Estatal

Gabriel Leyva Solano. Los telegramas y los siete caminos de sangre

Por domingo 1 de junio de 2014 2 Comentarios

“El Primer Mártir de la Revolución en Sinaloa” Francisco Ignacio Madero González

Por Juan Manuel Véliz Fonseca*

pag 3 juan manuerl veliz fonseca1Este 13 de junio del 2014, se cumplirá 104 años del vil asesinato del profesor Gabriel Leyva Solano. Fue el primer pronunciamiento revolucionario en el país, que se realizó en la celaduría de Cabrera de Inzunza, del distrito de Sinaloa  en contra de la política represiva del gobierno del general Porfirio Díaz Morí. Así lo expresaba a través del medio de comunicación más rápido y eficaz de aquel año de 1910, como era los telegramas que primero enviaba el gobernador Diego Redo al prefecto del distrito de El Fuerte, donde expresaba lo siguiente: “Gabriel Leyva, conocido promotor de motines en Distrito Sinaloa al ser aprehendido por auxilio, hizo resistencia armada, resultando del encuentro un muerto y un herido. Recomiéndole reforzar inmediatamente su personal armado, vigilar a todos los sospechosos de ese distrito y reprimir con toda energía cualquier movimiento revoltoso.

Póngase en comunicación con el prefecto de Sinaloa para evitar la fuga de Leyva”. Otro día le enviaba otro comunicado donde expresaba lo siguiente: “Gabriel Leyva, acompañado de Narciso Gámez (Figueroa), Maximiano Gámez (Cerecer), Jesús Félix y Alfonso Montoya (Cota) después de hacer resistencia a la fuerza pública matando a un auxiliar e hiriendo gravemente al comandante y otro auxiliar, en Cabrera de Inzunza, Distrito Sinaloa, huyendo rumbo a Ocoroni, adonde ya se había dictado órdenes para su detención. Recomiéndole tome medidas inmediatamente para ejercer vigilancia estricta porque se acaban de recibir noticias de que sigue para Agua Blanca con rumbo a ese distrito”, firmado por Diego Redo, el día 8 de junio. Luego ese mismo día el capitán Antonio Barreda enviaba otro telegrama informándole lo siguiente: “Gabriel Leyva, está preparando asalto esta ciudad, pero no creo que lo verifique, sin embargo desde anoche tengo fuerza aumentada y ya procuro aprehensión Leyva”.

Antonio Barreda. El intercambio vía telegramas siguió; el 9 de junio, el gobernador le envía un telegrama  al prefecto de distrito Antonio Barreda diciéndolo lo siguiente: “Al ser aprehendido Leyva y después de ver si es posible que confiese los motivos que lo han obligado provocar desórdenes procure que no vaya a fugarse en camino”. Un último telegrama que envió el capitán Barreda al gobernador Diego Redo fue: “Ya procuro arreglar local para complicados motines Leyva, los que serán consignados Juez Primera Instancia. Aun no recibo armas y municiones ya procuro, inquirir noticias sobre particular”.

Pues bien, el día 12 de junio en el lugar denominado El Aguaje del Bainoro, de la celaduría (hoy comisaria de Mazocari) fue capturado el profesor Gabriel Leyva Solano y enviado a un calabozo, mientras el prefecto Barreda y el Juez Lic. Ignacio Gastelúm, recibía la orden del gobernador Diego Redo que había que  asesinar a Leyva. El 13 de junio de 1910, Leyva fue conducido a Cabrera de Inzunza a la supuesta reposición de hechos, donde Gabriel Leyva Solano y su gente dieron muerte en un enfrentamiento a un auxiliar y trastocó el orden público, pero al llegar a la Loma de Peñuelas fue fusilado. Sus captores dijeron como disculpándose: “Trato de escapar y le disparamos dijeron ellos”. El certificado expedido por el doctor Luis G. de la Torre los delató al referirse al cuerpo de Leyva y las lesiones provocadas por arma de fuego y son tres: “La primera situada en la raíz de la nariz; la segunda en la región del pectoral lado derecho; la tercera en la región epigástrica a ocho centímetros arriba del ombligo” ya que los balazos los tenía de frente y no en la espalda.

pag 3 juan manuerl veliz fonseca2Gabriel Leyva Solano fue sepultado el 14 de junio de 1910 a las 5 de la tarde en el panteón municipal, siendo acompañado por sus padres, don Encarnación y doña Nicolasa, su prima Casimira Solano, su mujer Anastasia Velázquez, sus hijos Gabriel y Soledad, doña Eligia Sandoval de Montoya, sus amigos Francisco Javier Saracho, Evaristo Sandoval padre e hijo, Jesús Baldenebro, Rosendo Verdugo, Cesáreo Zamora, Melesio Montoya Sandoval y otros. Al momento que el sol se ocultaba el féretro bajaba a la tumba. Terminando así con los ideales de libertad que pretendía aquel maestro rural.

En 1937, arribó a Culiacán, el porta campechano Carlos Mc Gregor Giacinti, como maestro de la Universidad Socialista del Noroeste hoy Universidad Autónoma de Sinaloa. Le unía una fuerte amistad con el general Gabriel Leyva Velázquez. En el puerto de Mazatlán, se casó con María  Emilia González Valenzuela. En febrero de 1955, presenta el corrido: Siete Caminos de Sangre en alusión a lo realizado por Gabriel Leyva Solano e interpretado por el actor Ignacio López Tarso. Es muy probable que  haya recorrido el municipio de Sinaloa ya que nos describe los lugares y acciones realizadas: 1. Cabrera de Inzunza, lugar donde se realizó el primer enfrentamiento con el gobierno y lugar de origen de Maximiano y Narciso Gámez; 2. Sinaloa, lugar de nacimiento de Gabriel y lugar donde enfrentaba a los caciques como: Miguel y Manuel Tarriba, Fortino Peña, Octaviano Alcalde, José María Rojo, Leónides Norzagaray, Maximiano y Lamberto Rojo, Felipe Zazueta entre otros;  3. Mazocari, lugar donde vivía Guillermo Peña; él los escondió en El Aguaje y él mismo los denunció; 4. Rancho de Peñuelas, lugar donde fue fusilado y hoy se le conoce como el Obelisco de Leyva; 5. Ocoroni, lugar donde Leyva logró que se les restituyeran las tierras a los mayos-yoremes, que les había despojado josé María Rojo;  6. Baburía, fue en la casa de Manuel Montoya  donde inició Leyva Solano su lucha revolucionaria;  7. Bainoro, lugar donde fue capturado Gabriel Leyva Solano.

Hace ya varios años se construyó un monumento alusivo a su persona; hace algunos años fue destruido por el tiempo y el olvido, eso nos comenta José Antonio Tejada Acosta originario de Mazocari. Aquí una parte del corrido: “Vete a “Cabrera de Inzunza”/ Por “Sinaloa de Leyva”/ Y después a Mazocari”/ Por el rancho de Peñuelas”/ Y de “Ocoroni” a Baburía”, / Por recodos y veredas, / Llegarás hasta “Bainoro”/ Y entonces te darás cuenta / Que rego siete caminos / La sangre de Gabriel Leyva.

Por Siete caminos iba / La muerte tras de su presa / Los rurales la seguían / Con su sombra traicionera / Y también siete caminos / Camino Guillermo Peña / Y también don Diego Redo / Y el asesino Barreda.

En su última parte nos dice: sigue cantando el corrido / y que el corrido no acabe / para que sepan los hombre / que en este México nacen, / que camino de “Peñuelas”/ por Sinaloa alcance, / el día trece de junio / del año diez-Dios lo sabe-/ Gabriel Leyva dio la vida, / primero y antes que nadie, / regando por cuatro heridas / siete caminos de sangre. Mi padre cuando se encontraba alegre exclamaba: “Viva Leyva” luego remataba: “Tóquenle la espinita a mí general.

*Cronista de Sinaloa de Leyva.

Related Post

2 Comentarios

  • José Alfonso Galindo Espinoza dice:

    Muy ilustrativa esta parte de la historia de nuestra patria, que poco sabemos, mi padre, Don Manuel Galindo Candil,
    nació en Sinaloa de Leyva el 07 de junio de 1897 y peleó al lado del General Gabriel Leyva Velázquez. Dr. José Alfonso Galindo Espinoza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.