Nacional

Tarde de poesía

Por miércoles 31 de mayo de 2017 Sin Comentarios

Por: Martha Camacho

tarde de poesiaHoy sábado 25 de Marzo del 2017, me contrarié, mi hijo se llevó el automóvil, dijo que iba a comprar una camisola, me encontraba leyendo y honestamente estaba concentrada en la lectura, no le recordé que yo iba a necesitar salir a las 6:00 p.m. ¡No llegó!. Me encontraba desesperada, estaba lista desde las 5.00 p.m., además no traía celular para llamarle, me cuestionaba: ¿cómo es posible que se me olvidara recordarle el compromiso tan importante que tengo los sábados por la tarde?, él ¿por qué no regresa?, ¡ay Dios!, tiene que recordar lo importante que es para mí el Taller Literario “Después del café”, en esta espera  los minutos se me hacían horas, cerré los ojos, respire hondo y acepté mi culpa.

Llegó a las 7:00.p.m. Nunca había llegado tan tarde, con pena y todo me fuí. Al llegar al taller me desconcerté un poco, estaban los com pañeros y compañeras como siempre sentados alrededor de una
mesa larga pero su atención estaba compartida hacia el frente en donde una pareja de jóvenes, tenían unas hojas grandes cuadriculadas pegadas al pizarrón y estaban dibujando. Los compañeros leían a la poeta Sonorense: Josefa Isabel Rojas Molina.

Desde que llegué me llamó la atención lo que dibujaban: rostros, uno de ellos de perfil, tarde de poesia 3denota una gran tristeza, la está dibujando el varón, pensé, pero, ¿por qué? ¿Será la poesía que en estos momentos leía con una pasión arrebatadora Josefa Trejo?, no sé, seguí observando y me doy cuenta que son unos jovencitos la pareja de dibujantes, la niña del lado derecho dibujaba el rostro de una mujer sonriente, con una mirada de felicidad, o así me pareció a mí.

Continúa Rosa Amelia Valenzuela, leyendo la poesía “La sal de los inviernos” con una emotividad que la incita a compartir la semejanza que encuentra en ese momento con su vida. Los jóvenes siguen
en su labor del dibujo, con otro rostro, ¿es Kalimán? preguntan, ¡no!, es una mujer. Yo tengo una sensación de angustia, que no sé si es la lectura que nos removió emociones, o es mi estado físico con el que he convivido todo el día. Continúa un ejercicio de los participantes: al observar a los chicos y sus dibujos, de ahí vamos a escribir lo que nos inspiren: una poesía, un cuento, cualquier escrito que se nos venga a la mente al admirar los dibujos, deberemos de compartir y decir que nos inspiró…. Empieza Jaime Ochoa: Lee, que hay un ojo, que vigila nuestras acciones, un laberinto que compara con la vida, y un espiral, que también está relacionado con nuestras acciones en la vida.

Aclarando que lo motivó y le inspiró ver los dibujos de la pareja… Continúa Primavera Encinas, ella narró una breve historia de amor que le inspiraron los muchachos, al verlos dibujar, por la miratarde de poesia 2das silenciosas
que cruzaban entre ellos. El turno es de Lupita Velázquez, a ella le inspiraron una poesía, con un contenido existencial, continúa Rosa Amelia Valenzuela, su inspiración fue una una poesía, “mujer”, al observar los rostros de las mujeres vienen a la mente sus hijas y las situaciones difíciles que les ha tocado vivir.

Continúa Nydhia Moreno, los rostros le inspiraron un pensamiento. Es la participación de América Pina, nos lee que al ver los rostros se remontó al lugar donde ella vivía, era un pueblo y en la casa había una ventana nada más que su abuelita insistía en que la cerrara, ella sentía que le faltaba el aire. Turno a Claudia G. Chávez, siempre tan participativa, le inspiraron un cuento y una poesía al observar los dibujos, La doctora Ma, de los Ángeles Carrillo, tuvo la inspiración de un pensamiento breve, pero fuerte…y al final , la más pequeña de nuestras escritoras Katy García, que siempre nos sorprende por su lozanía que cuando escribe lo denota.

Al final de la lectura de todos los participantes, me sentía tranquila, porque siempre es un alivio para mi espíritu, escuchar como cada quién tiene una lectura diferente de una poesía, que a algunos les hace recordar sus situaciones, a otros nos inspira, y a otros nos lleva por un mundo en el que no sabemos cómo vivir….esto es lo que a mí me inspiró, narrar ésta tarde noche, después de agradecer a la pareja de Aíram y Elías su participación, pensé, por algo estaba yo desesperada, siempre vale la pena venir al taller literario “Después del café”.

* Integrante del taller literario “después del café”

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.