Nacional

Alice Munro: Demasiada felicidad

Por domingo 15 de febrero de 2015 Sin Comentarios

Por Iván Escoto Mora*

Alice Munro (1931), escritora canadiense, conoci­da especialmente por sus relatos. En 2013 recibió el Pre­mio Nobel de literatura.

Según se aprecia en la página oficial del Premio Nobel, su obra se caracteriza por retratar las condiciones cotidianas de la humanidad, desde la perspectiva de la vida que acontece pequeños pueblos y escenarios subur­banos.

Alice Munro

Sus historias reflejan la lucha por la aceptación social que conduce, con frecuencia, al establecimiento de relaciones tensas y conflictos morales, procedentes de las diferencias generacionales y de expectativas insa­tisfechas. En medio de tensiones psicológicas, su narrati­va plasma imágenes de un día a día que va construyendo eventos decisivos en los que se asoma la ambivalente ex­periencia de la vida (nobelprize.org., 2015).

Para la escritora, lo ordinario es un instrumento de análisis que le permite desentrañar la esencia de lo hu­mano. Sus protagonistas, inscritas en la vida de pequeñas comunidades, son espejo del carácter de la autora: intui­tivo, apasionado, fuerte, independiente (Murphy, 1990).

En una entrevista para el telediario The Journal Revue (Murphy, 1990), Muro deja ver los trazos de esa mezcla peculiar que constituye su perfil literario: simple, claro y, al tiempo, de profundidad sociológica:

-Cuando inicié mi carrera como escritora en los cincuen­tas, quería escribir novelas, como todos, pero no podía porque tenía hijos y no tenía tiempo de dedicar un año entero al proceso creativo, entonces decidí escribir peque­ñas historias, podía escribir esas historias en un mes o seis semanas y luego, dedicarme a mis tareas del hogar…

-¿Esto corresponde a un inconveniente de la vida domés­tica?

-Eso espero, aprendí a ordenar mejor mi tiempo para es­cribir. Lo que hacía en mi vida me daba la tranquilidad que me permitía escribir de manera clara y breve…

-¿Por qué escribir sobre la vida y la gente de pequeños pueblos?

-Lo que da la vida en ellos es la posibilidad de ver a la so­ciedad en sus conductas, sus vidas, sus etapas, las cuales también revelan las fases de la humanidad… La represión de toda la sociedad se hace visible en esas pequeñas so­ciedades…

-¿Por qué escribir de gente ordinaria y de vidas ordina­rias? ¿Eso responde a las necesidades del público?

-Yo tengo problemas con el concepto “ordinario” porque no sé qué sea… Siempre he creído que la gente que lee un libro es extraordinaria…

-¿Sus historias son un esfuerzo para explorarse a sí mis­ma?

-Sí, de hecho lo son porque mi vida es lo único que tengo para ver a través de la vida y eso es sin duda parte de la aventura…

La obra de Munro es extensa y ganadora de múl­tiples premios. Un dato interesante es que, con autoriza­ción de la autora, gran parte de sus relatos están en la Internet, disponibles en versiones libres y, aunque se trata de textos no definitivos, dan la posibilidad a los lectores a acercarse a su literatura.

El libro Too Much Happiness (Demasiada felici­dad), es un conjunto de diez relatos en los que Munro pone en el centro la perspectiva de mujeres inmersas en el drama de circunstancias que, de un modo o de otro, an­clan su vida a la ficción de la realidad. En el fondo de cada drama, posiciona dilemas éticos, filosóficos y humanos de corte fundamental.

Quizá uno de los cuentos más perturbadores de la colección es Juego de niños, en él se advierte la cruel­dad de la inocencia que, mucho antes de que el concep­to bullying se incorporara al lenguaje colectivo, capta en la percepción de dos niñas (protagonistas del relato) las definiciones de la intolerancia, el rechazo y el miedo a lo diferente, el cual, materializado en el odio, conduce al ex­tremo de la aniquilación.

Dos pequeñas estudiantes, en edades de prima­ria, se identifican en sus intereses, gustos e incluso apa­riencia física. Se observan tan idénticas que logran asumir­se como mellizas. Son alumnas regulares de un colegio en el que coinciden con un grupo de estudiantes especiales. En ese grupo, hallan a una niña a la que deciden señalar como su enemiga, la razón, su condición diferente que les recuerda todo a lo que temen, todo lo que no quisieran ser.

En una oportunidad, mientras pasan algunos días de campamento, aprovechan la confusión de los juegos y los descuidos de los profesores para ahogar en el estan­que a su enemiga. Han decidido que no tolerarán su pre­sencia y menos aún el atrevimiento de pretender ingresar a su exclusivo grupo de dos.

Los años pasan y las niñas homicidas se separan, su vida parece seguir sin alteraciones ni sobresaltos, no se advierte que experimenten remordimiento y aquel episo­dio queda en el recuerdo de una travesura pasajera. ¿Será este un relato sobre lo que otra mujer, Hannah Arendt, describe como banalidad del mal? Tal vez la comparación sea adecuada. Arendt se refiere a esa maldad irreflexiva que es incapaz de observar su propia perversidad o la gra­vedad de sus consecuencias. Las niñas quizá piensan: sólo es una vida, del mismo modo que Adolf Eichmann pensó, al asesinar a miles que: “sólo se trataba de cumplir las órdenes del Tercer Reich”.

Juego de niños presenta un rostro aterrador de lo humano, insensible, violento, capaz de simplificar la ra­cionalidad al extremo de lo irrelevante, llevándola así al lugar en el que todo se vuelve lícito.

Alice Munro, escritora de honduras psicológicas y realidades cotidianas. Sus historias son fotografías de la interioridad humana imposibles de mirar sin cierta dosis de angustia.

* Lic, en derecho y filosofía.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.