Nacional

Sergio Esquivel, la canción mexicana contemporánea

Por jueves 15 de junio de 2017 Sin Comentarios

Por: Mario Arturo Ramos

sergio esquivel2En el quinto mes del año 2017, el mediodía en Culiacán, Sinaloa, sabe castigar calurosamente, entonces tomar un buen café era agradable preludio para recibir a Sergio Iván Esquivel y Cortes, quien viajaba de Mérida a la Atenas de Sinaloa-aproximadamente cinco mil cuatrocientos kilómetros en el viaje de ida y vuelta -, a compartir con los habitantes de la Región del Èvora, el resultado de su oficio de compositor y cantor. Llegaba, mi amigo, a celebrar el 7º Aniversario de la cuarta época de La Voz del Norte con canciones. En la sala de espera del aeropuerto “culichi”, mientras el aroma y el sabor de Oaxaca inundaban mis sentidos, recordé nuestro primer encuentro, en el ayer de una parte de mi vida que transcurrió en horarios laborales de Editoras de Mùsica. En 1973, me gané el pan como ejecutivo V, ya saben ve y trae, ve y…, en una empresa musical donde compartí espacio con Pocho Pérez, director de orquesta, arreglista, productor uruguayo radicado en México; con Melo Díaz (Melecio Díaz), compositor de Tu retratito lo traigo en mi cartera. Que me entierren con la banda y, otros centenares de obras músico literarias y con Sergio, todos navegantes de sueños que participamos en el equipo donde promotores, autores, compositores, intérpretes, ejecutantes, ejecutivos comandado por Augusto Monsalve, QEPD, director de la empresa, hacían negocios, hacían mùsica. Desde entonces mi respeto a la obra de Sergio y la amistad se manifiestan cada que podemos compartir distancias y tiempo. El tablero anunció la llegada del vuelo que transportaba al cantor peninsular y a los pocos minutos con todo y su sonrisa franca le di un abrazo de bienvenida.

Esquivel pertenece a la vertiente de la canción popular mexicana que llamo: testimonial. Siempre he dividido en tres grandes segmentos a la canción popular. La primera, la de mayor impacto masivo, es la canción espectáculo o industrial, la segunda es la canción arte donde los creadores, intérpretes, ejecutantes, la regresan a su función primaria, su origen artístico; la tercera, la canción testimonio, la que más allá de la búsqueda del “hit” que condiciona a la canción espectáculo y, la experimentación, rítmica, vocal, lingüística, armónica de la canción arte, son cantos/ testimonio de una época, una forma de sentir, una manera de amar, una necesidad de expresarse, compartir.

Los creadores y recreadores de esta vertiente los distingo como una corriente vigorosa llena de autenticidad, la que mueve su esencia: los visualizo abriendo los cajones de sus emociones donde guardan recuerdos, vivencias, sonidos, melodías y textos a la esperanza, la tristeza, el dolor y la alegría; a esta estirpe pertenece Sergio Esquivel a los que cantan porque es su destino.

Entonces que el Ganador de Festival de la Canción OtI Internacional con: “Que Alegre va María,”, el compositor/ cantor de San Juan de Letrán, de Alguien Vendrá -con Memo Salamanca-, Luciana, A dónde van los amigos, Nadie se va del todo, Gitano, Poema a mi hijo, Soy como soy, Mi niña de todos los días, Dos amantes, Que nada empañe tu risa, Tu boca, Sin ella, Heridas, Pecado y castigo y, tantas otras, celebrara en  Mocorito, en uno de sus patios coloniales el séptimo cumpleaños de un periódico cultural que también es testimonio, constituía la cereza en el pastel, El concierto recital programado para el 27, llevaba el título de: Sergio Esquivel. La canción popular contemporánea y unía a dos caminos distintos pero con una tarea común. El sábado último de mayo, en el Pueblo Mágico de Mocorito, lugar natal de La Voz del Norte, Sergio y Pedro Carlos Herrera Lòpez joven director de orquesta, arreglista y ejecutante del piano, otro artista de la -” tierra del Mayab”-, nos conducirían cantando por la historia musical del creador de un Tipo como yo…

La noche abrió sus alas, cobijó a los convocados para oír las obras y la voz de Esquivel, quienes con total respeto, tomaron su lugar para dar inicio al concierto. El cantor subió al escenario a compartir lo suyo, lo que le nace día a día, lo que le desnuda el alma para que los melómanos sean parte de du canción popular contemporánea. Pedro Carlos dejó que sus manos acariciaran el teclado y las primeras notas llenaron el espacio, al terminar el primer tema, el aplauso broto sincero como es la aprobación que produce el canto testimonial. El milagro se hizo, la otra cara de la moneda, la que permitió a más de 200 personas reunirse para escuchar canciones en armonía. Momento inolvidable de la sesión fue el turno de: La novia, de su autoría dedicada a “Lupita. La novia de Culiacán”. Al voltear a ver la reacción del público con el tema, encontré en primera fila el rostro de Nicolás Avilés, autor y médico, quien en junio de 2011, escribiera en el cumpleañero, una crónica con este título. Otra vez los testimonios se juntaban el musical, el escrito. Una hora y minutos se fueron rápido entre canciones a la mujer, a los hijos, a los afectos, la amistad, el ayer, el presente, a los personajes, junto a comentarios acertados que intercaló con sus temas., donde el amor es el eje central al final del concierto, el Director del periódico Ingeniero Carlos Antonio Sosa Valencia, le entregó un reconocimiento y dirigió una palabras a Sergio y al público, donde manifestó su beneplácito con el evento artístico e invitó a los convencidos de que la cultura es la actividad que singulariza a la humanidad y que La Voz del Norte, necesita que cada lector comparta con otros el periódico, que sea un promotor que ayude a difundirlo.

Las horas finales del sábado nos vieron compartir la charla, el vino y el café; los primeros colores de la madrugada cerraron los ojos del autor del libro “El arte de hacer canciones”, la magia que produce el canto se quedaba impregnada en los participantes, en la atmósfera; llegaba la hora de las buenas noches, ya era domingo. Al despedirnos la mañana del 28, con la mirada en alto y el deber cumplido, estreché la mano de los artistas peninsulares, después de darles las gracias por su talento, su solidaridad y su amistad, me quede pensando en lo que se señala en el prólogo del libro”. El arte de escribir canciones”. Por todos los que me aman/ por todos los que me creen/ por todos los que me siguen/por todo, por todos.” aumentaría: por eso canto. En el adiós sólo pude decir hasta el próximo canto testimonial, Sergio Esquivel-.

* Investigador y autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.