DestacadosNacional

“Formicarium”… la primera vez

Por viernes 15 de enero de 2016 Sin Comentarios

Por: Juan Diego González

FORMICARIUMCerré el libro y cuando intenté acomodarlo en el librero, unas hojas amarillas, mal dobladas y medio escondidas, sobresalían a modo de separador entre dos libros de García Márquez. La curiosidad ganó la partida y las tomé. Parecían notas de un estudiante, breves apuntes de una clase quizá. Al leerlos con calma, me sorprendieron, no tanto por el contenido, más bien por darme cuenta que habían sido colocados para evitar su lectura. Al tenerlos en mis manos, estaba cambiando el destino de esas palabras.

Eran unos poemas de breve extensión, poemínimos sería lo correcto. Llenos de una pasión desbordante y una fuerza descriptiva para unas frases tan cortas. Los leí varias veces, incluso tuve intenciones de tomar notas, pero deseché la idea porque después de todo, ignoraba las intenciones de mantenerlos ocultos. Trascribo unos poemas para que el lector tenga una mejor idea de mis emociones en ese momento:

 SIN PUDOR

me dedicaré
a defoliar su timidez
a-cercarlo sin pudor a mis entrañas

TÚNELES
perdida en tu garganta
busco una señal inequívoca
de gemidos
para calmar la locura de este mundo

Con ciertas reservas, los dejé de nuevo donde los encontré. Pasaron dos días y hasta entonces me animé a preguntarle a mi mujer, así como al descuido, si estaba escribiendo algo en particular. Claudia tiene al menos tres cuadernos de notas por toda la casa y escribe sus textos a lápiz. No era nada fuera de lo normal ver sus poemas, como digo yo, desperdigados por ahí. El cambio de color en sus mejillas la delató. Intentó algunas excusas… al final, me recordó el incidente de hace tres años con las hormigas.

“¿Te acuerdas? Cuando nos comieron la cocina integral y traté de asesinarlas por todos los medios. Bueno, pues para encontrar venenos o pócimas anti hormigas hice una investigación sobre su vida y su ciclo de reproducción, su hábitat y todo eso. Ahora resulta que me enamoré de ellas y estoy escribiendo poemas inspirados en las hormigas. Si llega a ser un libro, se va a llamar Formicarium. ¿Quieres ver unos?”.

AGUIJÓN
voy a extraer el veneno
desintoxicarme de tu saliva
para no depender de besos futuros
y aun si no duele
sacaré el aguijón
por el placer de ver
tus entrañas

Pasaron dos años y esos poemas se convirtieron en un manuscrito. Borrones, lecturas, relecturas, consultas con amigos, hasta que Claudia se decidió a soltarlo. Nuestro gran amigo, el poeta Mario Alonso López Navarro nos brindó todo su apoyo para que se publicara en la colección “Velarde” de Cuadernos Amerhispanos. Este poemario es la primera publicación de Claudia G. Chávez. Ya se presentó en la Primera Feria del Libro de Empalme en Octubre y en Ciudad Obregón en Noviembre del año pasado. Dejo este último poema para goce del lector y lectora, porque en pareja sabe mejor:

 V
profanar el silencio
con el grito de tu nombre
cuando mi cuerpo es arco
y tú flecha

* Docente y escritor Sonorense.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.