Nacional

Remembranza en el aniversario del Maestro Luis G. Basurto

Por domingo 14 de julio de 2013 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel “El Cuervo”*

Remembranza2—Hace ya 43 años… Cuarenta y tres años… Ahí estábamos en la víspera de lo que se llamó el “Festival Internacional de la Canción Popular”… Yo, tal vez, no tenía una clara conciencia de lo que significaba el hecho… Tal vez lo juzgaba de la misma manera en que viví aquel programa conocido como “Estrellas Infantiles Toficos” que conducía Manolita Saavedra…

—¿Ahí comenzaste…?

—Bueno, fue mi primer aparición en televisión, si así lo quieres ver… Yo debo haber tenido alrededor de siete años y vivíamos por un tiempo en la Ciudad de México dado que mi padre admirado y amado, Dr. Alonso Bustillos Rosado, venía comisionado por PEMEX para estudiar un diplomado en dirección de hospitales… Yo estaba en aquel entonces como primer solista del Coro de Niños Cantores de Minatitlán… Lo había fundado el Padre Miguel López quien entonces lo dirigía…

—¿No lo dirigía el Padre Nacho…?

—No… Él lo dirigió en su segunda etapa cuando el Padre Miguel se fue como misionero a Uganda y ahí en África moriría entregado al servicio social para los desposeídos africanos que tanto han sufrido y siguen padeciendo… Y volviendo al coro, cuando nos vinimos a vivir temporalmente al Distrito Federal, el propio Padre Miguel le llamó a otro sacerdote de gran vocación y gran preparación musical sobre todo en las artes corales, el Padre Juan Manzo… Dada la recomendación, se me audicionó para el Coro de Niños Cantores de México… Inolvidable momento… Al comenzar a cantar Torna a Sorrento, sentí una emoción profunda invadirme… Cuando iba a la mitad de la canción, las lágrimas corrían por mi rostro inevitablemente… Al terminar la audición se hizo un silencio absoluto entre los compañeros del coro mismo que interpreté como respeto a mi sensibilidad… El Padre Manzo se acercó y me abrazó diciéndome: ¡Jamás pierdas esa sensibilidad… Jamás!

—¡Qué hermoso recuerdo debe ser…! Pero ¿qué sucedió entonces con tu participación en aquel Festival…’

Remembranza1—¡Bueno, fue toda una polémica…! Finalmente gané el festival con una canción escrita por Roberto Cantoral llamada El Aeropuerto… El arreglo orquestal estaría a cargo de el Maestro siempre querido, admirado y recordado Juan Fernando “Bebu” Silvetti… El ganar me valió un contrato con Orfeón y la inscripción al primer Festival OTI… El afamado productor y director Paco de la Barrera se convirtió así en mi director artístico…. Estábamos bajo su dirección entre varios más: César Costa, Francisco “El Charro Avitia”, Jorge Vargas, Lupita D’Alessio, Los Rocking Davils, Los Hermanitos Solís y yo, que entonces solamente era Alberto Ángel, sin “El Cuervo”… Cuando la disquera me inscribió a aquel primer Festival de la Organización de Televisoras Iberoamericanas, sentí que había pasado ya a otra etapa… Nuevamente a trabajar junto con Bebu Silvetti en las tonalidades más convenientes, y el arreglo orquestal para la canción con la que participaría… Una vez más, Roberto Cantoral fue el autor… La canción, polémica desde el nombre: “Yo No Voy a La Guerra”… Una vez más, gané el festival cuando el Maestro Luis G. Basurto el gran dramaturgo mexicano, fuera presidente del jurado… Cabe señalar aquí que la trayectoria del Maestro Basurto, es verdaderamente de elogiarse. Nació en la Ciudad de México el 11 de Marzo de 1920 y murió precisamente un día como hoy 9 de Julio pero del año de 1990 aquí mismo en el Distrito Federal. Luis Gonzaga Basurto, su nombre completo, estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Leyes en la Facultad de Jurisprudencia de la misma institución universitaria y en Hollywood estudió artes cinematográficas. Regresando de California, se dio a la tarea de escribir teatro que fuera su pasión de por vida. Sus primeros trabajos fueron realizados en conjunto con otro gran escritor: Xavier Villaurrutia, aunque a decir verdad, según me contara en alguna reunión el Maestro Basurto, sus verdaderos primeros trabajos fueron realizados anteriormente siendo muy joven cuando enviaba al periódico Excélsior crónicas teatrales y artículos literarios diversos. Nos cuenta el dramaturgo: “Siempre estuve inventando pequeñas obras que improvisaba. Pero escribir ya en serio lo hice como a los catorce o quince años. Un amigo mío de la secundaria se había suicidado, cosa que me impresionó mucho. Entonces se me ocurrió hacer una nota dramática, angustiosa. Desde entonces, yo buscaba lo dramático, aún dentro del periodismo. Corrí a Excélsior, se la entregué al jefe de redacción que era entonces Gonzalo Herrerías. La nota salió publicada y entonces me animé, y aunque no me las pagaban seguí llevando otras. Un día por fin Rodrigo de Llano, director del periódico, me encargó una nota y me la pagaron por primera vez; creo que me dieron 8 pesos. Hacía notas de arte… No había entonces columnas especializadas como ahora las hay… Yo inauguré la primera columna de arte y cultura en 1940 escribiendo sobre danza, teatro, cine, pintura, literatura…” Recibió muchos premios por parte de la crítica especializada y no… A mi parecer, menos de los que merece. Desde luego es menester señalar que obtuvo cuatro veces el premio Juan Ruiz de Alarcón y logró establecer una marca de más representaciones teatrales con su obra “Cada Quién su Vida” misma que llegó a la fabulosa cantidad de 7000 representaciones en 1985… Faltaría contabilizar las que siguieron a ese año, desde luego. Colaborador de varios periódicos y programas de televisión como comentarista, tuvo el cargo de Vicepresidente de la Sociedad General de Escritores de México… Gozó del afecto y el respeto de todos sus compañeros… El propio escritor Maestro Salvador Novo, quien fuera Cronista de la Ciudad de México, se expresaba muy elogiosamente de Luis G. Basurto nombrándolo El Moliére mexicano… Asimismo, los críticos teatrales lo definían como escritor católico de vanguardia… Pero el Maestro Basurto se definía a si mismo como un soldado del teatro… Basurto rompió con muchos tabúes dentro del teatro… Con Cada Quién su Vida, tocó por primera vez la temática del Cabaret, que nadie se atrevía a tocar por miedo a la crítica social dado que transcurre un fin de año en un prostíbulo de pueblo cuando las prostitutas están a la espera de clientes… Pionero de la televisión cultural y del periodismo del mismo rubro, Luis G. Basurto debe ser considerado por derecho propio como un icono de las artes teatrales. Dramaturgo comprometido, que nos llevaba de la mano por toda la crudeza de los llamados mundos bajos mostrándolos con toda la dura realidad pero con una gran visión de carácter sociológico y mostrando permanentemente su lado humano… Fue Basurto siempre ejemplo de conducta pía, siempre preocupado por los demás y por ello pudo siempre plasmar magistralmente los contrastes que la existencia plantea en todo tiempo… No contento con la genialidad de su dramaturgia, su seriedad como comentarista y su gran talento como actor, Luis G. Basurto abordó con gran acierto las artes cinematográficas de igual manera. Su primer trabajo dentro del cine, fue una adaptación de El Abanico de Lady Windermere cuyo texto original es de el no menos célebre Óscar Wilde. La protagonista de esta película, fue Susana Guízar y la dirección corrió a cargo de Juan J. Ortega en el año de 1944. Al año siguiente, escribe junto con Xavier Villaurrutia La Casa de La Zorra en homenaje a Virginia Fábregas en la celebración de sus bodas de plata. De igual manera, la afamada Cada Quien su vida, es llevada al cine bajo la dirección de Julio Bracho siendo el antecedente para la realización de cine de los 70’s que si bien fueron muy criticados tuvieron gran éxito tales como Las Ficheras… Pero volvamos a la remembranza… Siguieron muchas nuevas experiencias… La grabación de mi primer L.P. en donde además se incluían tres canciones escritas por mí… La experiencia de grabar una canción mía por primera vez, fue incomparable… Giras, muchas giras tanto promocionales como de trabajo… Y en esas giras generalmente viajaba todo el elenco de la compañía… Muchas veces nos tocó a Jorge Vargas, Lupita D’Allesio, Los hermanitos Solís y aquel Argentino de registro agudísimo de nombre Darío Rubín… Fue precisamente allá en el norte, en Sabinas Coahuila, donde fuimos de promoción para la inauguración de una nueva estación de radio, cuando nos pasamos muchas horas platicando aquellos Hermanitos Solís y yo… Me fascinaba escucharlos, sus voces infantiles sensacionalmente acopladas con una musicalidad extrema y una destreza en la ejecución de sus guitarras que verdaderamente me sorprendía… Lo que cantaban, era básicamente el repertorio de las entonces afamadísimas “Hermanitas Núñez”, que también formaban parte del elenco que dirigía nuestro queridísimo Paco de La Barrera… A Paco se le ocurrió, cuando escuchó a los Solís, que podrían ser algo así como la versión infantil de las exitosas Núñez… Una de esas noches de gira, en las largas pláticas con mis queridos amigos, uno de ellos me dijo: Alberto, queremos tocarte algo en nuestras guitarras… No recuerdo bien a bien el título de la obra que tocaron, pero su ejecución limpísima me dejó nuevamente sorprendido… Cantaron muchas canciones regionales incluyendo alguna pirekua dado su origen michoacano… Pasarían muchos años para reencontrarme con mis dos queridos amigos Joel y Marco Antonio Solís, ya no como los Hermanitos Solís, sino como los Bukis… Y justamente hoy, tuve la alegría de saludar nuevamente a Marco Antonio ahí en camerinos de televisa… Durante algunos minutos, dado que tenía que entrar a foro, recordamos con gran afecto aquellas giras donde la imaginación nos llevaba a mil sueños que dependían entonces de nuestro admirado director: Paco de la Barrera. Un abrazo con todo el cariño de siempre a Joel y Marco Antonio y como diría la canción: ¡Gracias por el recuerdo!

Recordando al Maestro Basurto en su aniversario luctuoso, su obra y muchas cosas más…

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.