Local

VELADA LITERARIA “María Cristina Cairo leyendo textos de Gerónimo Martínez García”

Por lunes 30 de noviembre de 2015 Sin Comentarios

Por: Claudio López Camacho

En un marco esplendoroso, el día 28 de noviembre de 2015, en la Casa de la Cultura de Mocorito como escenario, se vivió una gran velada literaria donde María Cristina dio lectura a diversos textos de Gerónimo Martínez. Significando un hecho enriquecedor al compartir con los demás un cúmulo de sentimientos, deseos y emociones. Una tarde- noche singular, amenazada por la tormenta “Sandra” y bañados por una copiosa lluvia que humedecía el ambiente, pero cobijados por la llegada de hombres y mujeres que han marcado el rumbo de la educación en México, Sinaloa y Mocorito. El primero en hacer acto de presencia fue el Exsecretario de Educación Lic. J. Antonio Malacón Díaz, seguido por el Profr. Marco Antonio Rodríguez Sánchez y familia; posteriormente hace arribo la Profra. Celia Pérez Gutiérrez y la Mtra. María del Rosario Valenzuela, el Dr. Francisco Díaz de la Vega, el Ing. Carlos Antonio Sosa Valencia, entre otros personajes citadinos y foráneos, intelectuales, académicos, investigadores y demás personajes emblemáticos que han dado riqueza cultural a la Atenea de Sinaloa. Dando un marco pletórico a la llegada del personaje central, el Profr. Gerónimo Martínez, quien elegantemente vestido y acompañado de su esposa María Cristina Cairo, entre saludos y abrazos y una que otra broma entre amigos, se tornaba un ambiente de añoranzas y camaradería. La tarde y la naturaleza se hacían cómplices, ya que entre truenos, cohetes y el replicar del campanario anunciando la llegada de las fiestas tradicionales de la patrona del pueblo, la Virgen de la Purísima Concepción, hacía aún más mágico el inicio del evento. Con un discurso sobrio pero cálido, daba la bienvenida a nombre del H. Ayuntamiento de Mocorito, de la Dirección de secundarias de SEPyC y de la Fundación Cultural Dr. José Ley Domínguez, el Srio. Del H. Ayuntamiento Lic. Luis A. Sainz Fierro, ofreciendo a la distinguida concurrencia el confort, la apacible calma, seguridad y calidez que ofrece un Pueblo mágico como lo es Mocorito.

Gerónimo Martínez, autor de innumerables obrasliterarias como son: Losjugadores, Líneas paralelas, Huellas, entre muchas otras, introduce su discurso haciendo alusión a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, partiendo del principio que puntualiza: la lectura como herramienta esencial y puerta del conocimiento, es interpretación, imaginación y creación. Con ella se adquiere un pasaje sin límites para embarcarse en aventuras fascinantes, para trascender lo cotidiano, para pensar y acceder al pensamiento de otros. Explicó el porqué, y desde cuándo escribe, así como el estilo que utiliza: he escrito cuentos, novelas y prosa poética, con temas que surgen de mi persona, de circunstancias de mi vida, y de los diferentes medios donde he vivido y trabajado. Muestra de ello es su primer libro Cosas de la vida (1980), que entre líneas dice: “Me gusta escribir, lo confieso. No sé hacerlo, lo admito. Estas páginas que pongo ante tus ojos, amigo mío, lo demuestran. Se mezclan en ellos jirones de vida, cosas vistas y algunas oídas, son solo cosas de la vida……”. Con sus claras y sentidas expresiones nos fue sumergiendo en esa historia personal poética que lo distingue, de una manera espléndida al compartir breves pinceladas como: “en un atardecer de marzo viene a mí el viento de mayo, rostro alegre y andar de viento nuevo, a preguntarme, inocente: ¿quién maneja el viento? Y respondió, preguntando, ¿Cómo es que tú preguntas quién maneja el viento?, siendo que tú eres el viento, mi tierno viento de mayo, que mueve mis pensamientos”. Y como en un cuento de hadas, Gerónimo, con esa mirada escondida y esa voz amarrada como la de los enamorados, invita orgulloso a su compañera de vida, a su esposa, la profesora María Cristina Cairo, diciendo: leer es uno de los mejores placeres que podemos experimentar; leer para soñar, leer para vivir, leer para viajar, leer para amar, leer para ser libre, leer para….tantas cosas. Y aparece la profesora como una musa con vestimenta muy a doc con el contenido temático de sus guiones, y así convertir la velada en todo un recital de fragmentos del libro Huellas. Jugando con esa línea invisible entre lo que es la poesía y la actuación, nos fue envolviendo con ese juego de voces, ritmos y finos movimientos de sus manos, que en cada pausa prolongada terminaba con una catarsis de aplausos del público asistente, diciéndole sin decir, continúa. Y continuó, leyendo: “¿Qué son las mariposas? Preguntaste dejando caer suavemente sobre los míos tus ojos de mirar de niña. -Las mariposas – te dije- son papeles de color, de entrañas palpitantes, que se mecen al viento en columpios suspendidos del cielo por hilos invisibles….”

Y con un movimiento sugerente se alejó del micrófono para luego acercarse, diciendo: “hay caminos con altos de trecho en trecho, para detenerse a esculcar el paisaje, para imaginar a los peregrinos de ayer que recorrieron el mismo sendero, que miraron las mismas piedras, y para imaginar a los que mañana harán los mismos altos para mirar con otros ojos esto que estoy mirando”. Sumergidos en lo que estábamos viviendo, el tiempo se hizo corto, cuando en un abrir y cerrar de ojos la velada terminaba, y entre aplausos y diversas expresiones J. Antonio Malacón solicitó un espacio y con una expresión de emoción y agradecimiento dijo: permítanme leer un párrafo de un libro de Gerónimo, que en lo personal me gusta. Inmediatamente la profesora Celia Pérez, emocionada también, hizo uso del micrófono y movida por el momento pidió no dejar de promover estos espacios literarios, haciendo una serie de reflexiones sobre trascender y hacer historia como seres humanos, lo que provocó que la profesora María del Rosario Valenzuela sin dejar que se sentara, la cobijó haciéndole un significativo reconocimiento al señalar que ella ha hecho historia como una mujer distinguida, que ha trascendido y que en su libro figura como una de las protagonistas por muchas razones, entre ellas, principalmente, porque fue su maestra en primaria.

Y así, se iba diluyendo el tiempo y el programa diseñado para tan singular evento, donde todos los asistentes profundamente conmovidos, diciendo mucho sin decir nada, aplaudían de pie. Finalmente, el protagonista central, Gerónimo, retoma la palabra diciendo emocionado:siento a Mocorito como mi segunda casa, recuerdo con nostalgia cuando venía con mucha frecuencia a multiplicar y capacitar a los docentes cuando era parte del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio. Por esta calidez, y porque reconozco que Mocorito es cuna de personajes ilustres, escritores, poetas y artistas. Somos muchos los que en Mocorito hemos encontrado la inspiración para nuestras obras. Y con una pausa, finalmente selló diciendo: “morir es revivir la vida, nacer es revivir la muerte”. Finalizando como protocolariamente lo indica la regla, pero no por eso menos emocionado, el profesor Sandro Navarro , jefe del departamento de servicios regionales del Évora, clausura tan bella velada literaria con un emotivo y agradecido mensaje a nombre del secretario de educación pública el Dr. Francisco C. Frías Castro.

* Director de Educación Secundarias SEPyC

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.