DestacadosNacional

A Carlos Fuentes la novedad del cine le llegó como algo que de niño no esperaba y fue muy feliz: Silvia Lemus

Por viernes 30 de enero de 2015 Sin Comentarios

La esposa del escritor mexicano presenta en Tijuana el libro póstumo “Pantallas de plata. Textos de Carlos Fuentes sobre cinematografía”. Entrevistada telefónicamente, Silvia descri­be al escritor como un hombre voraz cinematográficamente, “Carlos descansaba con el cine viendo películas diariamente”.

Por Jaime Cháidez Bonilla*

Carlos Fuentes1Silvia Lemus presenta en Tijuana el libro “Panta­llas de plata. Textos de Carlos Fuentes sobre cinemato­grafía”. Silvia fue la esposa del escritor que murió el 15 de mayo de 2012. La presentación se realizó el jueves 15 de enero en la sala Carlos Monsiváis del Centro Cultural Tijuana.

Desde la Ciudad de México, Lemus acepta la en­trevista donde comenta la relación que Carlos Fuentes tuvo con la cinematografía, desde el mismo instante de su nacimiento en Panamá, ciudad donde se encontraba su familia por las labores de cancillería del padre de Carlos.

-“Se encontraban en un cine y la madre comenzó a sen­tir los dolores del parto. De allí se fueron al hospital. Les va a interesar mucho leer el libro porque se comenta la importancia del padre de Carlos, que además de ser di­plomático, le interesaba mucho el cine. A Carlos Fuentes la novedad del cine le llegó como algo que de niño no esperaba y fue muy feliz. Carlos fue un niño lector que es­tuvo expuesto a una serie de circunstancias en diferentes países. Eso le despertó su afán creativo que lo convirtió en el escritor que conocemos”.

-He leído que Carlos Fuentes acostumbraba ver una pe­lícula diariamente.
-“Sí, así es. Carlos descansaba con el cine. Lo sé, además, porque desde que me casé con él veíamos cine. Era real­mente una costumbre que nos sentábamos por las tardes a ver películas, es verdad. Era Carlos una persona que le gustaba el cine musical, que le gustaba el drama, que le gustaban las películas de México, igualmente que las nor­teamericanas de Hollywood por las que tenía una gran admiración, igualmente el cine europeo, el cine alemán, el cine francés, el cine italiano… Carlos era un hombre vo­raz en cuestión de cine, lo veía todo.

-Carlos Fuentes era muy cinematográfico, era un perso­naje en sí mismo. Estuvo en Tijuana en los años 90, con teatro lleno y gente afuera del recinto. ¿Por qué Carlos Fuentes tenía tanta aura, tanto carisma?
-“Mire, yo le puedo hablar de mi experiencia pero usted la habrá tenido también. Carlos era simplemente una per­sona que tenía ese don, con ese don uno nace, el carisma lo da la personalidad, el físico, la elegancia, la forma de hablar y todo eso que él llevaba en su cabeza, que tenía algo extraordinario, en ebullición constante, ideas, ima­ginación, amabilidad, era un hombre elegante y guapo, además. Eso ayuda mucho a ser carismático.

Carlos Fuentes2-Vi una entrevista que le realizaste a Carlos Fuentes por TV canal 22, ¿era difícil o fácil entrevistarlo?
-“ Yo creo que era fascinante hablar con él porque él tenía siempre una respuesta más allá de la propia pregunta”.

-¿Tienes una técnica para entrevistar?
-“Yo creo que cada persona tiene su propia técnica, cada persona es particularmente curiosa. Desde luego que para hacer una entrevista hay que hacer una tarea, no puede uno llegar improvisando, hay que tener una base para entrevistar, hay que conocer al personaje. En el caso de un músico hay que saber qué vida es la que un músico tiene y no solo eso, saber cuáles son sus influencias. La técnica de la entrevista es personal”.

Pantallas de plata. Textos de Carlos Fuentes sobre cine­matografía

Se trata de una publicación en la que Carlos Fuen­tes habla de su padre, Rafael Fuentes, a quien reconoce como su primer guía para tener una experiencia del cine, y se ocupa de las películas de la época de los años 20 y de sus actrices, según lo detalló el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Según estos textos, Fuentes estuvo tan cercano al cine que incluso el 11 de noviembre de 1928 su nacimien­to estuvo a punto de ocurrir en una sala cinematográfica, pues sus padres estaban en la función de la película “La Bohème”, basada en la ópera de Giacomo Puccini (1858-1924), cuando su madre inició labores de parto.

Carlos Fuentes3Su pasión por el Séptimo Arte llevó a Fuentes a escribir guiones para películas como Las dos Elenas, basada en su cuento homónimo y dirigido en 1964 por José Luis Ibáñez, quien también dirigió la cinta, Las dos cautivas también tomada de una histo­ria de Fuentes.

Trabajó en el texto El gallo de oro (1964) y Tiempo de morir (1966), junto con Gabriel García Márquez. Además escribió los guiones de Un alma pura (1965) y Pedro Páramo (1967), en colaboración con Ma­nuel Barbachano Ponce adaptando la no­vela de Juan Rulfo y con Carlos Velo como director.

También fue filmada su novela La cabeza de la hidra en 1981, por Paul Leduc, con el título Complot petróleo: La cabeza de la hidra y guión de Fuentes. El argentino Luis Puenzo realizó en 1989 Gringo viejo.

Para televisión, Fuentes grabó la serie “El espejo enterrado”, que se comen­zó a difundir en 1992 y sobre cuya base pu­blica el libro homónimo.

La primera incursión del también autor de “Aura” como guionista cinema­tográfico fue por la invitación que le hizo el productor Manuel Barbachano Ponce para “El gallo de oro”, de Roberto Gavaldón (1964).

*Periodista y editor cultural Tijuana.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.