Editorial

Editorial Nº 290

Por martes 31 de enero de 2017 Sin Comentarios

Cultura chicana
Con tronco común con el pueblo mexicano, la cultura
chicana es uno de los rasgos de identidad irrefutable
de la comunidad asentada en territorio norteamericano,
nativos, emigrantes, indocumentados. Su aportación a la
mejor faceta de la humanidad, los distingue y nos permite
valorar como se han manifestado a través del arte y la ciencia
de manera vital, a pesar de las trabas y barreras racistas
que les han impuesto. Los chicanos (no todos desde luego),
orgullosos de sus raíces, su presente y su futuro han dado
muestras de su creatividad y conocimiento en el cine, la literatura,
la música, las artes pictóricas, la arquitectura, el
teatro, la danza, la docencia, el servicio social, los descubrimientos
científicos, el trabajo agrícola, tal y tal: La portada
de esta edición tiene uno de los murales famosos pintado
por anónimos y reconocidos que es muestra del talento de
un pueblo que a pesar de ser constantemente acosado ha
construido una realidad que enriquece la pluralidad de los
vecinos del norte. En la edición 290, rendimos un homenaje
y celebramos a Lalo Guerrero llamado” Padre de la canción
popular chicana que cumplió cien años el 24 de diciembre
de 2016, al celebrarlo honramos a muchos que como èl,
nos enorgullecen.

Horacio Guarany. Cantor verdadero
La muerte es la cosa más hermosa que tiene la vida. Por
ella la vida es hermosa. H. G.
El trece de enero del presente año falleció en su
morada de Luján, Argentina, a los noventa y un años Horacio
Guarany, un cantor verdadero de esos que nos hacen
falta. El final del que cantó: “Si se calla el cantor, calla la
vida…” representa una ausencia notable en el canto popular
y el folklore latinoamericano al que dedicó su existencia.
Nos unimos al duelo producido por la muerte del nacido en
Las Garzas, el 15 de mayo de 1925, poblado de la tierra del
libertador San Martín y lo recordamos con este fragmento
de su obra músico/literaria, “Amar Amando”.
“Amar de frente desde la vida hasta la muerte/
Amar, amar las cosas y la gente/ amar dejar el sol sin esconderse”.

Juan Cervera Sanchis

CANTATA
Me estoy volviendo polvo como el sol del repúsculo
y sigo siendo luz y agua de lluvia, me sigo
enamorando de las gacelas jóvenes y de las rosas
locas fieramente románticas.

Si Dios me está escuchando y no anda distraído
quiero pedirle un hilo de cielo transparente para
atarme al cometa del amor vagabundo y vagar
y vagar eternamente como vagan y vagan los
cometas.

Me estoy haciendo espina yo que ayer era pétalo,
llama, yo, que era ayer, me estoy volviendo
ascua agonizante y anuncio de ceniza sin memoria.

La orquesta de mi vida se está quedando sola,
mis amigos, los músicos, siguen abandonando
los que fueron ayer sus preciosos y amados
instrumentos.

En los rincones vuelan y revuelan las notas
moribundas, las partituras rotas, los espejos sonámbulos
de un concierto olvidado, y un público
fantasma que jamás existió escucha embelesado
la sinfonía del tiempo.

Estoy hablando a solas, como dicen los dioses
que hablan y hablan las galaxias enfermas con
sus sombras.

Me estoy que no estoy y soy sin ser y siendo y de
súbito escucho un latido de vida y veo que resucitan
los muertos, gran jolgorio, en el viejo y oscuro
cementerio, de súbito de fiesta, y despierto
dormido en los jardines niños de la vida y ya
nada jamás vuelve a ser na lágrima, y dulce agua
de lluvia, la vida continúa felizmente danzando
su danza interminable y siempre alegre y niña en
la divina palma de la mano de Dios donde todo
es posible.

* Poeta y periodista andaluz

Otras entradas

Deja un comentario