DestacadosNacional

Santiago de Querétaro engalana por La Ópera

Por martes 15 de diciembre de 2015 Sin Comentarios

Por: Alberto Ángel “El Cuervo”

conciertoMuchas ocasiones, en esas deliciosas charlas con mi hermano gato, me había sumergido en la magia de la Ciudad Museo… La ciudad de “las momias” deambulantes, la ciudad que “es favorita del chilango porque es igual que Coyoacán pero más barato…” la ciudad donde comienzan y terminan capítulos clave de la historia de nuestro México… La ciudad delicia de los caminantes que incluso llegan a pensar que la “ruta de Santiago” llega hasta ella, hasta la catedral y la dulcería de La Mariposa… La ciudad remanso donde las almas suicidas, alimentan el alma al grado de recuperarla en la remembranza… La ciudad rincón que parece haber sido hecha para que los secretos amorosos se archiven en sus adoquines y sus “iglesias que viven llenas de santos”… Cuántas cosas no me ha enseñado mi hermano Mario Arturo, ese caminero incansable, ese eterno amante del vagabundear acerca de su natal Santiago de Querétaro… El Querétaro de conspiración y fusilamientos para escarmiento del invasor… El Querétaro de paz y cultura permanente en ese oasis delicioso donde el paisaje incrementa los aromas, los sabores, el hedonismo absoluto… Y ahora, me encontraba una vez más inmerso en el hechizo de su atmósfera invitado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro para participar en tres eventos concretamente: El Primer Festival de Ópera de la Facultad, impartir una conferencia acerca de cultura y tradición mexicanas y por último, impartir una clase acerca de cómo interpretar adecuadamente la música tradicional mexicana llevando a ella la técnica vocal operística.

concierto 2Una semana antes, a mi garganta había caído el “chahuistle”… Una laringitis me sumía en la desesperación al ver que la fecha del concierto operístico se acercaba y la mejoría parecía alejarse cada vez más… La emoción era alimentada por muchas razones. Una de ellas, podría calificarse como emoción contagiada… Contagiada por un joven talentoso, por sus sueños de niño que necesariamente conmovían al enterarme de ello en su discurso de titulación en la carrera de cantante realizada justamente en esa Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro. Cito aquí lo que mi querido amigo el tenor Andrés Pichardo escribió y leyó en su titulación para hacer comprender el por qué me conmueve…

“Mi primer acercamiento a una voz impostada fue al poco tiempo de haber descubierto que podía “cantar”, se escuchaba en aquel Kenwood de alta fidelidad una voz tan impresionante que de inmediato quise imitar y quién diría que aquella poesía sería parte de mi repertorio de cabecera… “Si yo encontrara un alma como la mía…” y parafraseando al gran Flaco de Oro: esa voz sonaba como vibración de sonatina pasional… el disco? Homenaje a María Grever, la voz? Alberto Angel El Cuervo y de inmediato por las tardes la sala de la casa se convertía en el Radio City Music Hall y el plumón permanente pintaba en mi cara unos bigotes al estilo del Cuervo, que hasta la fecha no me han podido crecer así.”

Otra razón de mi emoción al participar en ese maravilloso festival, fue el saber que participaría mi admirado compañero y amigo Librado Alexander, enorme tenor mexicano primera figura de la Ópera de Bellas Artes quien tiene la marca de más Traviatas cantadas en la historia. El Alfredo que Librado interpretó, quedó para los anales de la histo ria de la Ópera en México de manera definitiva. Después de no sé cuántos años tendría la oportunidad de saludarlo y compartir para mi honor el escenario con el Maestro Alexander. Por otro lado, cantaría el dueto de la “seguidilla” de Carmen con la Maestra Flicka Rahn que viajara de Estados Unidos ex profeso para participar en la gala operística. Y tal como había sido acordado, a las once en punto, Andrés estaba por mí a las puertas de mi casa en la ciudad de México para trasladarnos a la enigmática y siempre bella Santiago de Querétaro.concierto 3

En el trayecto, que había pensado utilizar para dormirun poco, la charla se va haciendo interesante y deliciosa y una estudiante de la Facultad me pide entrevistarme para la estación de radio intramuros de la Universidad. De mil amores accedo y la emoción crece ante la remembranza que la entrevista conlleva… Al llegar, apenas tiempo para dejar la maleta y al primer ensayo que sería con piano. Saludo a mi admirado Librado Alexander y me comenta que la afonía también hizo presa de su voz… De alguna manera me invade una sensación de complicidad en el infortunio y eso motiva una malsana tranquilidad. Me presentan a la Maestra Flicka, un ser humano que irradia bondad y sensibilidad extrema absolutamente congruente con su voz melodiosa y dulce y su intensidad interpretativa. Llega la Maestra Aida García, soprano Lírico spinto con quien cantaría Parigi o Cara, uno de los duetos de Traviata. Al escucharla cantar, mi sorpresa no tiene límites. Su voz es un verdadero cañón de artillería bellísima y por demás potente… Vuelvo a sumirme en la angustia de la laringitis ante el despliego enorme de facultades de Aida. Por fin me toca ensayar apenas marcando voz y el Maestro Jesús Almanza, viejo y admirado amigo de varios años y director de la Camerata Santiago de Querétaro que nos acompañará en el concierto, hace los señalamientos pertinentes de manera muy adecuada tanto en las arias solo como en los duetos. Todos los compañeros se portan extremadamente gentiles y comprensivos conmigo y cada uno de ellos al fin cantantes y obsesivos de la angustia vocal que siempre nos acompaña, me ofrece un remedio que me permitirá cantar sin problema alguno… La inauguración del festival es en el Auditorio Esperanza Cabrera donde fuera la primera escuela y auditorio de la entonces Academia de Bellas Artes de Querétaro… Escuchamos a los jóvenes talentosos cantantes que concursan para ganar su participación en la gala. Me corresponde, además de ser jurado, cantar Granada acompañado al piano por el Dr. En Arte Eduardo Núñez Rojas… Librado Alexander me lleva a donde se localizaran las aulas de la Academia y me indica que entre dos postes de la construcción, en ese entonces podía pasar sin dificultad alguna… “Ahora no pasa ni mi pierna jajajajajajajaja” Todo ello va relajándome poco a poco. Viene después el ensayo con la orquesta. El talento del Maestro Almanza se deja ver… Verdaderamente es un director concertador que protege, cuida, apoya al cantante para que la voz y la interpretación logren fluir como debe ser… Le agradezco su apoyo y sus palabras me dan más confianza. En ciertas notas agudas pruebo
la voz y parece responder sin mayor problema.

concierto 4Por fin, la noche de la gala en el Teatro de la Ciudad de Querétaro… Librado y yo, compartimos camerino y ello nos permite hacer remembranza de muchas experiencias del oficio, de muchos compañeros con quienes nos ha tocado compartir escenario en este bendito oficio de la lírica… Lo pongo en contacto con un antiguo rival de certámenes de canto, Humberto Cravioto… “Humberto, te paso a un amigo que sí es cantante de verdad y dice que cuando quieras te da tus clasesitas jajajajaja” “Ah caray, pues quién es, échamelo a ver jajajajaja” ambos se emocionan al reencontrarse por el celular después de tantos años… Los nervios viajan del alma al intelecto una y otra vez… Yo olvido los botones del frac, Librado no está a gusto con el moño del mismo… Vocalizaciones, pruebas de voz en el agudo, respiración, un dulce, propoleo que nos diera la Maestra Aida, y la oración para pedir y agradecer por esta bendita maldición del canto… Tercera llamada y vamos a escena. La gente se entrega de manera muy bella. El dueto con la Maestra Flicka en la emoción compartida, Parigi o Cara con la Maestra Aida admirando su voz y compartiendo bellamente… Una furtiva Lágrima y después E Lucevan Le Stelle para culminar en el brindis de Traviata donde se une ese Tenor a quien no le salieron las patillas y el bigote pero sí una estupenda voz, Andrés Pichardo. La emoción contagia al público que aplaude acompasadamente al ritmo del brindis. Por si la emoción fuera poca, se me hace entrega de un reconocimiento que me veo obligado a referir dadas las palabras de bellísimo elogio a mi trabajo. “Por sus 43 años de impecable carrera artística como gran tenor, durante los cuales ha difundido la vasta riqueza musical de nuestra nación en todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los más grandes baluartes culturales en la historia de nuestro país”.

Que una institución tan seria y prestigiada me haya entregado esto, definitivamente es algo que motiva a seguir en esta lucha que a veces agota en pro de la cultura y el arte y tradición de nuestro México. Gracias al público, gracias a esa maravillosa orquesta y su excelso director el Maestro Jesús Almanza. Gracias Maestra Aida García, Maestra Flicka Rahn, Maestro Librado Alexander. Felicidades a Oskar Aguilar y Susana Amaya dos talentos con gran futuro. Gracias al Dr. Eduardo Nuñez Rojas Director de la Facultad de Bellas Artes y gracias al Dr. Gilberto Herrera Rector de la Universidad Autónoma de Querétaro por la invitación a participar en este inolvidable evento operístico. Luego la cena, el brindis real, la recapitulación y reflexión con todos los amigos donde se une el talentoso Vicente López Velarde Fonseca con quien queda la promesa de grabar un disco acompañado de su piano… Brindamos por el amor, con el amor, por el año que comienza a terminar y porque el año venidero traiga paz y emoción al mundo entero. Ahí quedan proyectos varios, sueños, emociones… Hasta pronto, Santiago de Querétaro, ciudad historia, ciudad magia, donde los duendes siguen haciendo travesuras… Ciudad museo donde mi hermano gato seguirá por siempre en su eterno vagabundear por las azoteas del alma…
Albertorafaelbustillosalamilla

* Cantante, compositor, pintor y autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.