid a Palencia, a una media hora apenas de esa pequeña población que los lugareños consideran una ciudad bastante grande. La presentación será en la exprisión de Palencia. Al llegar al centro cultural, el impacto fue ahora para mí… Lo primero que llama la atención es un fragmento del bellísimo poema de Miguel Hernández titulado “Las Nanas de la Cebolla” dado que esa fue una de las prisiones donde estuvo encerrado el célebre poeta… “En la cuna del hambre, mi niño estaba/ convuelo del cuervoo sangre de cebolla, se amamantaba…” De inmediato, la evocación, la doliente evocación que de esa escena surge irremediablemente… Salgo a cantar sin poder desprenderme de la congoja que la historia del poeta, su esposa y su pequeño hijo, me produce… Sin embargo o quizá gracias a ello, la emoción que envuelve al público, es muy bella también. Al día siguiente, una población de apenas 4000 habitantes, cercana a Valladolid, de nombre Simancas… En torno al origen del nombre de este pueblo, se teje una historia que todo indica que es más leyenda que verdad.

Se dice que Simancas viene de Septimancas “siete mancas” que de alguna manera habla de que las mujeres de esa población se mutilaban la mano voluntariamente porque cuando los moros invadieron buscaban violar y preñar a las mujeres en edad de gestación así que se cortaban una mano para parecer menos atractivas y, de este modo, evitar la violación… Al llegar a Zaragoza, la gente se entrega maravillosamente a mi canto. No obstante la falta de academia de mis amigos de la trova, logran acompañarme dignamente un par de canciones y de nueva cuenta los compañeros de guanajuato apoyan mi canto con su talento logrando la entrega apoteósica de la gente, lo que no me cansaré de agradecer.

De Zaragoza, a Barcelona, la tierra de Gaudí… Mucho de qué platicar, ahí daría una conferencia acerca de nuestra música tradicional mexicana en Mexcat, asociación de mexicanos en Barcelona y desde esa sede, transmito en vivo mi programa “desde el nido del cuervo”. Muchos años hace ya que llegué por primera vez al puerto catalán… Tantos, que la llamada catedral de la sagrada familia se erige ahora en una especie de “collage” que a mi parecer es verdaderamente decepcionante… Me pregunto qué diría Gaudí al ver lo que hicieron con su edificación escultura argumentando que se siguieron las instrucciones precisas que el propio Arquitecto Catalán dejó para concluir su considerada máxima obra… La pregunta es ¿será verdad ese argumento? Muchos estilos arquitectónicos confluyen en la famosa obra y a leguas se observa que son estilos incongruentes, a veces incluso contrarios… Quizá Gaudí está revolcándose de corage al mirar lo que se hizo para captar una gran derrama de euros por parte de los turistas que incluso llegan a confundir esta gran obra de Gaudí pensando que es algo similar al santuario de la Virgen de Guadalupe en México, mismo que desde un principio tuvo como motor para su construcción las creencias religiosas. La siguiente visita es en búsqueda de lo que fuera el “Casino de Montjuic”, que hace muchos años se situara en ese famoso cerro…

La razón de mi búsqueda, es por lo que ese sitio tiene que ver con México y su música. Fue precisamente en ese afamado casino, donde los Cuates Castilla estaban cantando justo en el momento en que cayó un cañonazo que destruyó en parte el salón… La gente que sobrevivió, salió corriendo hacia el muelle para embarcar en donde pudiera y hacia donde pudiese en su afán de escapar de la guerra civil española… Los Cuates Castilla subieron a un barco con dirección a Francia aún vestidos de charro y con sus inseparables guitarras… Al estar en el barco se dieron cuenta que no llevaban ni sus pasaportes ni dinero alguno, por lo que se vieron obligados a cantar ahí para conseguir algunas monedas que les permitieran solventar los gastos mínimos mientras aclaraban su situación… Esto me fue narrado por el propio José “el cuate” Castilla entre risas que evocaban el suceso a la distancia. Todo eso recordaba mientras miraba las atrocidades que han hecho con la afamada obra de “La Sagrada Familia” argumentando que se están siguiendo de manera absolutamente estricta las instrucciones dejadas por el célebre artista Antonio Gaudí para terminar el templo católico considerado catedral de Barcelona.

Pero basta con observar un momento la edificación, para darse cuenta de las enormes diferencias de estilo, estructura y materiales que muestran ahora una obra como diríamos en México: De dulce, de chile y de manteca por la gran disparidad. Claro, la opinión oficial es que así lo dispuso Gaudí… Habrá que verlo con mucho recelo. Bien sabido es que del discurso oficial hay que guardar una opinión con mucha reserva. Después de un paseo obligado por las no menos afamadas ramblas de Barcelona, llego a la calle paseo de Gracia buscando el edificio Pegueros que fue construido o quizá sea más apropiado decir diseñado por Gaudí… Es una verdadera maravilla. La asimetría absoluta envuelta en una armonía deliciosa. El juego de estructuras que guarda un carácter impresionista en su conjunto nos hacen viajar como dentro de un cuento de hadas hacia o en la historia que el artista narra en su obra, en este caso arquitectónica.

Toca el momento de partir de Barcelona, después de haber metido los pies en el mediterraneo, abordo el vuelo hacia Madrid y ahí, una vez más el encuentro con Velázquez, Rubens, el Greco, y desde luego, el infaltable Goya en el extraordinario e imponente Museo del Prado. La etapa obscura de Goya es como siempre un impacto tal cual si fuese la primera vez que le he visto… Siempre hay algo nuevo que descubrir en esas obras… El Aquelarre parecería que cambia como si cada vez que le observo, las hechiceras que conforman el cuadro asumieran una nueva postura y como consecuencia un nuevo discurso… La parca, esa obra con la que Goya quizá intentaba hacernos reflexionar acerca de la brevedad de la existencia… Obras todas estas que estaban en la pared de la casa que Goya habitaba y fueron materialmente desprendidas de la misma para pasarlas al lienzo donde actualmente se encuentran… Y el perro, una obra inocente, tan inocente y tierna que me pregunto por qué habrán decidido los curadores instalarla ahora en esa sala obscura… Otra obra que no recuerdo haber visto en esta sala es la de Saturno devorando a sus hijos, aunque desde luego, en este caso sí hay una razón de ser en cuanto a la curaduría se refiere… Salgo del museo con un sabor exquisito, repleto de la degustación maravillosa que Madrid acaba de brindarme…

Me dirijo ahora al museo Reina Sofía, donde nuevamente hago coraje al ver el espacio tan corto en el que colocaron el afamado mural de Picasso titulado Guernica. Hace muchos años, esta maravillosa obra que fue realizada a manera de denuncia del bombardeo aterrorizante de la población española que lleva el mismo nombre, Guernica. Se hace necesario considerar, pensar que en esos años, la guerra causaba horror porque prácticamente comenzaba la batalla aérea, y con ella la incertidumbre e imposibilidad de contrarrestar el poderío del enemigo… La destrucción, el horror, el dolor del ser humano causado al ser humano que en un cuarto, en una habitación no tenía posibilidad alguna más que esperar a que terminara el bombardeo…

Todo ello se palpa impresionantemente al observar esta obra de Picasso… La visita a la bellisima población de Segovia y al Alcázar de ahí mismo, complementa la experiencia en el arte europeo. Ese alcázar de donde salió Isabel La Católica hacia la catedral segoviana para ser proclamada reina… El Alcázar, fue escenario de muchos sucesos importantísimos, fue colegio militar, y una de las primeras fortalezas… Patéticamente, el turista, sobre todo el turista que llega del continente americano, le gusta porque se supone que en ese castillo se inspiró Walt Disney para hacer su logotipo de Disneylandia… Así es la vida, así es la gente y ni hablar… Hasta aquí, el vuelo del Cuervo en España.

Deja un comentario