Estatal

Daniel Gámez Enríquez. Maestro, político e historiador de su pueblo.

Por domingo 4 de mayo de 2014 Sin Comentarios

Feliz aniversario 429 de la villa de Sinaloa, fundada el 30 abril de 1585

Por Juan Manuel Velíz Fonseca*

pag 15 Juan manuel Velíz Fonseca1El profesor Daniel Gámez Enríquez nació el 21 julio de 1914, en la ciudad (hoy de Leyva), y murió el 12 de marzo del 2001, en la ciudad de Culiacán. Sus padres fueron Alfredo Gámez y Constanza Enríquez. Se casó con la profesora Rosa María Machado con quien procreó 4 hijos: Gisela Olivia, Martha Elena, Artemisa del Rosario y Daniel Ramiro. También la maestra Rosa María y el profesor Daniel adoptaron una niña, porque quedó huérfana.

Su madre  murió en el parto  y le puso el nombre de Lourdes con sus apellidos. Al quedar viudo se volvió a casar con Margarita Lucía Sánchez. Con ella procreó dos hijos de nombre Constanza Margarita y Jesús Ramón, pero él les llamaba Cacachila y Mauto.

Se dedicó a varios oficios: fue albañil, vendió agua en botas, peluquero, panadero, ejidatario, escritor, poeta, compositor, profesor y político. Su mayor tiempo lo dedicó a la docencia y otra parte a la administración pública. Fue fundador del ejido de Sinaloa de Leyva, en 1937. Perteneció al Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, donde culminó su formación como maestro.

De 1960 a1962 fue presidente municipal. Anteriormente había ocupado el cargo como secretario del Ayuntamiento periodo1954-1956. También fungió como oficial mayor  de la Liga de Comuidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Sinaloa. En 1962 don Daniel Gámez Enríquez y el historiador don Antonio Nakayama elaboraron el decreto del escudo del municipio e Sinaloa.

pag 15 Juan manuel Velíz Fonseca2Como escritor dejó una bonita obra de historia regional a la que tituló “Mis Tres Sinaloas” Para la cual argumentaba: “Uno, soy del estado de Sinaloa, dos, del municipio de Sinaloa y tres, nací en Sinaloa de Leyva”. Escribió el corrido a Sinaloa de Leyva, cantado por Octavio Norzagaray, acompañado por el grupo musical de Los Cervantes; algunas poesías, sus vivencias y reflexiones, en las que destacan: “Himno a Gabriel Leyva”, “5 de Febrero”, “Bandera Mexicana”, “Aquel”, “Tú Existes”, “Soñando despierto”, “Me estoy acostumbrando”, “Despedida”, “Qué me importa”, “Corrido a Alfonso G. Calderón”, “Queridos maestros y amigos”; esta última es su despedida como maestro jubilado y expresó lo siguiente: “No quiero retirarme del servicio sin antes, por medio de estas líneas, hacerles patente mi más profundo agradecimiento por las atenciones que siempre me dispensaron, por su comprensión hacia mi persona y, principalmente, por su responsabilidad, su dedicación al servicio y el respeto y cumplimiento que siempre manifestaron a las disposiciones de la Superioridad y del suscrito.

Me retiro con gusto, porque creo haber cumplido ya con mi tarea; más de 43 años en la brega son más que suficientes para aguantarlos y que me hayan aguantado. Considero de justicia dejar el campo a otro compañero; la juventud tiene derecho a escalar y esta es una oportunidad que dejo a ustedes, deseando que sea uno de mis compañeros de la zona 017 quien me supla en esta responsabilidad que dejo desde hoy, 11 de abril de 1983; cualquiera de ustedes lo merece y tiene derecho.

Los exhorto que luchen por mi plaza y que llegue el mejor y sigamos unidos como hasta ahora; que mi ausencia no sea motivo de cambios de conducta sino de cambios técnicos superados, que tanto necesitamos en estos tiempos difíciles que vive no sólo México, sino el mundo entero. Reforcemos nuestros esfuerzos por superar las metas que México se ha trazado para salir de esta crisis y llegar a hacer un México más fuerte, más unido y más rico en lo económico y en lo espiritual, para que las nuevas generaciones que estamos formando no se avergüencen de nosotros y puedan vivir en paz en un país que pueda concursar con las naciones más cultas del mundo. Abrazos para todos ustedes, queridos maestros. Sinaloa de Leyva, Sinaloa, a 11 de abril de 1983”.

pag 15 Juan manuel Velíz Fonseca3Una anécdota del profesor Daniel Gámez Enríquez, es la que nos narra el cronista vitalicio de Sinaloa don José Ángel Gómez Mora: “Se cumplía un año luctuoso de la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta, dentro del auditorio del PRI-Municipal, los oradores habían hablado de la vida y obra de Colosio, cuando pidió su intervención don Daniel Gámez y dijo con coraje: Que curioso la política a la mexicana, estamos de luto y nos invitan a conmemorar un año luctuoso de Colosio, pero lo curioso es que nos invitan los que lo mataron ya que esa orden viene de muy arriba y aquí estamos muy obedientitos, obedeciendo las ordenes de quienes lo mataran”.

Antes de morir el profesor Daniel Gámez Enríquez pidió que se le sepultara en el panteón de Sinaloa de Leyva y en contra de su última voluntad fue sepultado en un panteón de la capital del Estado. Sus hijos, 5 años más tarde, reconsideraron su voluntad y el día 15 de mayo del 2006, (Día del Maestro) sus restos fueron trasladados desde la ciudad de Culiacán al pueblo que lo vio nacer y desenvolverse como profesor y político, no sin que antes las autoridades municipales, encabezados por el Lic. Wilfredo Veliz Figueroa, familiares, magisterio y pueblo en general, realizaran sus honras fúnebres y después inhumaron sus restos en el panteón municipal donde descansa junto con su esposa, la maestra Rosa María Machado.

*Cronista de Sinaloa de Leyva

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.