Editorial

Editorial: Nº 219

Por domingo 3 de agosto de 2014 Sin Comentarios

pag 2 editorial1“En realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree que puede hacer a cada momento.” Julio Cortázar.

Los centenarios de los ilustres de la literatura en este 2014, son motivo de conmemoraciones y júbilo en La Voz del Norte. En la edición 219, nos congratulamos del siglo de una de las figuras fundamentales del mundo de las letras, Julio Florencio Cortázar Descotte. El excepcional autor argentino, nació en Ixelles suburbio de Bruselas, Bélgica, el 26 de agosto de 1914 y falleció en la ciudad que amo Paris, el doce de febrero de 1984. En  su vasta obra que comprende novela, cuento, prosa, teatro, poesía destacan los títulos de: “Rayuela” escrita en Paris y publicada en España en 1963; “Los premios” 1960; “Modelo para armar”  1968; “Libro de Manuela” 1977; “Divertimento” 1986-, escrita en 1948; “El examen” escrita en 1956; “Diario de Andrés Fava”- novelas-. En prosa:” Historia de Cronopios y de famas”;  “Una tal Cuca”; en cuento: “Bestiario”,  Final del Juego; “Octaedro”; “ La señorita Cora”; “ La otra orilla”; “ Deshoras”; “ Las armas secretas”; “ La vuelta al día en ochenta mundos”; teatro, poesía y epistolarios son parte de su generosa tarea que  llenó a los lectores de imaginación , estilos y sapiencia.

“Quiero  decirte esto, no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que se espera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperadamente. La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto, me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, de disimulo casi, la sustitución de los insustituible. El Che ha muerto y a mí no me queda más que el silencio…”. Carta a Fernández Retamar, sobre la muerte del Che, 29 de octubre de 1967. Julio Cortázar.

Las celebraciones por el centenario del autor argentino que nació y murió en el continente europeo, suceden en todo el mundo y son bien merecidas. Festejamos a  un hombre que en su compromiso con el lenguaje formo un universo propio; el señalaba los inicios de su vocación y profesión: “Mis primeros libros me los regaló mi madre. Fui un lector muy precoz y, en realidad aprendía a leer por mi cuenta, con gran sorpresa de mi familia, que incluso me llevó al médico porque creyeron que era una precocidad peligrosa y, tal vez lo era, como se ha demostrado más tarde.”   El final de Julio dejó un hoyo negro en las letras, en su obra que con el paso del tiempo recibe mayores reconocimientos, los lectores inteligentes y los sensibles se identifican y encuentran nuevas vertientes que amplían sus posibilidades de expresión y comprensión, a través de la música, el lenguaje, el estilo, y el oficio. Felicidades Cortázar por tu cumpleaños, te recordamos leyendo tus obras.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente entrada